¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Una danza que invade todos los sentidos

Todo empezó a partir de una inquietud: el tap es una danza completa, divertida y muy vistosa y en Tandil no había un espacio para desarrollarla. Así, Angeles Carro, docente, puso manos a la obra. Hoy, con un grupo de alumnas que cada día que pasa aprenden más sobre esta disciplina, llegó a generar, de forma autogestiva, un espectáculo en donde, además de bailar, busca transmitir un mensaje.

¿Qué tiene de especial el tap? Ante la consulta de El Eco de Tandil, Angeles no dudó: “Tiene esa magia de decir. La persona se la baila se mueve rítmicamente con la música y también genera su propia música. Además, el sonido de la chapa se puede trabajar no solamente en el piso sino a través de la percusión corporal, y eso suma muchísimo. El tap es una de las danzas más completas. El público, además de ver, escucha. El tap invade todos los sentidos”.

Junto a Eugenia Carro y Yanina López, Angeles creó “Sin TAPujos”, un espectáculo en donde 16 amantes de tap buscan contar sus problemáticas, hacer ruido y que sus verdades, miedos, dolores, conquistas y pasiones resuenen en sus hogares y más allá. “En realidad el tap es una excusa, es una herramienta expresiva, una excusa para decir otra cosa de una manera artística. Es poder decir desde nuestro lenguaje esto que nos pasa como mujeres y que nos atraviesa todos los días, agregó Angeles.

Por su parte, Yanina explicó: “Empezamos una búsqueda, a jugar con ciertas cuestiones, y éramos tantas mujeres que salió lo del mundo femenino. Empezamos a trabajar con temáticas que tienen que ver con el rol de la mujer, antes, ahora y en un futuro, con cuestiones de violencia de género, de vínculos no muy sanos o tóxicos. A lo que están expuestas las adolescentes hoy por ser mujeres. Como mujeres quisimos, a través de una expresión artística, generar conciencia, manifestarnos a través de un espectáculo que creamos con mucho trabajo, con mucho esfuerzo y mucho arte. Queremos que la cosa suene, que empiece a sonar lo que muchas mujeres han callado o algunas siguen callando, un poco esa es la historia de ‘Sin TAPujos’”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario