¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Una especialista sugirió educar a los dueños sobre comportamiento canino

La médica veterinaria Laura Colman, abordó el caso desde el punto de vista del comportamiento canino.

El Eco

El ataque de un perro que sufrió este miércoles un niño de cinco años generó preocupación y alarma en la comunidad, y mientras se aguardan mejoras en el complejo cuadro de salud que deberá afrontar el menor, el tema se abrió al debate.

En un abordaje profesional, la médica veterinaria y especialista en etología clínica animal, Laura Colman, se enfocó en la educación de las personas que poseen mascotas ante la falta de conocimiento sobre el comportamiento canino, un aspecto que puede resultar de relevancia para saber cómo actuar frente a estos lamentables episodios.

“Es un problema social”, advirtió y reforzó el planteo al repasar los beneficios que tendrá corregir a la población con educación para que adquiera un “lenguaje canino” y sepa cómo actuar en la vía pública.

“Manejar a
su perro”

Independientemente de la tenencia responsable y del marco legal vigente en el país, o si la raza resulta potencialmente peligrosa o no, apuntó que la importancia radica en el hecho de que “cada uno pueda manejar a su perro”.

Describió que en el desarrollo de su actividad recibe casos en los que requiere educar a los dueños de los canes para que puedan darles una orden que marque un liderazgo “estable y armonioso”, a la vez que sugirió la realización de distintas actividades, como charlas o jornadas de educación, para abordar el comportamiento canino y que “la gente pueda entender por qué un perro puede actuar así”.

Interpretaciones

Respaldada en su formación profesional y en la experiencia en la materia, Colman recomendó un abordaje del comportamiento canino dado que, al tratarse de otra especie, “como seres humanos hacemos ciertas interpretaciones que no son las propias”.

Y explicó que los animales ven el lenguaje corporal y el tono de voz de las personas, que representa el 93 por ciento, pero “no entienden el lenguaje alfabético”. Entonces “podemos confundir una orden que dice algo, pero con nuestro cuerpo decimos otra”, ejemplificó.

“Si voy con un perro por la calle y me cruzo con otro, no es recomendable dar un paso adelante para echarlo porque, en un comportamiento de manada, el animal hará lo mismo y se puede desencadenar una pelea sin quererlo”, expuso y eso conduce a un “desentendimiento entre especies” porque “quisimos lograr el efecto contrario”.

En ese proceso lo ideal es que toda la familia forme parte del aprendizaje “para que todos hagan lo mismo y el perro no se confunda”, y entre las pautas, lo ideal será trabajar con lenguaje corporal y tono de voz.

Por eso “hay que incluir ese idioma en la sociedad”, remarcó y recomendó avanzar en este aspecto. “Es un momento necesario para aprender estas cosas porque después queda mucha tristeza” cuando suceden ataques de esta naturaleza, alertó.

Potencialmente peligroso

En cuanto a la raza, marcó que los perros San Bernardo son utilizados para el rescate de personas y que, pese a su gran porte, no tienen mucha casuística en agresiones.

No obstante el animal “tendría que estar con bozal y con correa”, definió pero insistió en la importancia de que los dueños “puedan tener una educación y un manejo sobre el animal”.

Por eso, planteó que “si hablamos de un perro que no es potencialmente peligroso, si tiene un trastorno de comportamiento puede llegar a serlo igual”. u

Recomendaciones

A raíz de la situación vivida en las últimas horas, la Dirección de Bromatología emitió un comunicado con las recomendaciones generales al momento de adoptar y comportarse con una mascota.

Desde el área comunal recalcaron que la primera medida a tomar es analizar en familia si se posee el tiempo necesario para dedicarle al animal y las condiciones edilicias del lugar donde se va a desenvolver, especialmente la superficie del patio, para definir la raza o tamaño del perro a la que apuntar.

“Tenemos que informarnos acerca de las características de cada raza, porque existen algunas más activas que demandan mayor cantidad de horas de paseo o juego y animales más grandes que requieren más espacio”, agregó Federico Sánchez Chopa.

Entre las recomendaciones agregaron que los paseos son necesarios y tienen que realizarse con correa, especialmente aquellas razas denominadas como potencialmente peligrosas deben salir con bozal.

“La vereda o la calle no son el patio de una propiedad. La Federación Cinológica Argentina define cuáles son esas razas, pero la recomendación es que aquellos animales de más de 25 kilos, son potencialmente peligrosos”, explicó.

En todos los casos, las salidas tienen que ser cotidianas para que el perro adquiriera el habito; “y ante la imposibilidad del paseo diario en compañía de un integrante de la familia se debe pensar en que alguien más pueda acompañarlo en su salida”.

El funcionario aseguró además que “los perros son animales que actúan por instinto y hay que hacer una buena educación sobre los animales, principalmente en los primeros seis meses de vida, para que comprendan qué instintos pueden desarrollar y cuáles no. Que el perro conviva cotidianamente con la familia, que tenga su tiempo con todos los integrantes, que no esté aislado o atado todo el tiempo y que tenga acceso a la bebida y a la comida cotidiana”.

“Es fundamental que el animal tenga un lugar propio donde vivir y dormir y que ante el mínimo cambio de hábito o de comportamiento consultemos con nuestro veterinario de confianza”, sostuvo.

Finalmente, recordó que es fundamental llevar adelante un plan sanitario anual para prevenir las enfermedades, en cuyo cronograma hay vacunación obligatoria contra la rabia y los antiparasitarios.

Recomendó además que quienes alquilan una casa deben pensar que en caso de cambiar de vivienda, tienen que tener en cuenta que sea apta para la convivencia con la mascota. La opción de abandonar al perro en la vía pública nunca debe ser una posibilidad.

“Convivimos en sociedad y los derechos de uno terminan donde empiezan los del otro. Los animales en general y los perros en particular, sean o no de raza, tienen necesidades diarias, contantes y durante toda la vida. Si no estamos preparados, no tengamos mascotas”, concluyó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario