¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Una multitud vivió la Procesión del Santo Entierro

Con la participación de miles de feligreses, se desarrolló ayer la tradicional Procesión del Santo Entierro, que este año tuvo la particularidad de un cambio de recorrido a último momento debido a que los trabajadores municipales cortaron la calle Belgrano, como acción de protesta ante el pedido de incremento salarial.

Tal como ocurre todos los años, ayer en horas de la tarde miles de fieles se congregaron al pie del Monte Calvario desde donde se encolumnaron detrás del Cristo Yacente y se dirigieron hacia la parroquia del Santísimo Sacramento donde se encontraba el padre Raúl Troncoso aguardando para realizar la bendición. Tandilenses y turistas participaron de una de las actividades religiosas principales de la Semana Santa en esta ciudad y se expresaron a través de esta pública manifestación de fe que año a año convoca a miles de personas.

Todo se inició como estaba previsto, y la multitud comenzó a avanzar por la avenida Monseñor de Andrea, lentamente, en un momento de oración y unión fraternal.

Portando la cruz, los jóvenes de Acción Católica del Santísimo Sacramento encabezaron la procesión, seguidos por el Cristo Yacente junto al cual se ubicaron los distintos párrocos de la ciudad.

Detrás, el intendente Miguel Lunghi junto a los funcionarios de su gabinete y concejales. También participaron de la Procesión el vicepresidente del Senado Carlos Fernández y el subsecretario de Turismo de la Provincia Ignacio Crotto. Luego, el jefe de la Policía Distrital Jorge Giménez, el titular de la Coordinación de Policía de Tandil Eduardo Quintela y comisarios de las distintas seccionales locales.

Finalmente, llevando consigo las imágenes de vírgenes y santos, estaban alumnos y referentes de distintas instituciones religiosas de la ciudad.

Mientras la columna avanzaba, otros vecinos y turistas tomaban fotografías de la multitud de feligreses como así también algunos desde sus balcones acompañaban con oraciones la Procesión.

 

El camino alternativo

 

Ya estaban advertidos quienes encabezaban la procesión de que el Sindicato de Trabajadores Municipales había cortado Belgrano, con el claro fin de que la Procesión no pudiera avanzar por ese lugar. No obstante, había una esperanza de que a último momento se echaran atrás, lo cual no sucedió y finalmente debieron desviar el recorrido por Pinto y Rodríguez, para llegar a la parroquia del Santísimo Sacramento.

Una vez allí, el padre Raúl Troncoso dio un mensaje a los fieles y destacó la gran cantidad de gente que participó del Vía Crucis de la Familia y también la convocatoria de ayer en la Procesión.

Agradeció la presencia de las autoridades locales y de la Provincia y destacó la importancia de “agradecer que se haya renovado el deseo y propósito de seguir viniendo, este sentimiento implica dejar muchas cosas personales para crecer humanamente y, sobre todo, ayudar respetando al que necesita y, como dice el papa Francisco, una especial dedicación a los niños, a los pobres, a los descalificados de esta sociedad que buscan un cambio, a los que tienen menos posibilidades de ascenso”.

Y remarcó que es fundamental “lograr que muchos más hermanos puedan encontrar a Jesús en sus vidas”.

 

Tiempos de transformación

 

Posteriormente, en diálogo con El Eco de Tandil, el padre Troncoso expresó que “para estas fechas viene mucha gente de afuera y va al Calvario, entonces siempre hemos pensado que es interesante que la Procesión parta de allá y que vengamos haciendo pública nuestra creencia en el Señor y la Virgen. A mí me encanta porque es una manifestación pública de lo que creemos los cristianos”.

Confió que le llamó la atención “la cantidad de gente que hubo en el Vía Crucis de la Familia en el Calvario. Nunca habíamos tenido tanta gente, yo mismo me daba cuenta de que cuando estaba hablando arriba, dando un mensaje, la mitad de la gente todavía no había bajado”.

“Hay como un deseo de algo que realmente tiene que brotar nuevamente, un deseo de cambio, de vivir un poco mejor. Calculamos que hubo más de 3 mil personas, impresionante, posiblemente lo de Francisco impulsa mucho porque él realmente conoce la realidad y va abriendo la Iglesia, que en muchos aspectos estuvo y está cerrada”, reflexionó.

Y contó que “a veces hay impedimentos, yo estuve el año pasado con él y hablamos de muchas cosas y realmente el esfuerzo es muy grande para la trasformación, porque lo otro es más cómodo”.

 

Bendiciones entre bombos y gomas

 

Ni bien el párroco concluyó su mensaje y se dispuso, junto a los curas de otras parroquias a dar las bendiciones, los referentes del Sindicato de Trabajadores Municipales que se encontraban cortando la calle Belgrano, comenzaron a tocar los bombos y quemar gomas.

De ese modo, reiteraron el reclamo que vienen llevando adelante por un 35 por ciento de aumento. Cabe recordar que hace algunos días comenzaron un acampe “del aguante” frente al Municipio, en protesta por la falta de respuesta al reclamo salarial.

Un par de horas después levantaron el acampe que habían instalado en la Plaza Independencia hace algunos días.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario