¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Vecinos de La Elena celebraron el compromiso del Intendente y confían en que tendrán agua

Tras confirmarse que la obra para la provisión de agua potable está incluida dentro del plan que se ejecutará con recursos del Fondo para Infraestructura Municipal -creado por el Gobierno provincial recientemente- vecinos de La Elena celebraron la noticia, valoraron el “compromiso” demostrado por el intendente Miguel Lunghi y confiaron en que en los próximos meses se avanzará en ese sentido.
Según se anunció desde el Municipio, se incluyó “el rebombeo e impulsión” en esa zona, obra que demandará una inversión de 9.450.000 pesos.
En diálogo con El Eco de Tandil, Luis Albornoz, presidente de la comisión vecinal, junto a los vecinos Silvana González y Diego Canosa, compartieron su satisfacción por el anuncio y se pusieron a disposición de las autoridades para colaborar en pos de avanzar en la concreción del ansiado sueño.
En principio, Albornoz contó que “el contacto con los funcionarios municipales fue permanente. Desde la última reunión que tuvimos con el Intendente, quedamos en contacto, principalmente con Mario Civalleri, quien nos va contando los pasos que se van siguiendo. Nos mantuvieron al tanto sobre la actualización del presupuesto hacia fines de enero por parte de Obras Sanitarias. Y también que se llevó a Nación este proyecto porque es uno de los que tiene pendiente Nación con el Municipio”.
En el marco de ese fluido contacto, confirmó que posteriormente se les anticipó que “estarían con el ministro de Infraestructura de la Provincia, Edgardo Cenzón, y con la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, presentándoles el proyecto de la obra de agua para La Elena, entre otros más que llevaban”.
Por lo tanto, el presidente de la comisión vecinal admitió que “las expectativas que tenemos son grandes, sobre todo luego de la cantidad de veces que se nos anunció que se iba a hacer la obra. Hay un vecino que dice siempre: `Yo me volví de Buenos Aires con la obra de agua´, y eso fue en 2010. Desde entonces que escuchamos: `Ya se hace, ya se hace´, pero todavía no podemos abrir la canilla y tener agua”.
En cuanto a los plazos, Albornoz advirtió que “todavía no hablamos de eso con él -en referencia al jefe de Gabinete-, pero sí que estarían preparados, ni bien estuviera el desembolso de fondos, para hacer una licitación”.
Por el momento, recordó que en el barrio “se hizo un estudio hidrogeológico que estuvo a cargo del Instituto Illia y una perforación, que quedó abandonada. No se avanzó más ni se nos respondió más. Eso lo hizo el Enohsa. Sé que el Municipio ha hecho el reclamo a Nación y creo que el Enohsa va a ser uno de los puntos a tocar también”.

El compromiso
del Intendente

Por último, a pesar de tantas promesas incumplidas sobre la concreción de la obra, Albornoz admitió que “la esperanza está” y resaltó que “la buena noticia se recibió por parte del Intendente; que él salga a decir que La Elena va a tener agua corriente para nosotros fue muy importante, ya que nunca se había comprometido tanto. Esta vez el salir a decir que La Elena va a tener agua potable es muy importante, es un gesto muy sobresaliente”. u

El día a día de los vecinos

Por otra parte, Diego Canosa describió cómo viven mientras tanto las familias de La Elena. “Lentamente, después de una o dos temporadas, la gente se va adaptando y fabrica sus propias mañas para poder manejarse con el agua que trae el aguatero. Y siempre con la luz al final del túnel, sabiendo que esto podría ser por poco tiempo, y que las cosas se pueden llegar a arreglar”, manifestó.
Contó que quienes suelen sufrir más la falta de agua potable son aquellas personas que tienen hijos chicos y que necesitan hidratarlos, pero insistió en que “por suerte, nos adaptamos bien, es un poco rústico, pero te adaptás lentamente, prescindiendo de ciertas cosas. Una persona normal se cría con agua de la canilla desde que nació. Nosotros les contamos historias de lo que es nuestro día a día y parece que estamos viviendo en 1890. Pero la gente en La Elena es buena onda, somos todos tolerantes y colaboramos mucho”.
Es más, relató que “muchas veces se ven mangueras cruzando la calle del que tiene agua al que no tiene”. Inclusive, contó Albornoz que “uno de mis vecinos que tiene pozo de agua sobre la ruta no riega nada por respeto a los vecinos que no tienen agua”. u

Nota proporcionada por :

Deja un comentario