¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Versiones encontradas sobre las cámaras dejan al desnudo desinteligencias en materia de seguridad

Como se informó en la edición pasada, dentro del optimismo reinante por el avance en la causa que investiga el violento asalto sufrido por Matías Sarasola, se dejó trascender que a días del suceso delictivo en la fiscalía aún aguardaban por el soporte fílmico del Centro de Monitorio municipal, de determinadas cámaras de seguridad ubicadas en adyacencias al lugar de los hechos.

Al publicarse la llamativa situación en medio de la investigación, desde la Secretaría de Protección Ciudadana se hizo llegar a esta Redacción una aclaración al respecto, con copia de las actas que corroborarían lo que estaban planteando a modo de rectificación, siendo que desde la dependencia comunal se sostuvo que al día siguiente del asalto, desde el Centro de Monitoreo se entregó copia de las filmaciones.

A más precisiones, la Secretaría de Protección Ciudadana municipal confirmó que, en “el marco de la colaboración que se brinda en la investigación que se desarrolla por el hecho delictivo sufrido por Sarasola, el mismo día en que fueron requeridas por las autoridades policiales desde el Centro de Monitoreo Municipal se entregaron las imágenes captadas por las cámaras de seguridad situadas en distintos puntos de la ciudad y en el horario solicitado”.
De este modo, se desmintió rotundamente cualquier demora en la entrega de las filmaciones realizadas por esa repartición comunal.

Desde la Secretaría se precisó que “el requerimiento de aporte de grabaciones al Centro de Monitoreo Municipal fue efectuado por escrito el pasado 25 de octubre, por parte de la comisaría Segunda. El pedido de filmaciones correspondió específicamente a cinco cámaras de videovigilancia ubicadas en distintas intersecciones”.

“La solicitud -siguió la aclaración- fue respondida y el material entregado el mismo 25 de octubre en dos DVD-R con las imágenes captadas, siendo recibidas por la comisaría Segunda, tal cual consta en la documentación oficial”.

Otra versión

Contrariamente a la aclaración requerida por el Municipio, desde este Diario se confirmó que recién ayer, y no el 25, a partir de la información publicada por este medio, fueron remitidas las copas fílmicas a la fiscalía directamente. En tanto que la policía nunca tuvo en su poder dichos DVDs. Recién ayer fue en su búsqueda y se anoticiaron que habían sido remitidos directamente a la sede judicial.

Se desprende que el aporte tecnológico apenas serviría como un ápice, un indicio para corroborar o no la principal hipótesis que tiene la pesquisa acerca de los autores y el posible trayecto de la fuga en un vehículo (o dos motos) después de Garibaldi al 900, pero lo que puede tomarse como una anécdota resulta un botón de muestra de la falta de articulación, desinteligencia entre las distintas dependencias y/o actores que debieran trabajar en un objetivo común, en este caso, la colaboración mutua para esclarecer un grave suceso de inseguridad.

Seguramente sobre la calidad de las requeridas imágenes darían margen para más preocupación, pero lo que llama la atención es la falta de comunicación entre aquellos encargados de diligenciar las herramientas tendientes a colaborar con una pesquisa.

Se insiste, se está al aguardo de peritajes que serán relevantes para el esclarecimiento, independientemente de las imágenes en cuestión, pero no deja de ser un llamado de atención y preocupación, especialmente cuando se ha realizado una inversión millonaria, con aportes de los propios vecinos con una Tasa de Seguridad, para que exista un mecanismo aceitado y previsible para atender la demanda de mayor seguridad.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario