¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Vuelven a pescar otra carpa gigante de 11 kilos en el dique

Ezequiel Vélez, un pescador amateur tandilense que siempre llevó su caña a diversos espejos de agua para sacar, preferentemente, pejerrey, tuvo su primera experiencia con una carpa. Junto a su amigo Walter Cepeda, el martes a las dos de la tarde se apostó sobre el césped que rodea el lago y tiraron una línea cada uno, «de las tradicionales». A pesar de que la tarde no transcurrió con demasiada fortuna, la receta secreta de Walter no podía fallar, una mezcla que llegó a su poder de la mano de su abuelo, quien también era un amante del deporte. ¿Los ingredientes? Imposibles de revelar, como la fórmula de Coca-Cola.

Cerca de las 18 horas, la tanza tirante era la señal de la victoria: había picado. Luego de varios esfuerzos, el pescado llegó a la superficie, atrapado y pesado. ¡Once kilos mostraba la balanza! «¡Una emoción tremenda!» dijo Ezequiel que sintió al enrollar su línea y ver el tamaño de la primera carpa que sacó en su vida. Incluso, la más grande de las pescadas por su amigo experto.

A pesar de que devolverla era la intención inicial, el anzuelo se enganchó en las agallas del animal, una parte muy sensible, y salió lastimado, por lo que decidieron sacrificarlo y guardarlo para asarlo, posiblemente el fin de semana, para festejar la hazaña. Por supuesto que se conformó en un incentivo para seguir insistiendo en el lugar y mantener la misma suerte, ya que el joven de 23 años decidió continuar con su pesca de carpas y combinarla con la de pejerrey.

«¿Cuál es el secreto para alcanzar a estos animales?», fue cuestionado Ezequiel, a lo que respondió: «Paciencia». ¿Y un consejo para los pescadores que también quieren tener esa suerte? «Que insistan», fue lo que identificó como clave.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario