¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Ya comenzaron a llegar las facturas de gas con la recategorización, pero no hay grandes diferencias

En el transcurso de la semana comenzaron a llegar las facturas de gas con la recategorización de Tandil como zona fría. No obstante, los usuarios no vieron una notable baja en el valor que vino en las boletas debido a que también se aplicó uno de los aumentos que estaban previstos. De hecho, ese incremento -en la mayor parte de los casos- superó la baja en la tarifa que produjo con la recategorización, con lo cual el monto a pagar fue igualmente mayor al de facturaciones anteriores.

La responsable de la oficina de Defensa al Consumidor, Marcela Vairo, explicó que se empezó a aplicar la recategorización en las facturas y ya hay muchas personas que bajaron de categoría.

No obstante, aclaró que a pesar de haber bajado de categoría, como se aprobó la suba de precio del metro cúbico el año pasado y como este año se produjo el incremento del precio en boca de pozo, “el aumento está, no es que van a tener boletas mucho menores, sino un poco más elevadas que las anteriores pero que si no tuviéramos la recategorización, serían el doble o el triple”.

En cuanto a las consultas que recibieron en la oficina, indicó que tuvieron que ver con personas que no vieron un cambio de categoría en sus facturas, pero puntualmente en los casos que recibieron era porque aún con el cambio en la facturación, se pasaban del nivel de consumo para pasar a una categoría de menor valor.

“Lo que pude percibir es que había gente que continuaba en la misma categoría, pero eso se debe a que si bien crecieron los umbrales de consumo en cada categoría, algunas personas igualmente por el consumo que tienen, no bajaron de categoría”, indicó.

Y graficó que “la mayoría de los habitantes estaban en las R 3-3 y R 3-4. La mayor categoría, R 3-4 pasó de un umbral de consumo mayor, de 1800 metros cúbicos a 2200. Vi que algunas facturas no estaban recategorizadas pero que el consumo era mayor a 2200”.

“Hay gente que pasó de la R 3-3 a la R 3-4, y hay gente que pasó de la R 3-3 a la R 3-2. Quizás esto a futuro sí se vea reflejado porque se toman períodos en comparación a años anteriores, entonces van a tener una diferencia de 2016 a 2017 que por ahí recién se va a ver reflejada en 2018 porque los períodos que describen ahora son los de 2016”, señaló.

Y añadió que “la recategorización nos corresponde a todos, pero tiene que ver con el consumo que uno posea”.

Expuso que el decreto de recategorización salió y fue de aplicación inmediata. Se le dio aviso a las distribuidoras que comenzaron la aplicación del cuadro tarifario. Pero afirmó que si alguna persona tiene dudas, puede dirigirse a la Oficina de Información al Consumidor o a Camuzzi.

Tarifa
social

En lo que respecta a la tarifa social, indicó que los listados son “móviles, es decir que un mes puedo estar encuadrado y no al mes siguiente. Pero si corresponde que estén incluidos, pueden presentar nota”.

“En un caso de gravedad yo creo que igual hay que solicitarlo aunque no esté encuadrado en ninguno de los ítems, porque tiene la facultad el Enargas de que esa persona pueda acceder a una tarifa social, obviamente fundamentada”, sostuvo.

Confusión

En cuanto a la suspensión de los aumentos en la factura de luz, recordó que se trata de un fallo del juez en primera instancia y deseó que “la Cámara lo sostenga, porque de lo contrario pasa como el año pasado”.

Argumentó que si ese fallo es revocado, eso implicará una refacturación, lo cual “confunde a la gente respecto de qué está pagando”.

“Es complicado. La gente llega a no saber ni qué período está pagando. Lo bueno sería que un juez de primera instancia dicte un fallo de primera instancia, lo confirme y la Suprema Corte, que es tercera instancia, también lo confirme, porque pasaría como en 2016 que presentaron los amparos, se suspendió el cuadro tarifario del gas, llegó a la Corte, se refacturó por tres meses, pero después se aprobó el nuevo cuadro tarifario”, manifestó.

En tanto, destacó el hecho de que a partir de la audiencia pública se haya desdoblado en dos pagos la factura de gas. “Antes no teníamos esa posibilidad de hacer en dos pagos con dos vencimientos, lo cual era más irracional”, afirmó.

Y agregó que “la realidad es que hubo dos aumentos de gas, que fueron aprobados. Con respecto a la luz, tal vez tenga más fuerza el freno del aumento porque anteriormente no había sido el Defensor del Pueblo quien había solicitado esto. Hoy sí y quizás tenga otra impronta, ojalá lo sostenga la Cámara y la tercera instancia, más que nada por la gente”.

Y consideró que no es bueno que la población no sepa “cuánto va a pagar ni por cuánto tiempo, es una falta de previsibilidad en la economía particular de cada uno. Se arma una desinformación total”.

“Se fue incrementando también el nivel de vida, los salarios no fueron a la par y ahí es donde se da la desproporcionalidad. Por eso siempre digo que la factura se tiene que leer en un contexto social, no se puede dejar de visualizar eso. No solamente hay una necesidad de aumento de la energía para la reinversión en obras, sino que también se tiene que dar en el contexto de que hay un aumento de todos los demás servicios, del transporte. Los salarios y las paritarias no van acordes a ese aumento como para que la gente lo pueda afrontar”, manifestó.

La recategorización

En cuanto a la recategorización en esta ciudad, el límite para que una persona esté dentro de la R 1, que es la menos habitual, pasó de 500 metros cúbicos a 900.

La R 2-1 antes iba de 501 a 650 y ahora de 901 a los mil. En la R 2-2 el límite pasó de 1001 a 1200, la R 2-3 iba de 801 a 1000 y ahora va de 1201 a 1400.

La R 3-1 iba de 1001 a 1250 y ahora de 1401 a 1600, mientras que la R 3-2 iba de 1251 a 1500 y ahora de 1601 a 1800.

La R 3-3 iba de 1501 a 1800 y ahora va de 1801 a 2200 y el límite de la R 3-4 era 1801 y ahora es 2201.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario