¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Avanza la confección del protocolo de intervención de Defensa Civil frente a fenómenos climatológicos

La intensidad de los fenómenos climáticos, que ponen en alerta a las autoridades locales, abrió la necesidad de diagramar un esquema que permita definir el accionar ante cada alerta y coordinar los servicios y recursos para responder a la demanda.

En ese marco fue que la Dirección de Defensa Civil, dependiente de la Secretaría de Protección Ciudadana, comenzó con el desarrollo de un protocolo de intervención frente a eventos meteorológicos.

El trabajo se inició en los primeros meses del año y se focalizó en la metodología de actuación ante inundaciones primero, que ya comenzó a implementarse. Luego prosperó en otros eventos meteorológicos como incendios y vientos intensos, y quedará para lo último uno que atienda otro tipo sucesos como escapes o derrame de productos químicos, entre otros.

Para su confección –en una modalidad que aún se mantiene-, efectivos policiales, personal del Cuartel Central de Bomberos, del Sistema de Salud, del Ejército y de la Cruz Roja participaron de encuentros semanales con autoridades comunales para acordar los distintos puntos y establecer los mecanismos y coordinar las tareas.

El documento llegó a instancias provinciales para determinar si el avance era por los carriles correctos, y regresó con sugerencias de reformas a incorporar para mejorar su implementación.

Una vez efectuadas las modificaciones correspondientes, volvió a elevarse en busca de una aprobación por parte de la Dirección General de Defensa Civil, que depende del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.
Una vez que logre la autorización, será presentado a la comunidad, con los detalles incorporados.

Principales
lineamientos

En diálogo con El Eco de Tandil, el subsecretario de Protección Ciudadana, David Tifner, que se encuentra a cargo de la Dirección de Defensa Civil, trazó los principales lineamientos del protocolo de intervención, el desarrollo y avance de las distintas temáticas (inundaciones, incendios forestales y vientos intensos), y no descartó, en el mediano plazo, delimitar actuaciones frente a siniestros viales.

“La práctica lleva a ser más eficaces pero es todo un trabajo a largo plazo que era necesario comenzar; va muy bien encaminado y esperamos tenerlo listo antes de fin de año”, enfatizó.

En principio, precisó que ultiman detalles del accionar frente a inundaciones pero que el nivel de desarrollo permitió un trabajo coordinado de los distintos actores ante los episodios de fuertes precipitaciones.

El abordaje permitió elaborar un mapa de riesgo para detectar las zonas más vulnerables y, en función de ello, establecer un protocolo de “cortes de calles, quiénes deben actuar, de qué manera, qué tareas debe llevar adelante cada uno de los que intervienen”, en efecto, la Policía Bonaerense y Local, Bomberos –Cuartel Central y Villa Italia-, Defensa Civil y las áreas comunales afectadas –Vialidad, Servicios, Salud, Obras Sanitarias y Espacios Verdes Públicos-.

Conforme con los resultados obtenidos hasta el momento, el funcionario citó lo ocurrido en avenida Marconi y Montiel, donde las intensas lluvias derivaron en la acumulación de más de un metro de agua en la zona, y precisó las acciones implementadas para abordar la problemática.

En paralelo, graficó que los días de lluvias se mantiene un monitoreo permanente del Dique, del Ramal H, del arroyo Langueyú, y del estado de situación en los barrios más afectados.

Si bien se busca aunar y coordinar acciones, reconoció que resulta necesario implementar otro tipo de intervenciones en materia de infraestructura para evitar contingencias de esta naturaleza.

En ese sentido, Tifner aclaró que no corresponde a Defensa Civil pero explicó que estas situaciones detectadas son puestas en consideración en mesas de trabajo de las que participan funcionarios de distintas áreas de Gobierno.

La intensidad de los últimos temporales pusieron en alerta a las autoridades locales, quienes diagraman un esquema que permita definir el accionar ante cada alerta.

La intensidad de los últimos temporales pusieron en alerta a las autoridades locales, quienes diagraman un esquema que permita definir el accionar ante cada alerta.

Falencias

El subsecretario de Protección Ciudadana dijo que la necesidad de establecer un programa de intervención surgió en los primeros meses del año a raíz de un fuerte temporal de lluvia que dejó expuestas algunas falencias.
Cuando quedó a cargo de Defensa Civil, “un primer evento me encontró a las 4 en mi oficina con dos teléfonos para comunicarme con Bomberos y policía y resolver todos los problemas”.

Fue entonces que detectó una serie de falencias que demandaron un inmediato abordaje. Así, se dieron los primeros pasos para la confección del documento mientras se sumaron otros recursos y se sentaron las bases para crear un centro de operaciones de emergencia.

Además detalló que se invertirán recursos recaudados con la Tasa de Protección Ciudadana para la adquisición de material de trabajo que permita equipar el área y poder llevar adelante la labor específica.

El protocolo de intervención se desarrolló atento a las realidades locales pero sobre otras experiencias, como el modelo implementado en la ciudad de Buenos Aires o en Medellín (Colombia), y sumó el aporte de especialistas en este tipo de eventos.

Con todo “fuimos armando un bosquejo que al principio eran diez hojas y hoy tenemos prácticamente un manual, con todos los puntos a trabajar para adelantarnos a las posibles situaciones”, definió.

Accionar

El mecanismo se pone en marcha a partir de alertas del Servicio Meteorológico Nacional que llegan al responsable de Defensa Civil, que son comparadas con informes elaborados en la oficina local.

Frente a un pronóstico coincidente y de fuertes lluvias se pone en aviso a todas las fuerzas intervinientes y responsables de las distintas áreas comunales. “Es ir armando equipos y estar alerta”, resaltó.

“Somos un equipo y derivamos porque Defensa Civil no tiene una gran estructura de personal”, por lo que se apunta a un trabajo conjunto entre todas las fuerzas vivas de la ciudad.

En tanto, se mantienen contactos con autoridades educativas para determinar una posible suspensión de las clases para restringir la circulación por las calles de la ciudad.

Con cada particularidad, se lleva adelante un plan de acción respaldado en una estructura concreta que buscará ser cada vez más eficaz.

Un relevamiento
de la Cruz Roja

En el marco de un trabajo coordinado, más de 40 voluntarios de la Cruz Roja Argentina de Tandil y otras filiales de la región llevarán adelante una encuesta para determinar el tipo de población y establecer si se requieren evacuaciones.

El trabajo se realizará este fin de semana y se focalizará en viviendas de barrios como Villa Leonor, Villa Aguirre, desde Aeronáutica Argentina hacia el arroyo Langueyú, Las Ranas, entre otras zonas detectadas con riesgo de inundaciones.

El relevamiento permitirá a las autoridades tener una noción de la realidad de las familias para actuar en forma preventiva ante estos episodios climáticos. “Si hay personas electrodependientes, con incapacidades de movilidad, tipo de vivienda, integrantes del grupo familiar”, ejemplificó Tifner.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario