¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Cómo prevenir accidentes de monóxido de carbono en los hogares

El Eco

Luego de que el monóxido de carbono se cobre nuevamente dos vidas en la ciudad durante la mañana del miércoles en un domicilio de Mitre al 800, los recaudos que se deben tomar para evitar este tipo de accidentes fatales vuelven a tomar importancia.

Adela Martínez Diez, de 78 años, y su hijo Gonzalo Diez, de 57, fueron hallados por otro de los hijos de la mujer, quien dio aviso al 101.

Madre e hijo fallecieron tras inhalar monóxido de carbono, en una vivienda de calle Mitre al 800

Vale recordar que el monóxido de carbono es un gas venenoso que no tiene color, olor ni sabor y por eso es muy difícil de percibir. Se origina por la combustión incompleta de gas natural, gas licuado, kerosene, carbón, leña, nafta (en motores de combustión), madera, papel y aceite, entre otros.

Su inhalación provoca daños en el sistema nervioso central, asfixia y consecuencias irreversibles, incluso la muerte en caso de concentraciones muy altas.

Los síntomas de intoxicación pueden presentarse en distintas combinaciones como: confusión, mareos, dolor de cabeza, zumbido de oídos, náuseas, vómitos, palpitaciones, parálisis, convulsiones y coma.

En cuanto a las recomendaciones, no hay que dejar braseros, estufas ni otros artefactos para calefaccionar encendidos. En cada lugar se debe asegurar una buena ventilación de los ambientes, porque la llama consume oxígeno y para que salga el monóxido de carbono.

Recaudos

-Controlar periódicamente por un gasista matriculado todas las instalaciones y artefactos a gas de su casa. Los gasistas matriculados son los únicos que pueden hacer o modificar una instalación a gas.
-Estar atento a la aparición de manchas o decoloración de los artefactos o alrededor de ellos. Esto puede ser un aviso de presencia de monóxido de carbono.
-Verificar que las rejillas de ventilación de los ambientes y los conductos de evacuación de los gases de combustión de los artefactos a gas no estén obstruidos.
-Prestar atención a que la llama de los quemadores sea de color azul, con los extremos transparentes. Si se tornan amarillas o anaranjadas es porque algo está funcionando mal.
-Ventilar los ambientes donde haya artefactos que funcionan con gas.
-Colocar en los ambientes cerrados artefactos de tiro balanceado.
-No colocar calefones, calefactores y/o estufas de tiro natural o infrarrojos en baños o dormitorios. Consumen mucho oxígeno.
-No utilizar ni las hornallas ni el horno para calefaccionar la casa. Consumen mucho oxígeno del ambiente.
-Llamar a un gasista matriculado cuando se quiere hacer una nueva instalación o una modificación.
-No utilizar carbón vegetal o mineral para calefaccionar o cocinar dentro de un ambiente cerrado o carente de ventilación.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja un comentario