¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Con la presencia del ministro Adolfo Rubinstein, el Hospital de Niños celebró sus 10 años de vida

El ministro Rubinstein y el intendente Lunghi descubrieron junto a Graciela Quintans un busto en homenaje a la gran obra de su marido, Jorge Blanco Villegas.

El Eco

Una verdadera fiesta se vivió ayer a la mañana en la esquina del Hospital de Niños “Dr. Debilio Blanco Villegas” al celebrarse sus primeros 10 años de vida. El acto protocolar, encabezado por el intendente Miguel Lunghi y el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, incluyó reconocimientos y el descubrimiento de un busto en homenaje a Jorge Blanco Villegas, donante del dinero para la construcción del centro asistencial pediátrico.

El encuentro contó con la participación del diputado nacional, Carlos Fernández; el jefe de Gabinete, Julio Elichiribehety; el secretario de Gobierno, Oscar Teruggi; el presidente del Concejo Deliberante, Juan Pablo Frolik; el titular del Sistema Integrado de Salud Pública, Gastón Morando; la directora del Hospital de Niños, Marta Brea; Graciela Quintans, viuda de Jorge Blanco Villegas; demás autoridades políticas, de las Fuerzas Armadas y de distintas instituciones de la ciudad; concejales; integrantes de la Fundación; el padrino del Hospital, Mariano Zabaleta; y alumnos y docentes de diferentes establecimientos educativos.

En su discurso, el jefe comunal recordó el momento en el que con Jorge Blanco Villegas comenzó a gestarse el proyecto del Hospital de Niños y resaltó la figura de Debilio Blanco Villegas y la constante colaboración de los tandilenses para con el centro asistencial pediátrico.

“Esta historia empezó con un servidor y su gesto generoso: el donante del Hospital de Niños. Y se continúa con las decenas de servidores públicos que a diario construyen una salud igualitaria, democrática y de calidad para todos, con el motor de la mística laboriosa que es la pasión por lo que se hace”, manifestó.

Expresó luego que “en cada niño que aquí se atiende brilla el alma del Hospital. Parece que no la viéramos, no lleva delantal, no lleva uniforme, no cumple otras funciones. Como si fuera una presencia inadvertida y mágica, al alma del Hospital podemos verla el día que, sonriente y de la mano de su mamá, el niño que había llegado enfermo se retira del Hospital completamente sano y feliz. El Hospital de Niños ha atendido ya 984.432 consultas, contabilizadas hasta mayo pasado”.

 

Agradecimientos

Seguidamente, el Intendente agradeció a “la señora Graciela Quintans, que acompañó a quien fuera su marido en la firma de la donación y en todos los pasos que siguieron a la construcción e inauguración del Hospital, a quien fuera el gobernador Daniel Scioli que aportó desde el Estado provincial todo el instrumental requerido, así como también a Diego Bossio y al exministro Manzur que colaboraron para adquirir la aparatología que posibilitó poner en marcha la terapia intensiva infantil”.

Los agradecimientos también incluyeron a las actuales autoridades de los ministerios de Salud de la Provincia y la Nación, a la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, a la Fundación del Hospital de Niños y la Asociación Civil Terapia para Niños Tandil.

“Tampoco quiero olvidarme de tres reconocimientos. Uno al doctor Héctor Equiza, quien fue el primer director ejecutivo y puso en funcionamiento este Hospital. El segundo a su actual directora, la doctora Marta Brea. Y el tercero al padrino de esta obra, el extenista tandilense Mariano Zabaleta, así como a todos los amigos deportistas que siempre nos acompañan”, recalcó.

“Y muy especialmente –señaló- vaya también la infinita gratitud al pueblo de Tandil que con el pago de sus impuestos, su confianza, su trabajo silencioso y su sacrificio, sostiene a la salud pública tandilense, que es un modelo de atención mirado y reconocido por gobiernos y comunidades de otras ciudades”.

 

Una obra

de calidad

 

Finalmente, el jefe comunal aseguró que “podemos detenernos y observar hoy esta obra hecha para el Tandil de todos con la doble calidad que exhibe: la de su moderna e impecable construcción y la de sus imprescindibles recursos humanos, para llegar a la siguiente conclusión. Un valioso aporte económico de la actividad privada en la figura del tandilense don Jorge Blanco Villegas la hizo posible y la valiosa retribución de nuestros vecinos la ha hecho crecer desde el pie”.

Reconoció que sabe lo que falta y aseguró que trabaja cada día para seguir avanzando, pero también sabe todo lo que tiene el Hospital de Niños, del cual dijo sentir un legítimo orgullo.

 

La emoción de Quintans

A su turno, Graciela Quintans de Blanco Villegas tomó el micrófono y se dijo muy agradecida por la invitación y feliz de ver cómo funciona el Hospital, cómo lo llevan adelante las autoridades de Tandil y del mismo centro asistencial pediátrico, y con qué amor participa toda la comunidad en el proyecto.

“Agradezco de todo corazón la invitación para participar de esta fiesta, una fiesta en la que está presente el espíritu de mi marido Jorge Blanco Villegas y aquella idea de tener en cuenta a su familia, a su padre y a su madre, y hacer este hospital en honor a su familia. Para mí hoy es un día muy emotivo”, expresó.

El jefe comunal Miguel Lunghi y la viuda de Blanco Villegas, Graciela Quintans.

 

“Tandil es

un ejemplo”

 

Finalmente, el ministro Rubinstein expresó que para él fue “un placer y un honor” estar presente en la ciudad celebrando el décimo aniversario del Hospital de Niños. “Tandil es un claro ejemplo de un Sistema de Salud Pública integrado, innovador, irruptivo, pujante, que creo que puede ser hoy visto como uno de los modelos a replicar. De hecho, desde nuestro Ministerio de Salud así lo estamos considerando”, aseguró.

Incluso, reconoció que se tomó el atrevimiento con el permiso del intendente Lunghi de llevarse a dos de sus “mejores funcionarios y profesionales de la salud aquí: la doctora Sandra Fraifer, que hoy es directora nacional de Salud Familiar y Comunitaria; y al licenciado Luciano Grasso, que es director nacional de Salud Mental y Adicciones”.

Aclaró que “no es casual que dos de los funcionarios más importantes del Ministerio de Salud de la Nación sean de Tandil y lo digo porque Tandil realmente ha sido y es un ejemplo de este desarrollo de un sistema de salud moderno”.

El ministro Rubinstein contó luego que, en el marco de su visita a la ciudad, recorrería algunos centros de salud, donde anunció que seguramente realizarán una de las experiencias piloto de la ampliación de la cobertura efectiva de salud dentro de la estrategia de Cobertura Universal de Salud que están emprendiendo desde el Gobierno nacional para que “Tandil sea uno de los ejemplo a ser vistos en todo el país de desarrollo de un modelo más inclusivo, que dé respuestas de mayor efectividad, con mayor equidad y calidad”.

“Tandil es un claro ejemplo de un Sistema de Salud Pública integrado, innovador, irruptivo y pujante”, recalcó el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein.

 

Hábitos

saludables

 

Por último, afirmó que desde el Ministerio de Salud también están pensando en los chicos y una de las políticas más importantes que pretenden emprender es la de tratar de protegerlos hoy de las amenazas que pueden haber en el futuro en la salud pública.

En ese marco, adelantó que “uno de los aspectos en el que vamos a concentrarnos y en torno al cual estamos muy preocupados es el de tratar de promover políticas de alimentación saludable, de promoción y de estilos de vida saludables, que hagan que nuestros chicos no tengan que enfrentarse a las enfermedades crónicas que hoy dan cuenta de más del 80 por ciento de las cargas de enfermedad en la Argentina”.

Aseguró que se va a trabajar “muy fuerte en ese sentido para proteger a nuestros chicos de estas amenazas en el futuro y vamos a trabajar con toda la comunidad activa para que podamos tener un futuro donde ellos tengan enormes posibilidades en los años que vienen en nuestro país”.

 

Distinciones y donaciones

Finalizados los discursos, se reconoció al primer director del Hospital de Niños, el doctor Héctor “Cacho” Equiza, a la actual directora Marta Brea, al ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, a Marcelo Abba, en representación de la Fundación de Niños del Hospital, a Mariano Zabaleta y a Graciela Quintans de Blanco Villegas.

Además, la Fundación del Hospital de Niños donó 30 mil pesos para ser destinados a la compra de 25 Aero Chamber -5 para prematuros y 20 para infantes- y una máscara facial para PAF o nebulizaciones con la medicación necesaria y el Colegio de la Sierra entregó libros infantiles que fueron aportados por las familias del establecimiento y que se suman al proyecto Todos Leemos que la Sala Abierta de Lectura lleva adelante en el Hospital.

 

El gran final

Para el cierre, el Ensamble Municipal y el Coro de Niños de la Casa del Bicentenario interpretaron la canción “Cuidame” de Jorge Drexler.

Finalmente, las autoridades y la familia de Jorge Blanco Villegas descubrieron un busto en su memoria y el padre Antonio Pozos, el pastor Adán Denk y Jorge Zimerman realizaron una bendición para el Hospital de Niños en su décimo aniversario.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario