¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

De 6500 casos, el Centro de Mediación comunal resolvió el 60 por ciento con acuerdos positivos

La responsable de la Dirección de Relaciones con la Comunidad de la Secretaría de Legal y Técnica, Zulma Ferreyra, informó que desde 2004 a la fecha el Centro de Mediación comunal intervino en 6500 casos, de los cuales un 60 por ciento fue resuelto con acuerdos positivos.

Acompañada por la mediadora Gladys Thomas, la funcionaria compartió con El Eco de Tandil cómo se trabaja en la dependencia y en qué consiste el proceso de mediación, cuyo principal objetivo es resolver los conflictos cotidianos de los ciudadanos, acercándoles una pronta solución y, al mismo tiempo, tratando de evitar la judicialización.

En principio, la licenciada en trabajo social destacó que el Centro de Mediación nació en 2004 con la firma de un decreto del intendente Miguel Lunghi, creando así un área específica en su ámbito que ofrece de manera gratuita una intervención alternativa.

Resaltó en ese sentido que el Municipio de Tandil es uno de los escasos catorce que cuentan en toda la provincia de Buenos Aires con un área especializada en el tema y fue uno de los primeros en crearla.

 

La intervención

En cuanto a su competencia, Ferreyra aclaró que los únicos casos en los que no interviene son los relacionados con lo penal o de violencia, aunque indicó que tampoco tienen esquematizados cuáles son los conflictos en los que van a trabajar y en los que no, punto que consideró importante de remarcar, ya que en otros municipios sí tienen acotado su marco normativo.

Por otro lado, subrayó también que el servicio que se presta no es exclusivo de los sectores de más bajos ingresos. “Estamos convencidos de que la razón de la existencia de nuestro Centro de Mediación está dada porque quienes acuden a él han decidido solucionar sus conflictos sin judicializarlos, aún cuando reconocemos que en muchas ocasiones quienes se acercan lo hacen por el impedimento de acceder al sistema formal de justicia o por imposibilidad material de recurrir a otra instancia”, señaló.

 

Cómo llegan las personas

Explicó que las partes llegan al Centro de Mediación de diversas formas, ya sea porque fueron derivadas por otras áreas municipales, como de otras instituciones, desde los centros comunitarios o simplemente del “boca a boca” de otra persona que encontró una solución pacífica a sus problemas y transmitió su experiencia.

Indicó que muchas veces la intervención es solo con una de las partes y mediante la primera entrevista, que actúa como organizadora de ideas, se logra solucionar el conflicto. En esta intervención, si bien no se hace una mediación, aclaró que se trabaja con herramientas de la misma, que facilitan el diálogo y resuelven el tema.

 

Una mediación

Por su parte, la mediadora Thomas describió que el proceso comienza cuando se realiza la entrevista a la persona, donde completa una simple solicitud con breves datos y precisa cuál es el tema en conflicto.

En esa instancia, se establece si corresponde o no una mediación, y se informa puntualmente a los requirentes que se trata de “un proceso voluntario, informal y confidencial”, en el que el mediador actúa con neutralidad como facilitador y comunicador entre las partes.

Para convocar a la otra persona, contó que se le remite una invitación cordial, donde no se brinda demasiada información a los efectos de que tenga la necesidad de concurrir para conocer del tema y el método de trabajo.

En los casos en que se logra el encuentro con las dos partes y aclarado el alcance y los roles de cada uno, empieza la mediación, un proceso que es “constructivo, no adversarial, donde se trabaja con la narrativa de cada cuestión”, destacó Ferreyra.

 

Las reuniones

Concretamente, Thomas explicó que a las partes se les explica que el mediador puede mantener reuniones conjuntas privadas con las partes y que se puede acudir a la ayuda de terceros colaboradores para lograr la solución de la dificultad llevada a la mediación.

Cada audiencia de mediación -que generalmente no excede la hora de duración- puede llevar a solucionar el conflicto, agotando la instancia en ese acto o puede llevar dos o más reuniones. Aclaró que puede ser que, en el camino de la mediación, se sumen protagonistas o terceros que ayudarán a resolver el problema.

Detectado el conflicto, el mediador ve cuál es la mejor herramienta a utilizar en cada caso y de advertir la dificultad de la comunicación deberá generar estrategias para ir acercando al solicitante y al solicitado.

Acordada la solución, el mediador redacta el convenio conciliatorio, plasmando únicamente lo acordado por las partes. En algunas oportunidades, las personas que intervienen acuerdan que la sola palabra tiene validez y no desean firmar documento alguno.

 

El grado de resolución

En cuanto al nivel de resolución, la directora de Relaciones con la Comunidad precisó que hasta el momento se realizaron 6500 mediaciones, de las cuales un 60 por ciento ha sido resuelto con acuerdos positivos y, las restantes han sido derivadas o facilitadas en el mismo proceso, o se encuentran aún en proceso de resolución.

Al respecto, aclaró que también es “una resolución del tema” cuando la persona que se acercó a la dependencia comunal pudo identificar cuál era la situación problemática y clarificar qué pasos debía seguir o adónde debía recurrir para poder solucionarla.

 

Los conflictos más frecuentes

En tanto, la mediadora Thomas precisó que los conflictos más frecuentes son los contractuales, de convivencia vecinal y medianería. “En lo contractual tenemos mucho todo lo que tiene que ver con los alquileres, con las necesidades que tienen los inquilinos de resolver, por ejemplo, los temas estructurales. Al no tener respuesta ni de la inmobiliaria ni del propietario, acuden acá”, contó. En tanto, Ferreyra aclaró que es “bastante nuevo” y que surgió hace aproximadamente tres años.

Asimismo, indicó que también atienden casos de familia, por ejemplo, en los que la pareja se separó o divorció y necesita establecer un régimen de visitas.

 

El flujo de trabajo

Por último, la directora de Relaciones con la Comunidad precisó que en promedio realizan dos o tres mediaciones por día y aseguró que permanentemente reciben consultas.

Indicó que quienes estén interesados en obtener más información del Centro de Mediación pueden acercarse personalmente a la Secretaría de Legal y Técnica, que funciona en calle Chacabuco 383. u

 

Reunión con funcionarios del Ministerio de Justicia

Por otro lado, Zulma Ferreyra brindó detalles de la reunión que mantuvieron días atrás con funcionarios del Ministerio de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, quienes están recorriendo los distintos municipios que cuentan con un espacio de mediación para recabar información y llevar así sus experiencias a las comunas que aún no lo han implementado.

El encuentro se concretó en el marco del Programa Provincial de Composición Vecinal, cuyo objetivo es promover la mediación comunitaria en los municipios de la provincia.

De igual manera, funcionarios y representantes de distintos municipios interesados en formar sus centros de mediación siguiendo el modelo de Tandil solicitan información para gestionar sus propias prácticas de intervención, compartir experiencias de abordaje y conocer la metodología y el marco regulatorio local.

La semana pasada, la visita llegó desde el municipio de General Belgrano y de la reunión participaron, junto a la licenciada Zulma Ferreyra, el secretario de Legal y Técnica Andrés Curcio y la mediadora Gladys Thomas.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario