¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Discapacitados de Tandil marcharán para exigir que el Gobierno devuelva las pensiones

Al igual que en el resto del país, hoy a las 18 se llevará a cabo una manifestación en Tandil para exigir al Gobierno nacional que devuelva las pensiones para personas con discapacidad, las cuales fueron eliminadas a principio de este mes. Esas medidas generaron gran indignación en la sociedad en su conjunto, por lo cual se espera que la marcha sea masiva en distintos puntos del país.

José Alberto Guillermo, el organizador de la manifestación en esta ciudad, contó que se congregarán a las 18 en la Plaza Independencia para pedir al Gobierno que se anule la eliminación de las pensiones. Invitó a toda la comunidad a apoyar este reclamo que se realizará en forma pacífica y sin banderas políticas.

“Yo decidí convocar a todos las personas discapacitadas porque soy uno de los damnificados que me sacaron la pensión. La cobraba desde 2007 y como somos personas a las que los derechos humanos no aparecen para defendernos, tenemos que manifestarnos de algún modo”, indicó.

“Es un derecho”

En tanto, lamentó que “leí que el señor Macri dijo ‘qué culpa tengo yo que los discapacitados tengan una enfermedad’. Ahora yo le pregunto a Macri qué culpa tenemos los discapacitados de tener un presidente que no sabe manejar ni siquiera un automóvil”.

“No pertenezco a ningún partido político pero el Presidente no sabe lo que es tener una discapacidad o tener hambre. Esta persona no sabe lo que es trabajar, ganarse con el sudor de su frente el pan de cada día. Yo desde muy chico me forjé trabajando. Mi papá era municipal, trabajaba en el basural y rompíamos bolsas para juntar comida. Después comencé a trabajar, soy licenciado en enfermería”, expuso en diálogo con El Eco de Tandil.

Explicó que esos 4.325 pesos que cobraba de pensión en su caso iban casi íntegramente a remedios y los 500 pesos que le sobraban los usaba para comprar un pack de leche para sus hijos y masitas.

“Ojala los discapacitados y el resto de la sociedad se plieguen al reclamo, porque es un derecho que nos corresponde, es una ley que está aprobada”, manifestó.

“La peor discriminación,
la indiferencia”

Explicó que padece una enfermedad “terminal que no significa que me voy a morir, sino que en los 50 años de edad promedio voy a quedar en silla de ruedas porque tengo osteonecrosis en los huesos, disvenia cerebral, disfimia 34.1. Me ataca el sistema nervioso central, y empiezo a sentir terribles dolores, me ayuda a vestirme mi mujer, mis hijos me ven mal”.

“Como mi esposa gana 20 mil pesos pusieron como que ella está a cargo mío. Si la vicepresidenta, discapacitada, cobraba una pensión con lo que gana, es indignante que nos la saquen a nosotros”, sostuvo.

Y consideró que en la marcha podrían dar testimonio a la sociedad distintas personas que padecen esta injusticia.
“A partir de que me quitaron la pensión tuve que ir a dar la cara por deudas que tengo. No me puedo comprar los remedios, en el Hospital no tienen insumos para comprarlos, así que no se los puedo pedir. Una señora que conozco tiene una nena en sillas de ruedas, cobra 18 mil pesos y le quitaron la pensión, hay casos de nenes con leucemia, donde está el sentido común, el corazón. Es increíble”, manifestó.

Y admitió que “la peor discriminación que puede haber es la indiferencia”.

Sin trabajo

Contó que además de todo padecen la problemática de no conseguir trabajo.

“El Municipio tiene que ocupar el 10 por ciento de discapacitados, hay una ley que así lo establece. Hace cinco años atrás me encadené al palacio municipal pidiendo trabajo porque yo tengo una incapacidad pero puedo trabajar. Cuando vas a pedir trabajo y les decís que sos discapacitado te dicen que no te puede tomar porque sos un riesgo”, lamentó.

Y contó que “hace poco casi agarro un trabajo, iba todo bien en la entrevista y cuando le dije que soy discapacitado me dijeron que no me podían dar el trabajo, yo salí y me quebré en llanto”.

“Trabajé 22 años como enfermero en un servicio de emergencias, conviví con la vida y la muerte, y hoy me toca vivir la enfermedad a mí, uno nunca sabe lo que le va a pasar. Yo no estoy renegado con la vida ni con Dios, me siento impotente con este tipo de medidas absurdas”, confió.

Finalmente, invitó a que participen de la movilización concejales, funcionarios, el Intendente “que ha sido mi pediatra y hemos sido colegas trabajando juntos”.

José Guillermo pidió a quienes tengan alguna consulta que hacerle acerca de la manifestación que lo llamen al 154-347550.

“Para mí fue un golpe durísimo”,
dijo un hombre que padece Parkinson

Otra víctima de esta absurda medida es Pedro Migueles, quien descubrió los primeros días del mes que en el cajero no estaba depositado el dinero de la pensión.

“Me mandaron a averiguar a Anses y me dijeron que había un atraso en el pago pero que tenía que averiguar en Desarrollo Social de Nación. Cuando fui me encontré con la mala noticia de que me la habían quitado”, lamentó.
El único justificativo que le dieron era que no daba el grado de discapacidad que tenía para recibir la pensión, que debía ser mayor al 49 por ciento.

Miguelez contó que padece Mal de Parkinson y que “en vez de mejorar estoy cada vez peor, entonces esto me puso peor de lo que estaba. Yo tengo cinco pibes y a raíz de esto tampoco puedo cobrar los salarios, porque al no cobrar la pensión, no cobro los salarios”.

web_Migueles

Explicó que cobraba una pensión de 4.100 pesos más 900 por hijo.

“Este mes es difícil, al semana pasada me encontré con que me cortaron la luz, yo la venía pagando pero este mes no pude y tengo una nena chiquita de 5 meses que en ese momento mi señora le estaba haciendo nebulizaciones porque estaba enferma y casi tuve que ir a llorar a la Usina para que me solucionaran el problema”, sostuvo.
Sus hijos tienen 16, 14, 11, 8 años y la más pequeña 5 meses.

“Mi señora no puede trabajar porque tiene los nenes chicos, yo no puedo hacer fuerza, me operé de la columna hace dos años, no puedo ni agarrar a la nena a veces porque temblequeo mucho”, admitió.

Un duro golpe

“Hasta el momento no me dieron ninguna solución. Fue la asistente social a mi casa para hacer todo de vuelta, fui a ver a mi médico de cabecera para que me hiciera de vuelta el certificado médico, que me dio un 82 por ciento de incapacidad. Dicen que de acá a dos meses me podrían devolver la pensión, pero también me dijeron que pueden ser 4 o 5 meses, porque los papeles van todos a la central de Buenos Aires y va a demorar pero mientras tanto yo qué hago”, cuestionó.

Admitió que ese bajo monto de dinero que cobran para él es “mucho” porque no tiene otra entrada de dinero en la casa y no puede trabajar.

“Les pido que recapaciten y piensen en el mal que están haciendo. Necesitamos una solución rápida porque hoy mi vecino me trae un poco de pan, mañana otro me trae un kilo de azúcar, pero pasado y traspasado, no sé qué será de nosotros. Los días pasan y la vida continúa, yo tengo hijos chicos y ellos no tienen la culpa con lo que hace el Gobierno”, manifestó.

Por último, confió que “para mí fue un golpe durísimo, estoy muy mal y mi familia también”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario