¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Docentes universitarios optarían por no dar inicio al segundo cuatrimestre

Martín Rosso, Secretario de ADUNCe.

Los docentes universitarios siguen en plena lucha buscando las mejoras salariales pretendidas, por lo que días atrás llevaron a cabo un plebiscito donde se registró un contundente apoyo para no iniciar el segundo cuatrimestre.

Martín Rosso, secretario general de Adunce que pertenece a la Conadu Histórica, habló al respecto en el programa “No hay dos sin tres” (104.1 Tandil FM) y señaló que “hubo 26 universidades representadas por sus congresales. Tras discutir la situación en la que estamos viviendo los docentes universitarios y la educación pública en general, y ante la no respuesta del Gobierno de dar un aumento salarial acorde a la inflación, se decidió profundizar la medida de fuerza”.

Detalló que “no se tomarán exámenes de los turnos de invierno, julio agosto, y no se iniciaría el segundo cuatrimestre, si el Gobierno no revé y nos convoca a una paritaria seria ofreciéndonos como mínimo lo que se plantea como inflación para este año y lo que se perdió del año pasado”.

El dirigente sostuvo que “el último antecedente similar que se habló en la reunión fue en 2004. Lamentablemente nuestra paritaria terminó en el mes de febrero, llevamos seis reuniones con el Gobierno nacional y siempre nos han ofrecido el mismo porcentaje, lo que significa una falta de respeto. Se supone que una paritaria es un espacio de negociación, pero si siempre te ofrecen lo mismo en realidad no hay ninguna negociación, sino que es una pared que convoca a reunirse y cuando eso se produce sigue con la misma postura. Todos los argumentos que uno brinda de por qué no se acepta ese porcentaje no es entendido por el Gobierno y siempre se ofrece lo mismo”.

Refirió que “no solo es la Conadu Histórica sino que todas las federaciones que nuclean a las universidades nacionales estamos rechazando estas paritarias donde nos ofrecen un 20 por ciento y nosotros estamos pidiendo como mínimo un 25 por ciento que sería para cubrir entre el 8 y 10 por ciento que se nos debe del año pasado. Este año ya se está hablando de un 25 por ciento de inflación, es decir ni siquiera estaríamos recuperando lo que se nos debe de 2016”.

Mismos
gremialistas

Rosso manifestó que “esta negociación es la que se está llevando adelante con los otros niveles de la educación, como está pasando en provincia de Buenos Aires, que no se quieren cerrar las paritarias siempre con la discusión de que somos los gremialistas los culpables”.

Recordó que “somos los mismos gremialistas los que el año pasado en dos paritarias cerramos con un 33 por ciento de aumento, siendo que después la inflación fue del 45 por ciento. Este año están teniendo una actitud totalmente diferente de no ofrecer un porcentaje adecuado al ritmo inflacionario que se está viviendo y los aumentos de los servicios”.

Remarcó que “no hay una actitud positiva del Gobierno, no quiere cerrar las paritarias, quiere seguir manteniendo el conflicto y los trabajadores respondemos de esta manera. Por un lado le quita impuestos a las mineras, a los sojeros, favorece lo que es la bicicleta financiera pero a los trabajadores no quiere darles un aumento acorde a lo que es la inflación”.

No perder
poder adquisitivo

En cuanto a los fundamentos del Gobierno para ofrecer el 20 por ciento, el dirigente expresó que “nosotros pedíamos un 35 por ciento, 10 de lo que se adeuda de 2016, donde el 8 de septiembre del año pasado había una cláusula gatillo que se equiparaba al porcentaje que nos dieran de aumento al inflacionario. Algunos docentes recibieron el 30 y otros el 33 por ciento. Lo real dicho por el Indec fue de un 45 por ciento de inflación, por lo que pedimos que se reabra la paritaria y no se abrió. Es decir están desconociendo una cláusula del convenio colectivo del año pasado”.

Añadió que “cuando comienza esta negociación planteamos que nos deben un 10 por ciento y por este año se calcula un 25 por ciento, por eso pedimos un 35 por ciento. En realidad lo que pedimos es no perder poder adquisitivo”.

Medida
de fuerza

En cuanto a la medida de fuerza dijo que “no iniciar el segundo cuatrimestre afectará a los niveles preuniversitarios, los que dependan de las universidades como Jardín Zarini, Maternal del Centro, Upa del Campus, y de la zona. Esos preuniversitarios es de lo que estamos hablando”.

Por último señaló que “el Gobierno tiene casi un mes para revertir la situación, volvernos a convocar y plantear una negociación seria. La Conadu también está por el no inicio, o sea que no comenzarían las clases del segundo cuatrimestre de todas las universidades nacionales. Si al Gobierno le importa la educación pública deberá tener que hacer un esfuerzo y no ser los trabajadores lo que debamos pagar esto de que no le cierran las cuentas”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario