¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Colegio de Abogados inició el camino de la apertura a la comunidad en sus once localidades

Lo preside el tandilense Gastón Argeri, quien también conduce la Asociación de Abogados local. El letrado busca dejar su impronta en el Colegio Departamental de Azul, abriéndolo a la agenda social. Con respecto a su ciudad natal, resaltó que el Poder Judicial necesita su edificio “para ayer” y convocó a todos los sectores a dar la batalla para que la Provincia lo incluya en el Presupuesto 2019.

El Eco

“En nuestro día es importante poder celebrar y reafirmar las convicciones que tenemos de la profesión que elegimos, el esfuerzo que lleva ser abogado y la constancia en la defensa y promoción de los derechos para toda la comunidad”, expresó Gastón Argeri, presidente del Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul y de la Asociación de Abogados de Tandil.
Además, resaltó que “es importante seguir perteneciendo a las instituciones, como el Colegio de Abogados y la Asociación, porque es en el marco donde nos encontramos y nos reencontramos cada día para poder sentirnos representados frente a la sociedad. Y desde lo personal, estoy orgulloso de la profesión que elegí y me inculcaron mis padres, y realmente estoy convencido de que podemos hacer un gran trabajo como actores sociales”.
El Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul tiene unos 1400 matriculados de las once localidades que abarca. De ese total, poco más de 400 son de esta ciudad (360 están afiliados a la Asociación de Abogados de Tandil), otro tanto de Olavarría y las sigue, en número, Azul.

El primer tandilense en el cargo

Gastón Argeri se convirtió en el primer tandilense electo como presidente del Colegio Departamental que, en su historia, estuvo 86 años conducido por azuleños y 4 por un olavarriense. A poco de cumplir un trimestre en el cargo, definió que estos meses fueron “muy intensos” y apuntó a “buscar generar el cambio de mentalidad en la modalidad de trabajo. Buscamos que sea realmente departamental, donde podamos llegar a las once localidades. Esto implica tener una forma de trabajo, un aggiornamiento en las herramientas para llegar a todas las localidades. Con el avance de la tecnología, uno puede llegar mucho mejor a los abogados”.
El presidente explicó que “el bolsín o encomienda es necesario, pero también hay que llegar de otras maneras, por ejemplo, con las capacitaciones y reuniones virtuales, donde uno puede estar en un grupo en una sala virtual, debatiendo temáticas”.
Antes de asumir, el letrado observaba que el colegio era muy localista, estaba enfocado en Azul, y una de las razones era que se pretendía que el presidente estuviera físicamente el mayor tiempo posible en la sede. “Es verdad, demanda estar mucho en el colegio. En lo personal, viajo todas las semanas, duermo en Azul. Este último fin de semana estuve sábado, domingo y lunes en Azul porque había determinados eventos, porque el colegio es una de las instituciones más importantes que tiene la zona. Creo que después de los municipios y la Unicen, el colegio, a nivel departamental y regional, es sumamente importante en la influencia que tiene en las decisiones, en el acompañamiento que hace a los abogados y al Poder Judicial y a su vez, al Poder Ejecutivo”.
Por caso, mencionó que “a nivel local, hoy nos encontramos hablando temas como el Defensor del Pueblo, con gran influencia, gran trabajo y gran opinión sobre esos tópicos como en otros de la agenda social”.

Abrir la institución

En cuanto a la política de abrir la institución a sus integrantes, indicó que el último lunes tuvieron la primera reunión con los representantes de todas las localidades, encuentro que no se hacía durante las conducciones anteriores. “Éramos casi veinte personas en una misma mesa, y pudimos hablar de las realidades de cada localidad. Obviamente, venimos trabajando con la mirada puesta en cada ciudad, para llegar a todas, pero nos parecía importante que sintieran que el Colegio los escuchaba y que ellos después replicaran”, dijo sobre la cita que se celebró en Azul.
En ese aspecto, consideró que “esto es un compromiso y como en toda relación, se hace de a dos, de ambos lados, desde el colegio y desde el otro lado. Por eso creo que la responsabilidad es 50 por ciento del colegio y 50 por ciento de los abogados para poder acercarse y requerir lo que necesiten”.
El doctor Argeri evaluó que transitan por el buen camino, teniendo en cuenta que “se vienen generando cosas en menos de tres meses que no se esperaban. Sí es difícil porque a veces la resistencia al cambio está. Esos cambios que uno quiere dar son batallas que hay que ganar”.
Precisó que percibe que “algunos colegas tienen resistencia a algunos cambios, temor a perder esa forma de colegio que se tuvo durante 89 años. Nuestro colegio en 2019 cumple 90 años, tiene harta historia, entonces me parece que es importante poder generar cambios sin perder lo que es la impronta de un colegio profesional. Obviamente, siempre buscamos dignificar la profesión, la excelencia de la profesión, brindar mayores capacitaciones a los profesionales, pero también tener una llegada a la comunidad, cuestión que a veces se ha criticado mucho en el colegio”.
La apertura a la comunidad fue la impronta que Argeri, quien está próximo a terminar su mandato, dejó en la Asociación de Abogados de Tandil. “Creo que eso benefició mucho a la institución, le dio presencia, porque mucha gente no sabía que existía ni dónde quedaba la Asociación de Abogados, y hoy es reconocida en comparación con otras instituciones locales. Lo mismo queremos hacer con el colegio, que tenga una presencia, que se ocupe de la agenda social. El colegio tiene que estar presente en la comunidad”, afirmó.

Las demandas de los profesionales

En relación a las demandas que escuchó de los representantes de las once localidades, el presidente indicó que piden que el colegio gestione para mejorar el funcionamiento de la Mesa de Entradas Virtual (MEV), que es el sistema por el cual los abogados acceden, a través de internet, a los expedientes que dependen de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires.
Entre los problemas que afrontan en el trabajo diario, enumeró que no se cargan todos los expedientes, se cae el sistema, no se pueden ver las causas y deben viajar a otras localidades para tener contacto con los expedientes, etc.
En este aspecto, Gastón Argeri estimó que los problemas se deben a que desde la Corte “pusieron una vara muy alta, porque el sistema informático no está adaptado para funcionar como pretenden, por eso la demora que hay y las fallas que encuentran a la hora de planificar el funcionamiento. Eso es lo que los abogados sentimos como un gran costo, pero además repercute en la gente porque el verdadero acceso a la justicia tiene que ser integral. No es solamente presentar una demanda. Se tiene que poder transitar un proceso como corresponde, dentro de la localidad, que sea en los tiempos que corresponde, que no sean juicios de 10 ó 15 años. Por eso todos demandamos que el sistema informático funcione como corresponde”.
Otra de las cuestiones que plantearon los profesionales fue la aplicación de Ley de Honorarios y solicitaron que los jueces recurran a la nueva normativa, que permite regular honorarios más altos.

El edificio, el gran objetivo

Como presidente del Colegio Departamental, Gastón Argeri encara las gestiones ante la Suprema Corte de Justicia y viaja a La Plata todos los jueves, aunque a veces se queda algunos días más de la semana para poder cumplir con todos los trámites.
“Es importante poder tener reuniones con las máximas autoridades, y uno de los principales temas a nivel local es el edificio judicial”, destacó y agregó que están trabajando tanto para el Juzgado Federal y sus secretarías como por el espacio para las dependencias bonaerenses.
Tras el viaje que realizó junto al jefe comunal Miguel Lunghi, señaló que sigue trabajando con la Suprema Corte, pero se debe avanzar también en el ámbito del Ministerio de Infraestructura. “Con el Intendente estamos tratando de generar esas reuniones para poder destrabar que el edificio entre en el Presupuesto 2019”, advirtió.
En cuanto a las expectativas, sostuvo que “voy constantemente. Esto son decisiones políticas. Creo que todos lo queremos, pero ahora es cuando tenemos que hacer el esfuerzo todos. Una vez me dijeron que fui muy duro cuando expresé que al Poder Ejecutivo local no le interesaba el Poder Judicial. Hoy creo que al Ejecutivo local le interesa el Poder Judicial, su funcionamiento y la infraestructura. Pero nos falta mucho más, poder efectivizar ese deseo, esas ganas, en llevar adelante y ejecutar acciones que realmente concreten ese edificio”.
En este sentido, demostró total predisposición para gestionar junto al Municipio o por separado, teniendo en cuenta que la necesidad es “para ayer”, porque “el Poder Judicial necesita estar acorde a las situaciones que se viven hoy. No puede ser que los edificios del Poder Judicial estén sin gas”.
Y en ese aspecto, señaló que planteó la situación por la falta del servicio en La Plata, ante funcionarios de la Suprema Corte que están trabajando para solucionar el inconveniente. Por eso, en referencia al proyecto del edificio, expresó que “no hay que poner parches, sino poder dar un paso para adelante que beneficie a todo Tandil”.

Una profesión en constante crecimiento

A partir de 1958, por decisión de la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA), se eligió el día 29 de agosto para celebrar el Día del Abogado, en conmemoración del nacimiento de Juan Bautista Alberdi, en 1810.
Desde la Asociación de Abogados de Tandil y el Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul saludan a todos los profesionales de la ciudad en su día, destacando el trabajo que hacen diariamente en Tandil.
Para celebrar, hoy se realizará un brindis en la subsede de Tandil y luego, el presidente del Colegio Departamental recorrerá todas las localidades para favorecer la camaradería y escuchar las necesidades de los abogados de cada ciudad.

La experiencia

Jorge Dames, reconocido y experimentado abogado de la ciudad, señaló que “en la actualidad el ejercicio de la abogacía presenta similares dificultades a las que deben afrontar en tiempos de crisis las demás profesiones liberales. En particular, la abogacía demanda una actividad personalísima durante prolongados períodos -mayormente años-, exigiendo una dedicación e inversión permanente en la atención de los conflictos judicializados. Resulta imperioso que la legislación simplifique los procedimientos, instale nuevos órganos judiciales, provea insumos y edificios adecuados para la prestación del servicio de justicia. El abogado cumple una trascendente función privada y pública en un estado de derecho siendo, además, el primer receptor y contenedor del conflicto social que debe encausar racional y legalmente. En este marco, por añadidura, es posible observar una creciente pérdida de rentabilidad multifactorial en el ejercicio de la profesión”.
Por otro lado, Dames sostuvo que “la Asociación de Abogados de Tandil ha logrado aglutinar a jóvenes profesionales, realizando programas de capacitación científica que indudablemente redundan en un beneficio general y prestando servicios indispensables para todos los profesionales que se encuentran lejos de las cabeceras departamentales”.
Además, el profesional indicó que “en Tandil se aprecia un crecimiento demográfico general, en particular, en la abogacía. Entiendo que es una profesión que puede desarrollarse específicamente en el área litigiosa o complementar múltiples actividades en diferentes planos socioeconómicos. La cantidad de abogados que ejercen efectivamente la profesión es ostensiblemente inferior a la cantidad de graduados que, desde otras perspectivas, aplican sus conocimientos científicos en diversas actividades públicas y privadas”.

El trabajo en equipo

Juan Pablo Maña, abogado tandilense y coordinador de la subcomisión de derecho laboral de la entidad de calle Chacabuco, explicó que “nuestra profesión es y fue históricamente muy dinámica debido a las reformas legislativas pero últimamente, sumado a ello, ha existido un gran cambio en cuanto a lo tecnológico que mejora el servicio de justicia”.
Además, el profesional reconoció que “la asociación está funcionando muy bien y se ha trabajado mucho en pos de los colegas. Se han ampliado los horarios de atención, se han creado subcomisiones de las distintas especialidades del derecho, donde los profesionales estudian y analizan los temas controvertidos y de actualidad, sirviendo ello para una mejora de la profesión».
Por otro lado, también señaló que el incremento de los abogados en la ciudad se debe “a la gran cantidad de facultades de Derecho que se han creado en los últimos tiempos y la cercanía que estas tienen con nuestra ciudad. De tal modo se ha facilitado en gran medida el acceso del estudiantado a las mencionadas facultades”.

La adaptación a los cambios

Por su parte, Noelia Domenighini, integrante de la comisión directiva de la Asociación de Abogados de Tandil, en su rol de tesorera, profesional que supo coordinar distintas jornadas y actividades, destacó que “es difícil reconocer las tareas diarias de los abogados. A diario trabajamos arduamente para defender y proteger los derechos de los clientes e, incluso, de la comunidad en general. En este último tiempo hubo grandes reformas en el derecho, principalmente la del Código Civil y Comercial de la Nación que nos condujeron a pensar el derecho desde otro lugar”.
“Todas las personas que participamos de la colegiación extendemos esta lucha y vocación a nuestros colegas, y al respeto y defensa de la abogacía. En Tandil, en los últimos tres años, la Asociación de Abogados ha logrado brindar al colega un mayor y eficaz servicio, no sólo en la constante capacitación en diversas áreas del derecho, sino también en darle respuestas al colega en todo aquello que necesita”, explicó la abogada tandilense.
Sobre el trabajo en la entidad de esta ciudad, Domenighini indicó que “se ha trabajado incluso en conjunto con organismos judiciales y se ha obtenido mejor y más próximo servicio con el Colegio Departamental de Azul. Muchos colegas se han sumado al arduo trabajo de la asociación local, participando activamente en las subcomisiones”.
“En los últimos tres años se asoció a la entidad de nuestra ciudad más de un centenar de abogados, esto último demuestra el excelente trabajo y servicio que se está realizando a nivel local. Si uno compara con unos años atrás, se ha triplicado el número de asociados”, concluyó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario