¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El éxito de una estrategia comercial asociativa, que deja de lado la competencia para que todos ganen

Los Centros Comerciales a Cielo Abierto son una de las apuestas fuertes de la Cámara Empresaria de Tandil. Si bien tanto comerciantes como consumidores se resistieron al principio, las expectativas se van cumpliendo, adaptando hábitos y costumbres. La peatonal del centro y las dos cuadras de Villa Italia mantienen una lógica de integración a la ciudad y a la comunidad, descontaminada visualmente.

Geraldine Vichachi, gerente de los CCA de la Cámara Empresaria

El Eco

Si bien desde 1999 que desde la Cámara Empresaria de Tandil (CET) empezaron a poner el foco en los Centros Comerciales Abiertos (CCA), fue allá por el 2013 que se propusieron como objetivo estratégico de la institución apuntar a un desarrollo más concreto, siempre en relación al asociativismo. La impronta llegó desde el ámbito nacional, de la mano de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), y fue así que empezaron a trabajar en esa línea.

Se trata de un modelo que apunta a agregar valor a la oferta de bienes y servicios de ciudades como Tandil, intermedias y con potencial turístico, con tres bases fundamentales para su desarrollo. El Municipio, la CET y los comerciantes, son las partes que deben articularse y colaborar para el éxito.

El objetivo es ofrecer, a diferencia de un shopping, una propuesta de paseo comercial al aire libre, que no solamente posibilita el consumo, sino que contempla un espacio amigable para que el peatón pueda acceder a sus compras de manera sustentable con el medio ambiente y las personas, y no tanto con los vehículos. La concepción mantiene una lógica más integrada a la ciudad y la comunidad, descontaminada visualmente.

Geraldine Vichachi es licenciada en Ciencias Políticas y es la gerente de los CCA de la Cámara Empresaria desde hace ocho años. Detalló que la lógica de su función, a grandes rasgos, consiste en buscar beneficios asociativos para el sector comercial, acuerdos con bancos y tarjetas de crédito, a la vez de encontrar la manera de hacer compras a un costo menor de lo que son insumos, ya sea para eventos comunes como para las obras mismas.

En esta línea, indicó que la búsqueda de las promociones depende mucho de si se trata de una fecha comercial específica o no. Sin embargo, generalmente las que redundan en mayor resultado son las que se logran para todos los comercios del área –socios de la CET o no-, porque hacen una publicidad mancomunada y así tiene mayor impacto. Entonces, la que se hace por rubro es mucho más acotada. “Esto tiene que ver con la escala, ya que los comercios por sí solos no podrían invertir en la publicidad que hacemos entre todos, ni darse a conocer o posicionarse o tener una estrategia de marketing tan eficiente, debido a una cuestión de recursos o de tiempo”, explicó.

Uno de los beneficios que tienen estos lugares es que no se paga una expensa, como en un shopping, porque justamente el espacio compartido es público. “Se le va vida a esta área en común, que no es de nadie pero es de todos, al que le ponemos ese valor agregado para que la gente se pueda sentar, pueda consumir y recrearse”, graficó.

 

El centro, el primer paso

Votado y plasmado en la ordenanza, el proyecto original de la peatonal del centro, que ahora se extiende por 9 de Julio desde Pinto hasta Sarmiento, estaba planteado en forma de “H”, conformada por las mismas dos cuadras pero también por Rodríguez, en tanto que estos dos tramos iban a ser unidos por San Martín.

No obstante, Geraldine Vichachi contó que después de la primera etapa de la obra surgieron algunos inconvenientes que trabaron un poco las cosas. Fue hace unos cuatro años atrás, cuando algunos comerciantes pusieron una resistencia muy fuerte para el avance por San Martín y desde el Municipio no quiso pasar por encima de esos reclamos, entonces se decidió paralizar la refacción. “Dos o tres planteaban que la circulación vehicular era importante para esa arteria, pero está muy estudiado que los autos que estacionan por ahí son en mayoría de los propietarios y empleados de los comercios, por lo que es una decisión que atenta contra ellos mismos, porque los clientes no tienen donde estacionar”, analizó, y agregó que otro de los motivos es que pensaban que las peatonales no favorecían a las ventas.

En este sentido, la gerente contó que está probado que estos paseos que permiten un gran flujo de transeúntes son los que generan más consumo, no así si pasan con autos. “Por cada vehículo que da vueltas para estacionar, se pierden tres clientes”, aseveró.

De todas maneras, dijo que se trata de una característica común en cualquier ciudad y que ocurre ante cualquier proceso de cambio, donde no todos se adaptan desde el primer momento.

Desde el punto de vista de infraestructura, determinó que el trayecto debe continuar por San Martín por una cuestión de obras públicas, relacionadas con desagües y otras líneas de servicios. Asimismo, aseguró que esto sigue estando en los planes y la idea es terminarla, por lo que estiman que en algún momento volverán a retomar la tarea, porque además “está votado”.

 

La apuesta a Villa Italia

 

Después de seis meses de trabajo finalmente el 30 de Junio inauguraron el segundo centro Comercial Abierto en la ciudad, y quedó ubicado en Villa Italia elegido por la “fuerte identidad del barrio”, con dos cuadras de Quinatana,. “Yo siempre digo que Tandil tiene varios centros comerciales, con uno principal, pero la Villa es autoreferencial”, indicó Vichachi.

Este proyecto comenzó en 2015, se anunció en 2017 y se concretó a principio de 2018 con el inicio de la obra. La diferencia en esta última locación es que no se convierte en peatonal lo fines de semanas y feriados, como ocurre en el centro. Esto, tal como destacó la gerente de la CET, tiene que ver pura y exclusivamente con la problemática de accesibilidad que envuelve a esta parte de la ciudad, por lo tanto señaló que “hasta que no se haga un plan más integral que conciba otra dinámica de ingreso, acceso y circulación, el cierre de Quintana es impensado, porque haría colapsar más lo que ya está saturado”.

Asimismo, contó que los vecinos no querían que fuera peatonal, por lo que las modificaciones consistieron en ensanchado de esquinas, renovación de baldosas, colocación de árboles, entre otra gran cantidad de refacciones. “Verdaderamente quedó hermoso”, calificó.

Reveló que la proyección apunta a extender las dos cuadras existentes y llevar el centro comercial hacia ambos lados de Quintana en un futuro. “Son pequeños logros que llevan grandes procesos”, resumió, y agregó que están trabajando en profundizar el gerenciamiento en Villa Italia.

 

El futuro y los desafíos

Desde esta área de la CET contó que en el mediano y largo plazo tienen una idea que involucra al Mercado Municipal, ubicado en avenida Colón, al cual pretenden ponerlo en valor para que se convierta en el corazón del centro comercial. “Es un proyecto muy lindo, que si bien ya está presentado, está verde, porque requiere de una inversión muy grande y el Municipio lo quiere dar a capitales privados”, explicó.

Destacó que se trata de un lugar muy propicio para lo que son los productos frescos o los patios de comida, una de las tendencias que se está dando a nivel mundial.

Por otro lado, el presente también los encuentra trabajando en cambiar la escala de promociones para involucrarse en modalidades tipo “Black Friday”, para lo que se están capacitando con el objetivo de llegar a concretarlo a fines de este año. La idea involucraría a todos los centros comerciales de la ciudad con descuentos muy grandes, sería de manera digital y significaría un salto bastante grande para una Cámara como la de Tandil, que calificó de gran envergadura pero con estructura pequeña.

“Esta es una propuesta que va en sintonía opuesta con la competencia, sino que apunta a la idea de todos juntos vender más”, describió.

 

El perfil del consumidor y el comerciante tandilense

 

Las expectativas puestas en cada uno de los espacios comerciales a cielo abierto fueron muchas, y si bien no fue inmediato, lograron cumplirlas. “Al principio costó, porque todos tenemos muy incorporado el hábito de caminar por la vereda y pocos se animan a bajar a la calle aunque esté libre el paso”, consideró.

La nivelación de la acera, el subterramiento de cables, ensanchado de esquinas y todo lo que se hizo para volverlo un espacio amigable para caminar está mostrando sus frutos ahora. Geraldine Vichachi remarcó que después de seis años de inaugurada la peatonal del centro, en febrero de este año pudo notar el completo uso del espacio. Esto ocurrió en el marco de la campaña “Vuelta al cole”, donde dispusieron juegos en el medio de la calle y tanto niños como adultos se movieron con tranquilidad por ese sitio generando un flujo permanente.

Por otro lado, con respecto al comerciante de Tandil dijo que en sus ocho años de trabajo vio un cambio bastante grande. “Primero había mucha reticencia y miedo al cambio, teniendo en cuenta que la estrategia de los centros comerciales a cielo abierto es puramente asociativa, lo que llevó tiempo reconocer y apoyar”, indicó. Pero de a poco los vendedores también se fueron adaptando a la lógica de otro modelo, de hecho ahora hay hasta cierta expectativa envolviendo el sistema.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario