¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El huracán Irma interrumpió las vacaciones de unos 60 tandilenses

Recently planted palm trees lie strewn across the road as Hurricane Irma passes by, Sunday, Sept. 10, 2017, in Miami Beach, Fla. (AP Photo/Wilfredo Lee)

El huracán Irma, que azotó ayer con vientos de 195 kilómetros por hora y ráfagas superiores a los 200 kilómetros a distintas localidades del oeste de la península de Florida, provocó la muerte de al menos tres personas y la declaración de “desastre natural” por parte del gobierno federal.

Se calcula también que las intensas lluvias y las poderosas ráfagas de viento dejaron sin electricidad a más de 2 millones de personas en Florida -un 21 por ciento del total- luego que tocara tierra por primera vez en los Cayos, en el extremo sureste de Estados Unidos.

El temporal también afectó a muchos tandilenses que contrataron el servicio con la empresa Buquebus, desde hace varios meses atrás, y lamentablemente se encontraron con este desolador panorama.

Pablo Vallarino, responsable de Buquebus Tandil, habló con El Eco de Tandil sobre esta situación. Confiando en que “fue una semana de locos y en este momento tenemos gente allá”.

Contó que “arrancó desde principio de semana con gente que teníamos en República Dominicana, pasajeros que estaban llegando y otras personas que estaban realizando los programas que son Miami-Punta Cana. En este momento tenemos pasajeros en Orlando y un poco más arriba. La verdad que fue y todavía es un caos”.

Indicó que “con esto que el huracán cambió de rumbo, muchas gente se había ido de Miami para esas ciudades que no estaban preparadas. Además se cancelaron todos los cruceros que estaban planificados para toda Florida durante esta semana, a lo que hay sumarle la cantidad de servicios aéreos cancelados que fue increíble”.

Vallarino sostuvo que “de nuestra empresa tuvimos cerca de 60 reprogramaciones de gente de Tandil que había viajado. Cuando a principio de semana empezamos a mirar cuántos pasajeros teníamos en la zona del huracán no podíamos creer que justo esta semana tuviéramos semejante cantidad”.

Expresó que “había pasajeros que estaban en Aruba y de ahí van combinándolo con Miami o con algún otro punto del Caribe. Había combinaciones con Cuba también y se tuvo que suspender todo y traer a la gente de regreso”.

Solidaridad

Destacó que “sinceramente hay que decir que hubo mucha colaboración entre todas las líneas áreas para endosar los tickets. Gente que estaba en Punta Cana y tenía que ir con American Airlines para Miami, American les endosó los boletos y los trajeron de regreso a Argentina vía Avianca. También colaboró Aerolíneas Argentinas, por lo que hubo mucha solidaridad en cuanto a la organización para poder traer a la gente de regreso al país”.

web_VALLARINO

Aseveró que “si bien la gente de la ciudad estaba viajando, es una época de precios bajos pero no fueron ventas que se realizaron hace poco. Muchos de los turistas eligieron el viaje muchos meses antes, te diría que entre mayo-junio estaban cerradas las mayorías de la operaciones”.

Todo cerrado

El empresario remarcó que “los juegos en Orlando están todos cerrados y aparte es un caos de gente que se fue toda al centro de Florida para alejarse de la costa”.

Aseveró que “como empresa estamos para asistirlos, lo sucedido es algo increíble. La mayoría de los viajes estaba programada hace varios meses y hubo que gente que aterrizó con una tormenta tropical y a los dos días se convirtió en huracán y pegaron la vuelta. Nosotros no hemos tenido ningún tipo de inconvenientes con los pasajeros, y estuvimos atentos de todos. Tenemos un teléfono de emergencia y entre todo el equipo estuvimos atendiéndolos a cualquier hora”.

Remarcó que “lo más complicado fue en República Dominicana donde hubo gente que no fue afectada y otros dio la casualidad que cuando estaba el huracán estaban programados los vuelos de regreso. Fueron reprogramados y hubo que ubicarlos en otros hoteles hasta tanto se normalizara la situación. Fue una semana agitada”.

Por último Vallarino manifestó que “de los 60 tandilenses la gran mayoría ya está de regreso, sólo nos quedan 14 personas afuera que están en Florida. Si esta situación se normaliza volverán al país dentro de diez días, de todas formas por estas horas los aeropuertos están cerrados. Lamentablemente es inmanejable y el turismo es sensible a todo. Hay una crisis política o un problema meteorológico y te afecta realmente”.

Familias argentinas

Según informó la agencia Télam, familias argentinas residentes en la península de Florida y turistas esperan en sus casas o en hoteles la llegada del huracán Irma, que ya tocó tierra, pero que avanza hacia el norte con vientos promedio de casi 200 kilómetros por hora. Refugiados en un hotel del centro de la ciudad de Tampa -al oeste de la península-, una familia de argentinos debió evacuarse dos veces en cuatro días tras la advertencia, en un primer momento, de que el huracán avanzaría por la costa este de Florida.

«Alquilamos una casa en la zona de Hollywood (al este de Florida) para pasar las vacaciones, pero el miércoles nos dijeron que teníamos que evacuar. Nos vinimos para el lado de Tampa, fuimos a un hotel cerca del mar y ayer nos obligaron a evacuarlo», expresó a Télam Monica Marciadri, argentina ahora refugiada junto a su esposo y otros tres familiares en un hotel del centro de la ciudad.

«Fue una locura, tuvimos que llamar por teléfono de urgencia, pero conseguimos un cuarto y ahora estamos en un hotel muy preparado. Repartieron linternas ante un posible corte de luz y nos pidieron que nos alejemos de las ventanas», indicó Marciadri, quien había llegado a la ciudad de Miami el 31 de agosto último. Según Mónica, ante la llegada de la peor parte de la tormenta, tanto periodistas como turistas que están hospedados en el hotel no se animan a salir hasta que pase el huracán. «La realidad es que nadie se atreve a salir. Las calles están vacías. Es imposible estar afuera», indicó.

Al mismo tiempo, en un departamento en la zona de Weston -a 50 kilómetros de la costa este de Miami- otras dos familias de argentinos esperan por el paso del huracán y por el fin del toque de queda impuesto por las autoridades que comenzó este sábado y que continuará hasta el lunes a las 10. «Desde hace tres días que no salimos de casa. Abrimos la puerta hoy a la mañana para filmar un video, pero hace un rato intentamos de vuelta y ni siquiera pudimos por la fuerza del viento», contó a esta agencia Verónica Vacas, argentina residente de Miami.

Según contó, los preparativos de alerta a la población comenzaron el lunes último, cuando ya era seguro que el huracán llegaría a la península. «Empezaron a bajar el nivel de los lagos para manejar las inundaciones, extendieron los horarios de atención de los supermercados y nos informaron de qué abastecernos -alimentos no perecederos, pilas, herramientas de protección de ventanas, etc.- y cuánto comprar», indicó Verónica.

web_huracan

Nota proporcionada por :