¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Movimiento 1 de Octubre se movilizó para exigir respuestas y amenazó con volver a cortar la ruta

Con fuertes críticas al director regional del Ministerio de Trabajo de la Nación Gonzalo Santamarina advirtieron que “si no les interesa resolver el hambre del pueblo les vamos a hacer la vida imposible”. Adelantaron que además de volver a la ruta, bloquearán Anses, el Ministerio y van a ir a los remates de hacienda “donde se junta la oligarquía”. “No van a vivir en paz”,  lanzaron.

Rody Becchi

“Van a tener que vivir encerrados”, advirtieron desde el Movimiento 1 de Octubre ayer por la mañana cuando se movilizaron a  distintas dependencias estatales para exponer su reclamo. Tras ser desalojados de la Ruta 226 el martes luego de 6 días de acampe, lejos de amedrentarse, volvieron a manifestarse con más fuerza y afirmaron que van a redoblar las medidas de protesta.

En una ruidosa manifestación que incluyó bombos, diversos cantos contra el Gobierno nacional y petardos, se movilizaron unas 400 personas desde Mosconi al 400 hacia el Municipio, la oficina de la Anses y por último se dirigieron hacia el Ministerio de Trabajo de Nación.

Desde poco después de las 10 se empezaron a notar dificultades en el tránsito porque algunas arterias por las que estaba previsto el paso de la manifestación se cortaron bastante tiempo antes.

Enfilados tras la leyenda “Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para la oligarquía”, la manifestación partió poco antes de las 10 de Mosconi, por lo cual arribaron al Municipio a las 11.15 y finalizó el recorrido en Ministerio de Trabajo a las 12.30.

“Miralo a Macri, Mirá a Vidal. El hambre cero era para la Rural”, cantaban mientras avanzaban hacia cada uno de los puntos donde se dirigieron para plantear su reclamo.

En la Municipalidad

En primer lugar, se dirigieron al Municipio, donde se encontraron con las puertas cerradas y custodia policial. No obstante, uno de los efectivos que allí estaba invitó a Griselda a entregar el petitorio a los funcionarios por la otra puerta.

La secretaria de Desarrollo Social Alejandra Marcieri y el subsecretario de Desarrollo Social Pablo Civalleri tomaron el petitorio y salieron del Municipio para acercarse a los manifestantes y se comprometieron a entregarlo a autoridades nacionales y provinciales.

En tanto, Jorge “Mono” Lezica, uno de los líderes de la agrupación, expresó que “después del desalojo en el corte de ruta muchos compañeros fuimos detenidos durante 8 horas, debido a la presión que ejercía la oligarquía y los políticos, la misma presión que ejercieron cuando nos desalojaron en la toma del country de los narcotraficantes”.

Cuestionó que les dicen “negros de mier…” porque pelean para tener algo para darle de comer a sus hijos.

“Esos vagos que marchan, nos dicen, somos unos negros de mierda, pero quien fabrica a los negros de mierda son los políticos que no pueden resolver la miseria del 73 en adelante. Los políticos no resuelven el hambre del pueblo, nos tiran a nosotros los planes, que son la basura del sistema, nosotros estamos totalmente en contra”, sostuvo.

En tanto, Griselda Altamirano criticó que Gonzalo Santamarina quiere ocultar el petitorio porque hablan de “desarrollar trabajo con unidades productivas, como articular el Estado nacional, provincial y municipal para que en nuestros barrios haya trabajo. Pero no ese trabajo que quiere el Gobierno nacional de 10 mil pesos por debajo del límite de indigencia”.

“Planteamos proyectos que complementados con ese plan social que es la resaca del sistema, llegue a 21 mil pesos, que los compañeros con sus manos puedan ganarse el pan todos los días, y no tener que ir todo el tiempo a pedir bolsones de comida”, expuso.

Consideró que Santamarina quiere ocultar el petitorio para descalificar a los miembros de la agrupación. “Dice que nuestros compañeros se movilizan por un bolsón de comida, por planes. Pero se movilizan por dignidad y vamos a pelear hasta las últimas consecuencias. Ellos van a tener que vivir encerrados”, advirtió.

“Vamos a volver a la ruta, vamos a ir a los edificios, vamos a ir presos todas las veces que sea necesario, no nos escondemos atrás de los fueros como ellos. Durante décadas los gobiernos lo único que ofrecen a la clase trabajadora son planes, nosotros queremos trabajar y por eso estamos dispuestos a dar la vida compañeros”, sostuvo.

En Anses y Ministerio

Luego, se dirigieron a la Anses donde el titular de la dependencia Mariano Pereyra Iraola recibió el petitorio y de ahí marcharon hasta el Ministerio de Trabajo de Nación donde se encontraron con el edificio vallado.

Sin embargo, quitaron las vallas y con bombos, cantos y petardos hicieron oír su reclamo aunque no intentaron ingresar.

Allí, Lezica recalcó que “la única salida que tiene el pueblo es luchar, organizarnos en cada barrio para ir a donde más le duele a la oligarquía, al bolsillo”.

“Cuando un pobre infeliz que se esta cag… de hambre va a buscar un cordero le dicen chorro. Chorro es el que le sobra y le roba a los vecinos. El que le roba a un oligarca es un justiciero”, argumentó.

Y agregó que “la oligarquía quiere que nosotros hagamos ollitas populares en la vereda, no queremos limosna ni planes sociales, queremos trabajo genuino”.

Por su parte, Griselda Altamirano cuestionó que  “los pobres no tienen  derecho a luchar pero la oligarquía se llamaba rebelde, hablaban de rebelión agraria cuando se peleaban por plata con Cristina”.

“Muchos de los desclasados que como nosotros lo único que tienen para vender es su mano de obra, se ponen del lado de la burguesía, del lado de la oligarquía, y dicen ‘negros de mier… vayan a trabajar’. Tenían el cartelito en el cul… que decía ‘yo apoyo al campo’. Hoy el campo está llevándose las vacas y granos para venderlos a valor dólar y los que tenían el cartelito están cerrando los comercios, o se están quedando sin trabajo”, lanzó.

En  ese marco, afirmó que “era mentira que si al campo le va bien al pueblo le va bien, al campo le está yendo cinco veces mejor y hoy nosotros pagamos 20 veces más caro por todo”.

“Nos quieren despojar de lo que le queda a la clase trabajadora que es la dignidad. Dicen que los compañeros se movilizan por planes”, criticó y apuntó hacia Gonzalo Santamarina quien  “no sabe lo que es trabajar, en su propio mundillo de la oligarquía lo tiene como un vago,  no solo no sabe lo que es el pico y la pala, ni siquiera le administra los bienes a su papá, se la paso de vacaciones y se encontró a los más de 40 años como funcionarios nacional”.

“Le queda tan grande el saco. Si no les interesa resolver el hambre del pueblo, les vamos a hacer la vida imposible. Van a vivir vallados, trayendo policía de todos lados”, amenazó.

Y recalcó que a pesar del desalojo no los han “quebrado” y sostuvo que “el pueblo necesita dirigentes a la cabeza y si no los hay, hay que ir por la cabeza de los dirigentes, porque nos van a hacer cag… de hambre”.

“Mientras podamos vamos a volver a la ruta. Le vamos a bloquear Ansés, el Ministerio, vamos a ir a los remates de hacienda donde se junta toda la oligarquía. No van a vivir en paz y eso es lo que les vinimos a decir. Nos desalojaron de la ruta, pero vamos a pelear hasta las últimas consecuencias para que hasta el último de los compañeros tenga la dignidad que se merece”.

 

El petitorio

En el petitorio exponen la necesidad de que el Estado genere trabajo genuino con salario digno, considerando que “desarrollaron las políticas económicas actuales que han impactado de esta manera”.

“Siempre será más fácil entregar planes, ya que no requieren ningún esfuerzo ni control”, sostuvieron.

Consideraron que “el Estado debe ser protagonista en generar políticas de empleo” para tener trabajos con un salario digno y “no que la presión de la masa de desocupados genere condiciones para que los trabajadores activos sean súper explotados por salarios miserables con excesivas horas de trabajo”.

En ese contexto, propusieron articular con los programas existentes de diferentes ministerios desarrollando proyectos productivos que garanticen un piso de salario de 15 mil sumado al salario social complementario de 6 mil, entendiendo que “este último debe ser transitorio y no como se ha instalado hace décadas el plan social de forma permanente”.

Las propuestas son la creación de un mercado frutihortícola, programas de ampliaciones de vivienda, bloqueras y carpinterías metálicas, fabricación de bianquería y descartables quirúrgicos para hospitales; jardines maternales y espacios de contención para menores de edad.

Asimismo, entre otros pedidos, proponen el alquiler del Policlínico que “se podría refaccionar, acondicionar y en el mismo espacio, localizar una unidad productiva textil y jardín maternal, sumando otras unidades productivas menores”.

También considerar la posibilidad de desarrollar una unidad productiva frutihortícola en el excentro clandestino de detención La Huerta.

Destacan además que cuentan para desarrollar las tareas con una cooperativa de trabajo, una asociación civil y en el caso del emprendimiento textil, puede ser la asociación de monotributistas sociales.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario