¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Municipio y la asociación Integrar instalarán una bloquera que dará trabajo a cinco jóvenes

El intendente Miguel Lunghi y representantes de la asociación Integrar, del barrio La Movediza, firmaron un convenio para la instalación de una bloquera, en la que trabajarán en principio cinco jóvenes. El objetivo del proyecto, que se concretaría en un plazo máximo de dos meses, es reforzar las acciones que ya desarrollan en conjunto para la prevención sociocomunitaria de la violencia social.

La firma del acuerdo se concretó en el despacho del jefe comunal, donde también estuvieron presentes el secretario de Protección Ciudadana Atilio Della Maggiora; la asesora del área la abogada Mercedes Dabidos; y el coordinador de Prevención Social y Comunitaria Rubén Diéguez. Por parte de la asociación, en tanto, participaron Fernando Membrilla, Andrea Olivera y Mónica Giménez.

La bloquera comenzaría a funcionar en un plazo máximo de dos meses y dará trabajo a cinco chicos que trabajarán dos días a la semana, cuatro horas cada uno, con un tope de 200 bloques de fabricación diaria.

Tras la rúbrica, Diéguez le explicó a El Eco de Tandil que el proyecto surgió en el marco de los convenios celebrados el año pasado con distintas asociaciones civiles y sociedades de fomento de la ciudad para trabajar en conjunto en los diferentes barrios.

Confirmó que, en este caso, se acordó la instalación de una bloquera en La Movediza, donde se trabajará conjuntamente con la asociación Integrar, con el objetivo de reforzar las tareas comunitarias y la sociabilización de los chicos, teniendo en cuenta que la entidad ya interviene en el barrio y tiene una importante llegada a los vecinos.

Según precisó el funcionario, la iniciativa abarcará a jóvenes de 16 a 30 años, que es “la franja más dura de conseguir el empleo”, con quienes ya se realizan tareas particulares de mejoramiento, como el corte de pasto en las veredas, pintura de espacios públicos, etc.

Por lo tanto, reiteró que esta será una segunda etapa en la que, junto a la asociación Integrar, pretenden fortalecer las acciones que están en marcha.

web_6loc

El funcionamiento

Concretamente, detalló que “en primer lugar, a través de planes que tiene la Municipalidad, se van a incorporar no más de cinco chicos que trabajarán dos días a la semana, cuatro horas cada uno, con un tope de 200 bloques de fabricación diaria. De esa producción, el 40 por ciento queda para la entidad y el 60 se reparte entre los chicos que producen”.

No obstante, Diéguez aclaró que “más allá del tope establecido por el plan, todo lo que exceda a ello lo manejarán entre ellos y lo venderán o utilizarán de común acuerdo”.

Al mismo tiempo indicó que “también está la posibilidad de que los chicos que vienen cumpliendo, no faltan y tienen un compromiso, puedan hacerse sus propios bloques, aportando ellos el material. Y, además, el Municipio tiene la posibilidad, avisando con anterioridad, de tener un cupo de cien bloques, aportando cada cien bloques una bolsa de cemento”.

La contención

Por su parte, Fernando Membrilla contó que ya hace un tiempo que trabajan junto a la Secretaría de Protección Ciudadana en distintas acciones para dar respuestas a un sector de la juventud que “estaba muy abandonado”.

“Se tomó conciencia de ello y, a partir de allí, se empezó a activar en los barrios este tipo de planes para poder darle contención y trabajo a chicos que, en nuestro caso, tienen entre 16 y 21 años, pero es más abarcativo”, explicó.

Según advirtió, esa franja etaria es una de las “más complicadas” para conseguir empleo, sobre todo porque no tiene una formación laboral. “El tema de la asistencia del Estado sin medidas de educación laboral y demás se ha convertido en algo que es moneda corriente en los barrios. Entonces, lo que buscamos junto al Municipio es darle una respuesta en ese sentido”, remarcó el referente de la asociación Integrar.

Los últimos
detalles

De cara a su implementación, que se concretaría en un plazo máximo de dos meses, aclaró que aún resta definir el lugar físico donde funcionará la bloquera.

“En un principio, iba a ser en mi casa, pero el espacio quedó chico porque también estamos haciendo el salón para el comedor para 120 chicos y para ofrecerle distintas actividades culturales al barrio”, detalló Membrilla.

Por lo tanto, contó que analizan, con las autoridades comunales, la posibilidad de conseguir un predio para que no solo funcione la bloquera, sino también otras dos cooperativas y así poder dar más respuestas a la barriada.

“En esta primera etapa van a trabajar cinco chicos y ojalá podamos incorporar más. Paralelamente, tenemos otras cositas armadas: una panadería que cerró nos donó la maquinaria en comodato por un tiempo determinado y tenemos 14 máquinas de coser que nos donaron, es decir hay más proyectos para poder ampliar esto y contamos con el apoyo del Municipio respecto al predio, que lo hemos estado charlando ya”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario