¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

En el lanzamiento del programa 111 Mil, muchos jóvenes mostraron interés por trabajar en software

Ayer se lanzó en Tandil el programa 111 Mil, con la firma del convenio de colaboración entre el Ministerio de la Producción de la Nación y el Municipio. Desde el lunes, unas 750 personas comenzarán a cursar en siete sedes, con 50 instructores, durante diez meses. Luego de la capacitación gratuita, certificarán sus conocimientos a través de un examen y estarán en condiciones de conseguir trabajo de calidad en el sector del software. Para tal fin, el Ministerio de Trabajo de la Nación realizó un aporte de 6 millones de pesos y profesores de la Unicén adaptaron los contenidos a partir de las demandas de los empresarios.

En el salón principal de la Cámara Empresaria se reunieron cientos de jóvenes interesados en forjarse otro futuro a través de la programación. Atentos, escucharon las palabras de aliento del intendente Miguel Lunghi, del rector de la Unicén Roberto Tassara, del vicepresidente de la Cámara de Empresas del Polo Informático de Tandil Mauricio Salvatierra, el subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos del Ministerio de Producción de Nación Carlos Pallotti y el director regional del Servicio Federal de Empleo para CABA y Buenos Aires del Ministerio de Trabajo de la Nación Gonzalo Santamarina y el presidente de la Cámara Empresaria Patricio Fernández.

El programa 111 Mil busca formar a 100 mil programadores, 10 mil ingenieros y mil emprendedores en el sector del software, con el objetivo de generar empleo e incrementar la producción de conocimiento en un sector con gran caudal exportador.

“Socializar el
conocimiento”

En principio, el intendente Lunghi recordó que en 2015 el Municipio impulsó el Plan Estratégico del Software y Servicios Informáticos hasta 2023, que planteó las inquietudes del sector privado. “De este modo hacemos realidad la idea de la participación de los diversos actores privados, empresarios, en el diseño y en la ejecución de las políticas públicas locales”, indicó.

El jefe comunal resaltó la “gran iniciativa” del programa 111 Mil que impulsó el Gobierno nacional, que “nos da la posibilidad de socializar el conocimiento, ponerlo a disposición para formar nuevos programadores”.

web_3loc

Para cerrar, evaluó que “el desarrollo de los territorios no tiene dueños, surge del acuerdo virtuoso de actores que demuestran la capacidad permanente de definir políticas concertadas. Creemos, humildemente, que Tandil es un ejemplo de todo esto. Celebro que hoy estemos iniciando este camino de formación de talento, de buscar generar más empleo, buscando más integración social, buscando más desarrollo sustentable para nuestro Tandil y para nuestra Argentina”.

La Unicén,
satisfecha

Por su parte, el rector Roberto Tassara expresó que “ver colmado este ámbito de la Cámara Empresaria nos llena de mucha satisfacción y nos lleva a felicitar al Ministerio de la Producción, al Gobierno nacional, por esta iniciativa que nos parece una notable creatividad y una efectividad importante y notable”.

También recordó que “nuestra casa, la Universidad del Centro, apostó hace poco más de 10 años a generar un polo informático. Comenzó con un convenio entre la Universidad y una empresa. Hoy tenemos poco más de 50, de primer nivel muchas de ellas, que exportan conocimiento, tecnología argentina al mundo, que generan divisas que el país necesita y sobre todo, generan empleo. Por todo ello, sin duda, los universitarios estamos más que satisfechos”.
En ese camino, reconoció la tarea del Polo, de la Facultad de Ciencias Exactas, del Municipio y de los gobiernos nacional y provincial. “Hombro con hombro, cerebro con cerebro, están todos a disposición de la comunidad para servirla y para avanzar en el desarrollo. Sigamos trabajando juntos, que la región y el país lo necesitan”, convocó.

En tanto, a los alumnos de 111 Mil les deseó el mayor de los éxitos y alentó a aquellos que luego quieran seguir estudiando en la Unicén, que “esperamos que sean muchos”.

Ni crack,
ni marciano

Luego, Mauricio Salvatierra, vicepresidente de la Cepit, se mostró sorprendido por la masiva convocatoria y agradeció la respuesta de alumnos y autoridades que apoyan la generación de talento.

“La industria del software está en un momento en el cual realmente necesita el talento formado, porque antes decíamos generar el talento y la realidad es que el talento está, lo único que tenemos que hacer es formarlo”, señaló y anunció que el sector necesita incorporar unas 1.500 personas en los próximos cuatro años.

“No es que uno tiene que ser un crack o un marciano. Lo único que necesitan es tener ganas y entrenar un músculo que se llama cerebro”, les dijo a los asistentes en relación al desafío de programar.

“Sé que existen necesidades, que son momentos muy duros, pero créanme que esto es una oportunidad y no podíamos dejar de darle esta oportunidad a Tandil”, consideró.

“Tandil
transpira
futuro”

Por su parte, el director regional del Servicio Federal de Empleo Gonzalo Santamarina sostuvo que el programa 111 Mil va en línea con los dos objetivos que plantea el Ministerio de Trabajo: crear empleo de calidad y mejorar las condiciones de empleabilidad de los argentinos.

“Esto se hace con una inversión que hace el Ministerio de Trabajo que son 6 millones de pesos, a través de la Cepit, para que en la ciudad de Tandil haya 38 cursos disponibles, en una primera edición, puede haber muchas más”, anunció.

web_tapa

Santamarina expresó que “Tandil transpira futuro, tiene el entorno adecuado para que este programa sea un éxito”, y valoró tanto la visión de la Unicén como el empuje de la Cepit.

Para cerrar, alentó a los participantes a aprovechar la capacitación y resaltó que “Tandil ya es hoy un centro de referencia tecnológica en la Argentina y estamos trabajando todos juntos para que sea un centro tecnológico de referencia a nivel latinoamericano, y le sobra para eso”.

Para cerrar, Patricio Fernández, presidente de la CET, reivindicó la apuesta de la comunidad empresaria a este proceso de capacitación “que si bien parece que afecta exclusivamente a una industria, tiene un efecto sinérgico importantísimo sobre toda la comunidad, pero además larga a la comunidad gente preparada”.

Una vez que terminaron los discursos, tres trabajadores del sector contaron sus experiencias personales y se realizó una demostración en vivo sobre programación para el manejo de luces como las de los semáforos. Luego los asistentes recibieron información del inicio de las clases y aguardarán al lunes para llenar las aulas de renovadas ilusiones.

Estiman que Tandil demandará
unos 5 mil puestos de empleo

El subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos del Ministerio de Producción de Nación Carlos Pallotti resaltó que el desafío es capacitar al talento pero también alentar la formación de empresas, las dos patas indispensables para que crezca el sector del software.

El funcionario confió que en el inicio se preguntaban si la sociedad los iba a acompañar, si iba a haber interesados en estudiar. “Ustedes son la prueba”, le dijo al auditorio colmado. “La programación es una oportunidad”, sostuvo y agregó que se podrán fanatizar con esta actividad.

“Cada uno de ustedes empieza a convertirse en esa persona que empieza a hacer una Argentina diferente. Vamos cambiando, de alguna manera, cierta parte de la matriz productiva argentina. El mundo ya empieza a dejar ciertas actividades manufactureras, donde la habilidad era manual, para pasar a hacer actividades intelectuales”, explicó, y los invitó a formar parte de la “economía del conocimiento”.

“Argentina no quiere vender mano de obra barata. Argentina quiere vender talento, cosas realmente desafiantes, proyectos de envergadura y que los vendamos caros, porque somos buenos”, resumió Pallotti.

Les transmitió a los asistentes que deberán esforzarse y demostrar lo aprendido a través de un examen. “Vamos a ser rigurosos porque cuando sepamos que ustedes saben, al día siguiente nos ponemos a trabajar para buscarles un trabajo a todos aquellos que certifiquen”, prometió.

“Tandil va a convertirse en uno de los principales polos tecnológicos en los próximos años”, auguró y redobló la apuesta del vicepresidente de la Cepit, quien habló de 1.500 empleos: “Yo creo que en realidad Tandil va a tener en los próximos años 5 mil puestos de trabajo. Estoy absolutamente seguro”.

Por último, evaluó que si el programa 111 Mil resulta “le estaríamos agregando a la economía el 1 por ciento del PBI. Eso sería 5 mil millones de dólares, que es más que todo el presupuesto universitario. Podríamos pagar con todo esto, todo lo que la Argentina gasta en todas sus universidades”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario