¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Evalúan las posibles instalaciones para trasladar a la comunidad del IPAT

Los estudiantes del terciario orientado al arte siguen aguardando el traslado a un espacio apto para reanudar las clases. Además, ayer se convocaron en la vía pública diferentes miembros de la comunidad estudiantil para debatir acerca de su problemática.

Estudiantes y directivos del IPAT se reunieron en la sede de Jefatura con las inspectoras para resolver su traslado a otras instituciones.

El Eco

Ayer en horas de la mañana se reunieron en la sede de la Jefatura Distrital de Educación la inspectora regional Guillermina Levy, la inspectora del área de artística Mariela Thesz y la inspectora jefe distrital a cargo, Cristina Morete, con el equipo directivo del Instituto del Profesorado de Arte 4 de la ciudad para buscar soluciones con respecto al traslado de la matrícula a otras dependencias, tras la clausura del viejo edificio de Alem y Pinto.

Desde la semana pasada el alumnado mantiene una toma pacífica del edificio anexo, ubicado en Alem 448, y reclaman respuestas para resolver su situación. Cabe recordar que hace dos semanas que no se dictan clases en el establecimiento por falta de espacios adecuados para el desarrollo de las actividades pedagógicas.

En el lugar se vivió un momento de tensión cuando se le impidió el ingreso al lugar a los representantes estudiantiles. Finalmente, tras la insistencia de los alumnos presentes -amparándose en la Ley de Centros de Estudiantes-, pudo acceder a la reunión la presidente del Centro de  Estudiantes del IPAT, Florencia Regalado.

El vicepresidente del organismo estudiantil, Emiliano Invernizzi, en diálogo con El Eco de Tandil refirió que “se están evaluando algunas opciones. En la asamblea celebrada el viernes, como decisión de la comunidad del IPAT, se definió por unanimidad tener como prioridad las instalaciones de la Escuela Polivalente 4 de abril y Sarmiento, entendemos que usan ese lugar hasta las 18.30 y a partir de  esa hora podríamos utilizarlo nosotros. Entre los estudiantes y los docentes de ambas instituciones no tenemos ningún conflicto, somos una comunidad que articulamos continuamente, los egresados de la escuela estudian en el IPAT, los egresados del IPAT dan clases en Polivalente”.

Desde el área estudiantil expresaron que “por derecho” les corresponde ocupar la nueva sede del Polivalente y de no entrar todos ahí, consideran la posibilidad de que algunas carreras funcionen en otras instalaciones. Además, manifestaron su deseo de continuar cursando juntos y no ser distribuidos en varios sitios, suerte que han corrido sus pares del Conservatorio, que se encuentran actualmente repartidos en ocho instituciones de la ciudad hasta tanto se confirme el alquiler y traslado a un inmueble céntrico.

Convencidos de que la problemática ya se podría haber resuelto, directivos, docentes y estudiantes del terciario recorrieron en la jornada de ayer, luego de la reunión con las autoridades educativas, las instalaciones de la Escuela 37, Polivalente y Técnica 2, con el fin de evaluar y determinar si algunas de esas instituciones puede ser apta para albergar a la matrícula. Desde la institución anhelan arribar a una solución antes de que termine la semana en curso.

La construcción de un frente común 

En el marco del plan de lucha en defensa de la educación pública, estudiantes terciarios y universitarios cortaron ayer por la tarde la calle Alem a la altura de Pinto para visibilizar el conflicto y debatir puntos de vista tendientes a formular acciones a seguir

Miembros del IPAT, Conservatorio, ISFDyT 10, ISFD 66 y estudiantes de la Unicen se congregaron en la vía pública para analizar la problemática que atraviesan e intercambiar  propuestas. También se hicieron presentes referentes de los distintos gremios docentes bonaerenses.

Escindidos en grupos, los jóvenes expresaron sus vivencias y pareceres con respecto a los últimos hechos vinculados a la defensa de la educación estatal en todos sus niveles. Un estudiante del IPAT expuso que “estamos ordenados bajo un criterio que es ‘todos a una institución’” y calificó como “magnífico” que la comunidad del IPAT pueda trabajar en conjunto con todos sus actores para lograr los objetivos propuestos.

En varios de las rondas de chicos improvisadas al aire libre se valoró la importancia de que los docentes acompañen los reclamos, porque son ellos quienes tienen un espacio de trabajo fijo en las instituciones sobre las que en este momento se ciernen diversos problemas, vinculados a la infraestructura en el caso de los terciarios, y al ajuste presupuestario en el ámbito de  los universitarios.

Nicolás Araña, miembro del Centro de Estudiantes de la Facultad de Humanas señaló que “se tomó el Campus para visibilizar no para negociar, pero en este caso es distinto, la toma del IPAT sirve para decir que esto sigue hasta tanto los otros aseguren que se construye el edificio o los mandan a otro lugar”.

Laura Villalba, graduada de Historia de Unicen y estudiante de la misma casa de estudios, en diálogo con El Eco de Tandil resumió el espíritu de la convocatoria al decir que “tratamos de buscarnos y encontrarnos como estudiantes de la educación pública, intentamos unir las demandas del sector estudiantil  para que nos escuchen, tenemos que seguir organizándonos y poder trasladarlo de lo estudiantil a los sectores de los trabajadores de la economía formal y no formal, el MTE, la CTEP, hay que unir al pueblo en una lucha común”.

También aportó que “hay que tener en cuenta a quién se le reclaman las cosas. Por el edificio del IPAT o el techo del Conservatorio se tiene que hacer cargo el Gobierno de Lunghi porque es al que le corresponde. En la universidad se le reclama al Presidente como tal, por los salarios docentes y presupuesto. Las demandas particulares del estudiantado que viene enmarcado en una línea nacional, pero hay una línea que tiene que pasar por el rector para trabajar en conjunto, porque es nuestra máxima autoridad. Tenemos que ver qué se puede lograr, hay recortes por todos lados pero el que administra es el decide por dónde pasa la tijera”.

La joven relató que ella es la primera generación universitaria de su familia, para remarcar la importancia de la Reforma Universitaria, en el centenario de su concreción. “Hay gente de Tandil que no puede acceder porque el colectivo le pasa a 20 cuadras o porque no puede pagar el boleto, queremos una universidad inclusiva para todos”, concluyó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario