¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Familiares y amigos del recolector fallecido se movilizaron al Municipio para reclamar justicia

Familiares y amigos de Matías Martínez, el trabajador municipal que perdió la vida al ser arrollado por un camión mientras estaba en plena tarea de recolección, marcharon ayer a la mañana hasta la Municipalidad reclamando por la reapertura de la causa que investiga su muerte.

La movilización fue convocada por la mujer del operario fallecido, Gladys Bruzzone, en repudio a la decisión del fiscal Luis Piotti, quien resolvió archivar la causa al considerar que el chofer no cometió ningún delito o trasgresión a la ley. La resolución causó indignación en la familia de la víctima, que apeló esa determinación y pidió la recusación del fiscal.

El triste deceso tuvo lugar el 8 de abril del año pasado cuando Matías Martínez se encontraba cumpliendo el recorrido en el barrio La Movediza, en la intersección de Paseo de los Abuelos y Piccirilli. El accidente sucedió cuando el chofer hizo marcha atrás con el camión y arrolló a su compañero, que sufrió gravísimas heridas que le ocasionaron la muerte.

La marcha

Así fue cómo, con carteles en mano en reclamo de justicia, los familiares y amigos del operario fallecido decidieron marchar para visibilizar el reclamo y exigir justicia.

La movilización comenzó a las 10, desde la avenida España y Rodríguez, y finalizó en la comuna, donde fueron recibidos por el subsecretario de Gobierno, Miguel Lunghi (h), y el director de Legal y Técnica, Juan Martín Pisani.

Los manifestantes recibieron el apoyo de los referentes del Movimiento 1 de Octubre, Griselda Altamirano y Jorge “Mono” Lezica.

Previo a la reunión con funcionarios, la viuda de Martínez dialogó con El Eco de Tandil y explicó que la marcha surgió a partir de la decisión que tomó el fiscal Piotti. “Me cerró la causa, diciéndome que Matías se tiró debajo de las ruedas y eso no es verdad. No lo pensaría jamás porque dejó a una familia”, manifestó.

Contó que después de la muerte de su esposo, se quedó sola y sin la ayuda de nadie. “Me tuve que mover por todos lados para que me dieran la pensión de mis hijos, que recién hace tres meses que la estoy cobrando. No tenían obra social porque me la sacaron a los dos días que él fallece. Estoy con mucha bronca y muy enojada con todos porque Matías no se merece esto, mis hijos tampoco. Mis hijos pasan hambre y no tengo vergüenza en decirlo”, admitió Bruzzone.

Detalló que en la oportunidad la estaban acompañando sus hijos, los hermanos de su marido y vecinos. “Lo principal era que estuvieran mis hijos, quienes desde el primer momento supieron la verdad y saben que el padre no lo hubiera hecho jamás. El se iba a trabajar desde mi casa, algunas veces caminando y otras en bicicleta, salía a las 3 de la madrugada y volvía a las 18. No tenía sábados, domingos, nada”, señaló.

El pedido
de justicia

Confirmó entonces que avanzará con la apelación a la determinación adoptada por el fiscal Piotti y el pedido de su recusación. “Quiero que la causa se reabra, que el señor Fuentes (Claudio) -el director general de Servicios- también se haga cargo de esto porque el día del accidente él me sacó el camión, lo lavó, descargó, guardó y tapó las huellas con sus empleados. El fue el primero en llegar al lugar del accidente y limpió todo, no hubo escena ni nada cuando llegó el peritaje”, denunció la viuda de Martínez.

Planteó que “hoy le pasó a Matías, ya hace un año y cinco meses que él no está entre nosotros, pero hay muchos compañeros arriba del camión”, por lo que volvió a reclamar justicia. “Quiero que se hagan cargo los que se tienen que hacer cargo, tanto el chofer como Fuentes. Quiero que Matías esté presente hoy, mañana y siempre por mis hijos”, expresó.

“Fuimos
escuchados”

Finalmente, al salir del encuentro que mantuvo con Lunghi y Pisani, la mujer admitió que simplemente habían sido escuchados.

“Estuvimos hablando, les contamos lo que pasó y fuimos escuchados. Estaban los hermanos de Matías, que viajaron de Azul para acompañarme en esto porque creo que no tiene que quedar así. La gente de Tandil tiene que saber que Matías no se tiró debajo de unas ruedas para matarse, como dice el fiscal, que por eso me cerró y archivó la causa”, insistió.

Por lo tanto, confirmó que volverán a pedir que “se corra el fiscal, que entre otro y que investigue porque hay testigos del día del accidente”.

Bruzzone admitió por último que no había solicitado ningún tipo de ayuda a los funcionarios municipales. “Nos vamos a seguir arreglándonos como podamos”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario