¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La Asociación de Regiones Italianas Tandil festeja 28 años, cerca de concretar el sueño de su sede

Los italianos se reúnen hoy en un encuentro cultural y gastronómico, para celebrar el aniversario. Entusiasmados, dieron detalles de las obras que llevan adelante en Pinto 46, donde pronto inaugurarán su gran salón. Aún necesitan un empujón con donaciones para las terminaciones.

Rody Becchi

La Asociación de Regiones Italianas de Tandil (ARIT) cumplió 28 años el 9 de agosto y festeja hoy, con un gran encuentro cultural y gastronómico, en el Centro Yugoslavo. En la reunión familiar compartirán la música del coro Inostalgici della Canzone y actuarán los cuerpos de baile infantil y de adultos All Uso Nostro. Además, aprovecharán la ocasión para reunir fondos destinados a terminar la remodelación y ampliación de la sede, ubicada en Pinto 46, obra que está muy avanzada.

Francisco Tripodi, presidente y fundador de ARIT, sostuvo que el 50 por ciento de la población de Tandil es descendiente de italianos. Ese dato marca la importancia que tiene la entidad entre las colectividades presentes en la ciudad.

Al repasar la historia de la institución, el presidente contó que tras regresar de Italia, donde vivió un tiempo, “me tomé el trabajo de localizar y convocar a cada uno de los representantes de cada región de Italia”, dijo e informó que hoy 19 de las 20 regiones del país europeo están integradas en ARIT.

“Cuando en 1990 se me ocurrió organizar a los italianos no era fácil, porque no había nada”, remarcó y agregó que “de esa colectividad que no tenía nada, formamos una asociación con todas las regiones con sus representantes. Sacamos la personería jurídica. En base a la experiencia de la colectividad italiana, que en ese momento estábamos trabajando muy bien, con la ciudadanía, el pasaporte”.

Tripodi repasó que por entonces comenzaron con dos programas de radio, uno en Radio Tandil que estuvo al aire durante 26 años que fue “Descubriendo Italia”, conducido por Diego Blundo, y otro que aún continúa por la 1180 Radio de la Sierra, que se llama “Gente de Calabria”.

Además, tuvieron cuatro coros italianos y hoy mantienen vivo a Inostalgici della Canzone, dirigido por el profesor Leonardo Donvito, quien también es fundador de la asociación y profesor de italiano.

Francisco Tripodi agregó que en base a esa experiencia, en 1992 fundó la Unión de Colectividades, aunque luego se retiró porque no estaba del todo satisfecho con las actividades que se generaban. Entonces decidió formar el Centro de Inmigrantes de Tandil.

La nueva casa

El antecedente de la sede de ARIT fue la Casa de Italia, que estaba ubicada en Mitre 120 y que, por las vicisitudes de la institución, se perdió. Tripodi, junto a otros italianos, prometió recuperar el espacio que resulta fundamental para el desarrollo de las actividades sociales y el sostenimiento de las raíces.

Muchos años después, el intendente Miguel Lunghi les entregó en comodato el inmueble de Pinto 46, que perteneció a la familia Macaya, un maestro que pidió que preservaran la fachada que ya tiene más de 130 años. Era un espacio pequeño, pero lo están remodelando y además construyeron un salón de usos múltiples de 140 metros cuadrados.

“Si Dios quiere, con el apoyo de tanta gente que nos está dando una mano, lo vamos a terminar porque no es tanto lo que falta. Lo más grande está hecho. Nos costó sudor y lágrimas, pero nos falta un tirón de un par de meses”, confió el presidente.

El objetivo es que todas las actividades funcionen en la casa de ARIT, desde los ensayos del coro, las prácticas de baile, las clases de conversación de italiano, deportes, además de las reuniones sociales.

Para la inauguración esperan la presencia de autoridades del Comité Italiano, ya que en ARIT va a funcionar, por primera vez en Tandil, una ventanilla para realizar trámites de pasaporte, nacionalidad, etc.

El último empujó

El proyecto de remodelación y ampliación de ARIT contempla que el sector antiguo de la casa funcione como secretaría, además tendrá su salón de usos múltiples de 164 metros cuadrados y la cocina, más una batería de baños en el exterior. En el parque piensan generar un espacio para actividades deportivas.

Para terminar la obra, les faltan los artefactos de los baños para damas, discapacitados y caballeros, la grifería, los pisos, los revoques finos y la pintura para todos los ambientes. También deben conseguir una cocina industrial, bachas y canillas.

Durante las primeras obras de refacción, habían realizado la instalación eléctrica a nuevo y el gas, y luego reunieron los fondos para el techo que es todo nuevo. Luego, cuando iniciaron el salón de usos múltiples, el Municipio los ayudó con materiales, y también con los planos y la dirección de obra.

Para pagar la mano de obra tienen a la venta bonos contribución de 250, 350 y 500 pesos. Muchos intalianos colaboran para pagarle al albañil todas las semanas, pero aún falta un poco más. Con el último envión, esperan inaugurar la sede soñada en un par de meses.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario