¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La comunidad del Conservatorio realizó un festival para exigir respuestas tras quedar “en la calle”

Con duras críticas al Gobierno provincial y municipal, se llevó adelante el encuentro que buscó visibilizar la crítica situación que atraviesan diversas instituciones educativas públicas de la ciudad. La vicedirectora de la institución, Bibiana Alvarez, expresó que se le “partió el corazón” cuando debió cerrar la puerta del edificio. “La situación nos quiebra, nos duele y nos hace muy mal”, enfatizó.

Rody Becchi

La comunidad educativa del Conservatorio, con el acompañamiento de otras instituciones que padecen situaciones similares, realizó un festival artístico en la peatonal para exigir un espacio digno para estudiar. La medida de protesta se gestó luego de que el edificio fuera clausurado después de que se cayera el cielorraso de un aula el jueves por la tarde.

También acompañaron la iniciativa diversas instituciones, y principalmente la comunidad educativa del Ipat y Polivalente, a quienes les suspendieron las clases a partir del viernes, tras lo sucedido en el Conservatorio por el riesgo que también presentan de infraestructura.

“Que la bronca y la angustia se transforme en lucha organizada”, “Alerta emergencia educativa”, rezaban algunas de la leyendas.

En la calle

“Estamos en la calle”, manifestó Bibiana Alvarez, la vicedirectora del Conservatorio de Música “Isaías Orbe”. Ante una importante cantidad de alumnos, padres, docentes de la institución y de otras que padecen problemáticas similares, además de la comunidad en general, la vicedirectora expresó su emoción por el apoyo recibido ante la masiva convocatoria.

Cuestionó duramente al Gobierno provincial y municipal por “nunca” dar una respuesta a las falencias edilicias que soportan hace años. “Siempre parches”, lamentó.

En un sentido y contundente discurso, Alvarez resaltó la odisea que pasaron durante años de desidia estatal que los llevó hoy a estar literalmente en la calle.

“Es un día muy especial para nosotros, nos emociona mucho sentirnos acompañados, contenidos por todos, nos hacen falta mucho los abrazos estos días. Estamos en la calle, a partir del jueves nos han clausurado el edificio”, lamentó.

Y agregó que si bien el edificio estaba “destruido” y que ya no daba “para más”, todos estos años los ha “contenido”.

Una larga lucha

Destacó el orgullo de tener alumnos como los que tiene y explicó que se trata de una institución que tiene más de 600 alumnos desde los 9 años, que van a “aprender sus instrumentos, a cantar, a compartir espacios de arte, música y están también los profesorados. Es una institución pública que depende de la Provincia que tenemos todo el derecho de tener un espacio digno donde estudiar y por eso estamos acá hoy”.

Recordó que vienen luchando hace muchos años para tener un lugar digno para trabajar y estudiar.

“Hace más de 6 años estuvimos buscando un edificio para mudarnos, hace 4 años estuvimos buscando un edificio. Es una locura, una ridiculez, nunca una respuesta clara, nunca una definición a nuestro problema. Siempre parches”, cuestionó.

Y rememoró que “hemos pasado por todo lo que puedan imaginar, se nos hundió el piso, se nos cayó el techo, se electrificaron las paredes, se inundaron los salones, brotó agua del piso, se caen paredes, nos inundan las ratas, y se nos cae encima mugre. Hemos pasado por todo y lo hemos soportado pero el jueves se nos cayó un techo”.

“Yo no lo puedo creer todavía, yo me quedé sin aire pensando que podría haber estado el profesor ahí abajo con un nene o la portera cuando fue a abrir el salón a la mañana. La responsable hubiera sido yo y seguro alguien más arriba mío tiene la responsabilidad de todo esto”, expuso mientras desde el público gritaban fervorosamente “el Estado es responsable. Que se hagan cargo”.

Y criticó que luego de la caída del techo tuvo que hacer todo lo administrativo y se equivocó al poner la fecha en otra columna, razón por la cual le hubieran llamado la atención desde Provincia, y por eso pidió que la Dirección de Cultura cumpla la ley como ellos pretenden que los demás la cumpla, pues la ley establece que garanticen la habitabilidad de los espacios educativos.

Innumerables reclamos

“Hemos hechos innumerables reclamos a lo largo de estos años, no importa la bandera política del Gobierno, ninguno de ellos dio una respuesta a nuestras necesidades”, lamentó.

Aseguró que el Conservatorio es como su “casa” ya que lleva allí 30 años. Por eso el viernes cuando tuvo que cerrar la puerta con los chicos que la acompañaron se le “partió el corazón”.

“Es un símbolo, el Conservatorio somos nosotros, los que estamos acá. No nos va a definir un edificio, pero la situación nos quiebra, nos duele y nos hace muy mal y nosotros ahora sí necesitamos una respuesta seria. Si llegamos hasta acá en estas condiciones es por nuestras buenas voluntades”, afirmó.

Y agregó que “me llueven los mensajes de los profesores y alumnos ofreciendo casas para tener clases pero nosotros necesitamos una respuesta seria, algo que nos abarque a todos, a los chicos del Ipat, a los de Polivalente también”.

“Nos cuesta muchos detenernos porque perdemos una clase, la matrícula, por eso siempre estuvimos remando para no parar. Pero ahora hay que parar porque si se hubiera muerto alguien, si se hubiera lastimado alguien no podemos volver de eso, por eso hay que parar y hay que seguir reclamando, hay que pedir una respuesta seria, responsable por parte de las autoridades”, manifestó.

Y agregó que “iremos todos a La Plata a pararnos frente al ministro, algo más hay que hacer porque esto no se ha solucionado”.

Acá estamos todos juntos para seguir luchando para obtener un edificio digno que nos dé nuevamente el derecho a estudiar y trabajar como nos merecemos”, concluyó.

Luego, Ana Fernández, del Centro de Estudiantes agradeció a todos por acompañar la lucha y agregó que “el Estado es responsable”.

Responsabilizaron al Estado provincial y municipal

A continuación, Ernesto Invernizzi, de la cooperadora aseguró que “los cimientos de los edificios que nos vienen negando están acá, son ustedes, cuando las comunidades se movilizan comienzan a levantarse”.

“Ya son tres años consecutivos de campaña permanente por el nuevo edificio. Pero cada vez que la comunidad educativa esperó, perdimos”, sostuvo.

Luego, Cecilia Islas, de FEB recordó que justamente ayer 2 de septiembre se cumplió un mes de la tragedia de la escuela de Moreno donde murieron un docente y un auxiliar por una explosión.

“Hace un mes murieron Sandra y Rubén y ese fue el punto de inflexión, venimos hace años naturalizando situaciones hasta que algo dijo basta, tenemos la responsabilidad de denunciar cuando las instituciones son un peligro”, remarcó.

Por su lado, Hugo González, de Suteba, afirmó que si el Estado no cumple con sus obligaciones “tenemos el deber y la obligación de estar en la calle y exigir escuelas dignas, estudiar y trabajar en lugares adecuados, podemos tener diferencias políticas pero no podemos dejar de discutir si hay que poner más o menos plata o si la tiene que poner la Provincia, la Nación o quien le corresponda”.

“La plata está en el distrito, la tenemos que ir a buscar, está en el Municipio y no se pueden hacer los sota más. Si el Intendente necesita que la plata la ponga la Provincia nosotros lo vamos a acompañar a cobrársela pero de este edificio que se necesita se tiene que hacer cargo, lo tiene que construir, y después que le cobre a quien sea”, finalizó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario