¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La comunidad judicial, condenada al frío

Por una rotura de una cañería en plena obra de ampliación en el TOC 1, debió cortarse el servicio de gas. Una vez presentes los operarios de Camuzzi se encontraron con deficiencias varias que obligaron a un corte total hasta nuevo aviso.

El Eco

Los trastornos, a partir de la deficitaria infraestructura en los edificios públicos, parecen multiplicarse como moscas, a partir de detectarse un determinado desperfecto que obliga a un control profesional que no hace más que sentenciar la falta de seguridad. Por estas horas las escuelas continúan ganándose los espacios mediáticos y la preocupación de la comunidad toda a partir de falencias que ponen en riesgo a sus circunstanciales habitantes. La tragedia de Moreno fue el disparador de lo que integrantes de la comunidad escolar venían denunciando y ahora, sobre las muertes, se demandó una mayor presencia en pos de detectar aquellos problemas denunciados y nunca atendidos.

Algo similar ocurrió por caso con el Hospital Ramón Santamarina, donde las autoridades acusaron recibo de las falencias oportunamente publicadas y anunció obras millonarias que hacen a la necesidad de reparar las instalaciones del servicio de gas, de electricidad y, por último, el caso de los ascensores.

Pero hasta ahí no llegaron los inconvenientes, cruzando la calle Alem los judiciales se toparon con un escenario similar. En efecto, el edificio del poder judicial de calle Uriburu se encuentra sin el servicio de gas ante el corte de suministro por determinación del prestador del servicio Camuzzi Gas Pampeana.

Según trascendió, desde el jueves los trabajadores de las dependencias oficiales como aquellos vecinos que debieron concurrir a las respectivas oficinas judiciales, debieron soportar las frías temperaturas.

Todo se desencadenó cuando en plena obra de ampliación del Tribunal Oral Criminal 1 (oportunamente se informó sobre dichos trabajos en pos de brindar mayor comodidad a los trabajadores como a los vecinos, principalmente a partir de la implementación de los juicios por jurados), se averió una cañería de gas, lo que obligó al corte del servicio.  Una vez notificada la empresa Camuzzi, los operarios realizaron una requisa por el edificio y detectaron falencias varias en las instalaciones, por lo que quedó temporariamente todo clausurado hasta nuevo aviso.

Cabe consignar que dicha sede contiene a los trabajadores y funcionarios del Ministerio Público, donde recientemente realizó una visita el fiscal general de Azul dando cuenta de la próxima inauguración de las oficinas que estaban a medio terminar desde hace un par de décadas. A ello debe sumarse el TOC 1, los dos juzgados de Garantías, el Juzgado Correccional –planta baja- y el Tribunal de Trabajo más las defensorías oficiales –en la planta alta-.

Desde el jueves pasado que los operadores judiciales más aquellos que concurrieron a las citadas dependencias se toparon con las gélidas oficinas, ya que al decir de los actores judiciales consultados, tampoco se pueden usar todos los artefactos eléctricos porque la instalación no soporta semejante demanda.

Así las cosas, los judiciales conviven con las bajas temperaturas al aguardo de una solución en pleno invierno, sin plazos concretos de una solución. Por lo pronto, se hicieron las gestiones ante la cabecera judicial azuleña, quien maneja en definitiva los presupuestos y, desde allí, esperar por las autoridades de La Plata.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario