¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La Cuenca Lechera destacó la decisión de otorgar créditos a productores en emergencia

Unos cien tambos debieron cerrar en la provincia debido a las importantes inundaciones que se registraron en lo que va del año. El Eco de Tandil consultó al presidente de la Cuenca Mar y Sierras, Alejandro Stefano, quien aseguró que en Tandil, gracias a que la ciudad se encuentra en una zona alta, la afectación no fue tan grande y de hecho no hubo casos de tambos que hayan tenido que cerrar por este motivo.

El dirigente contó que tuvieron una reunión de la Mesa de Lechería Provincial, de la que participaron todas las asociaciones y cámaras de tamberos de la provincia, junto al director provincial de lechería Juan José Linari y el subsecretario de Lechería de Nación Alejandro Santamartino, donde hablaron de temas importantes que afectan al sector.

 

Créditos

Por un lado, trataron el programa de financiamiento a sistemas de producción de leche de la provincia y puntualmente del tipo de líneas de crédito que hay este año para tambos.

El tema central, no obstante, fue la gravedad de las inundaciones, que “es lo inmediato, ese es el gran tema, pero mientras tanto hay temas que se van gestionando porque no podemos esperar a que termine uno para gestionar el otro. Va todo de la mano”.

Dentro de este aspecto está la evaluación del estado de situación de los distritos en emergencia agropecuaria. Y en ese contexto explicó que hasta hace un tiempo si un productor entraba dentro de la emergencia agropecuaria, quedaba fuera de la calificación para crédito.

“La emergencia no significa perdonarte nada sino postergarte los pagos de tasas viales, tasas por la tierra, ARBA, te lo postergan, eso algún día hay que pagarlo; pero además eso traía como consecuencia que quedabas fuera del crédito. Entonces, en un momento en el cual más necesitás tener crédito porque tenés un problema puntual que hay que arreglar como el tema de inundaciones, te sacaban fuera del crédito”, expuso.

Pero indicó que a partir de ahora eso se ha arreglado y “seguís siendo sujeto de crédito aunque estés en emergencia. Se acaba de modificar”.

 

Inundaciones

En el contexto de emergencia, la Cuenca Oeste hizo una presentación por su preocupación por la red de caminos, porque se han cortado muchos de los caminos principales. “Hay tambos que cierran exclusivamente porque no pueden sacar la producción”, dijo.

Y las obras que se necesitan hacer escapan “al productor en lo personal, son monstruosas, no lo puede costear ninguna persona por sí sola. Se está trabajando en arreglar los caminos, pero no dan abasto. La inundación fue muy grande”.

“Si bien estamos mal, Tandil es privilegiado, porque dentro de la provincia somos la zona alta, por las sierras largamos agua. Nos encharcamos bastante, tenemos problemas un par de días, calma el agua y enseguida drena hacia lugares más bajos, pero hasta ahora no tenemos conocimiento de tambos que hayan tenido que cerrar por no poder sacar la producción”, afirmó.

 

La Cooperativa Vial

En tanto, explicó que la Cooperativa Vial de Tandil, que solamente existe en esta ciudad, se está tomando como ejemplo a replicar en otras localidades.

“La Cooperativa Vial es un ejemplo y lo quiere tomar la Provincia. Fue una de las discusiones en esta reunión que los productores puedan asociarse de esa manera para replicar esto en otros lugares. Es tan importante esto de la cooperativa que nos ha permitido tener los caminos con transitabilidad. Estamos con muy buena transitabilidad y si hay algún problema es solucionado rápidamente”, recalcó.

Y añadió que “si bien en Tandil también hay problemas, los caminos están transitables”.

Stefano informó que en la provincia, en el último año, se cerraron cien tambos, básicamente por el tema climatológico, porque “hace dos años que hay agua, no es que se inundó ahora”.

“Se han muerto muchos animales, campos totalmente inundados que ni siquiera tienen una loma para que los animales sean llevados ahí. Hay varios tambos que los animales fueron directamente a remate, había que sacar las vacas a camión porque se inunda y ni siquiera hay comida para darles. Hubo muchos terneros muertos, una situación muy compleja”, graficó. u

 

“Las pérdidas han sido muy grandes y lo van a seguir siendo”, dijo Stefano

Por otro lado, Alejandro Stefano explicó que la producción bajó entre el 7 y el 8 por ciento respecto al año pasado, debido a la situación climatológica.

Si bien el precio por litro se comenzó a recomponer, las inundaciones no dejan que el sector aumente su rentabilidad lo suficiente.

“El precio este mes fue 5,61 pesos el promedio en la provincia, lo que juega mucho para la rentabilidad es el factor climatológico. El precio viene recomponiéndose pero la ganancia alcanza en la medida que no haya situaciones extremas. Lo que hay que recomponer después de la inundación, como las pasturas, roturas, no alcanza el dinero. De todas formas, la recomposición se está dando”, afirmó.

 

En Tandil

Puntualmente en Tandil, indicó que cualquier tambo de la ciudad deberá “esta primavera, mínimamente, rehacer un 30 o un 40 por ciento de todo lo que son callejones y vías de acceso y salida de animales a los tambos”.

“Hay que rehacer todo porque no queda nada, eso es un dineral y si no lo hacés en esta primavera, siempre y cuando nos permita el tiempo, el próximo otoño que estamos casi seguros que va a ser lluvioso, la gran pérdida de la producción de la provincia va  estar enorme”, vaticinó.

Y sostuvo que “este ha sido un año verdaderamente muy bravo y sigue siéndolo”.

 

Uso agronómico de efluentes

Otro tema que se trató en la reunión del sector lechero fue el proyecto del uso agronómico de los efluentes de los tambos.

“En 2015, con el gobierno anterior, ADA, que es el organismo del agua, salió a caminar por los campos y cerrar directamente establecimientos porque de acuerdo a la normativa del agua, el efluente que se vertía a un cauce de agua tenía que ser de la misma calidad que el de una fábrica. Con la nueva gestión, pusieron un paraguas. Durante 2 años, prometió la Provincia, que vamos a trabajar con los productores lecheros para hacer una propuesta al organismo de cómo nosotros podemos recomponer el uso del agua y del estiércol que sale de los tambos para evitar todo tipo de contaminación”, explicó.

Y contó que a fin de año se realizará una evaluación final sobre el tema y detalló que el nombre correcto no serán efluentes, porque no se vuelcan a un cauce de agua, sino purines, “porque no se vuelca, sino que implica un tratamiento de todo lo que sale del tambo llevarlo a distintos tipos de reservorios, tratarlos y después darles un uso agronómico”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario