¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La expansión de la ciudad y el vandalismo obligan a reforzar las tareas de señalización de las calles

En una de las líneas de acción que lleva adelante la Dirección de Servicios, el proceso de señalización horizontal y vertical de calles, avenidas, accesos y espacios y paseos públicos conlleva una ardua tarea en función de las demandas a partir de la expansión de la ciudad y del desgaste y deterioro que sufren los carteles ya instalados por acción del paso del tiempo y también de ataques vandálicos.

En diálogo con El Eco de Tandil, el director de Servicios de la comuna, Claudio Fuentes, se refirió a la planificación que siguen para dar respuestas a las necesidades que se presentan.

En principio, las tareas apuntan a replantear los carteles a lo largo de avenida Perón hasta Ezeiza y de Monseñor de Andrea hasta Gaucho Rivero. En tanto, se encuentran en confección las chapas de las calles del paraje Arroyo Seco, una zona en expansión.

Luego se avanzará con la colocación de la señalización vertical de Aeronáutica Argentina, Darragueira y Vigil, y en las dos etapas de Arco Iris, para lo cual se elevó al Concejo Deliberante la estructura del barrio para que determine los nombres de los pasajes internos.

“Es impresionante el crecimiento de la ciudad y no damos abasto desde la Dirección”, sostuvo Fuentes, que aseguró que “estamos trabajando a full todo el día por la cantidad de pedidos que recibimos” y precisó que, en cuanto a la señalización, “con el vandalismo y el crecimiento de la ciudad, estamos trabajando a full, en forma permanente”, en una tendencia que enmarcó en los últimos años y que cada vez presenta mayor intensidad.

Vertical

En primer lugar, el funcionario se centró en los trabajos que apuntan a la cartelería vertical en calles, avenidas y paseos públicos. Sobre este punto, destacó que “todo se construye” en la Dirección de Servicios, que funciona en la exBuxton, mientras que las chapas (que asigna los nombres correspondientes) son enviadas a emprendimientos locales para su ploteo.

Agregó que hace pocos días se completó Beiró, donde se instaló toda la cartelería y queda pendiente de definición, ya que se evalúa la posibilidad de restringir el estacionamiento en ambas manos, desde Reconquista hasta Pujol.

A propósito de eso, Fuentes expuso que, “cuando pongamos en funcionamiento el semáforo que está en Pujol, Trabajadores Municipales y Beiró, con giro a la izquierda, no podrá haber autos estacionados”, en una iniciativa que generó rechazo entre los frentistas y que obligó a suspenderla en forma momentánea hasta tanto se resuelva qué solución se adopta.

Tras repasar los principales frentes de acción, valoró la planificación realizada que próximamente comenzará a ejecutarse y dijo que si bien el trabajo de colocación implica un proceso, el abordaje “nunca queda incompleto”.

“Hasta que no terminamos en un sector, no vamos a poner señalización en otro lado, aunque dentro de la coordinación se esté trabajando previamente en el nuevo espacio, pero nunca queda inconcluso”, explicó.

Plan de acción

El plan de señalización vertical se define en función de una evaluación de los puntos donde se encuentra más deteriorada la cartelería, que suma la gran cantidad de roturas por casos de vandalismo.

Frente a ese esquema, decidió implementar cambios en la altura de los carteles que se ubican sobre postes de 2,5 metros “porque los doblan y quiebran”. Al momento, la prueba generó “muy buenos” resultados para evitar daños.

Así, ejemplificó que la intervención sobre avenida Perón hasta Ezeiza y Monseñor de Andrea y Gaucho Rivero “la hicimos porque vimos que la cartelería estaba muy deteriorada”, mientras que en el caso de las calles de Arroyo Seco fue en respuesta a un reclamo que los propios vecinos efectuaron e incluso canalizaron a través del Foro Municipal de Seguridad.

Señalización
horizontal

En otro pasaje de la entrevista, y para abordar las tareas de señalización horizontal, el director de Servicios hizo alusión a la adquisición de una máquina importada por unos 35 mil dólares, que es “la única” en la provincia de Buenos Aires.

En concreto, el dispositivo fue adquirido en noviembre del año pasado, se instaló sobre un camión y ya comenzó a utilizarse para la demarcación horizontal, es decir, las líneas divisorias y banquinas en accesos y avenidas.
A ello sumó la máquina que forma parte de la flota y que se utiliza para pintar los cruces peatonales, flechas y las lomadas (permite los colores amarillos y blancos).

Con estos aparatos la Dirección de Servicios tiene previsto comenzar próximamente el acceso y toda avenida Del Valle, Perón, Buzón y Balbín, y el plan continuará en Fleming en dirección a Los Laureles y en Aristegui.

Fuentes estimó que, cuando se concluya esta etapa, avanzarán con avenida Avellaneda, donde recientemente se inició la repavimentación.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario