¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La madre de la niña que desapareció de la Colonia con su padre exige una indemnización del Municipio

El Municipio de Tandil afronta una demanda judicial en reclamo de una indemnización por el caso de la niña de 8 años que desapareció de la Colonia Municipal de Vacaciones, de la sede del Balneario del Sol, el 23 de enero de 2015. La menor se fue con su padre, en mitad de la jornada, sin autorización, situación que motivó la presentación de la madre, María Laura Reynoso, ante el Juzgado en lo Contencioso Administrativo de Azul, casi dos años después del hecho que mantuvo en vilo a la comunidad.

En diciembre de 2016, María Laura Reynoso ingresó la demanda contra la Municipalidad por una pretensión indemnizatoria, ante el juzgado a cargo del doctor Pablo Gabriel Quaranta, acompañada de documentación respaldatoria de los hechos.

En principio, el magistrado se declaró competente para intervenir en la causa y confirmó que la acción era procedente, aunque el avance del proceso se detuvo debido al ingreso en el período de feria judicial.

En primer término, el juez Quaranta ordenó correr el traslado de la demanda interpuesta a la Municipalidad de Tandil, y la citó para que conteste y comparezca en un plazo de 45 días.

Sumado a eso, pidió informar de la acción judicial a la Asesoría de Menores e Incapaces, teniendo en cuenta que los hechos involucraron a una niña que por entonces tenía solo ocho años.

En garantía

Por otra parte, en la primera presentación, María Laura Reynoso requirió que se citara en garantía al Balneario del Sol, concesionaria del complejo de piletas de la comuna donde todos los veranos, en horario matutino, funciona la Colonia Municipal.

En ese punto, el 25 de abril pasado, el doctor Quaranta indicó, en cuanto al pedido de que la demandada denuncie la existencia de un seguro, determinó agregar la solicitud a la cédula de traslado a la Municipalidad.

Por otro lado, la accionante requirió los contratos que firmaron la comuna y el concesionario, con el objetivo de establecer el vínculo existente entre ambos. En este aspecto, el juez resolvió que es una “carga del actor identificar a sus demandados y señalar los hechos y el derecho en que se funda tal citación en el escrito de demanda. Por lo que requerir, a esta altura del proceso, documentos que unirían la relación entre la Municipalidad de Tandil y el Balneario del Sol al solo efecto de evaluar la posible vinculación de este en la acción, es extemporáneo”.

El caso

El 23 de enero de 2015 trascendió la desaparición de una niña de ocho años de la Colonia Municipal de Vacaciones con sede en Balneario del Sol. Días después, la Justicia estableció que la nena había sido retirada de la institución por el entorno de su padre, sin autorización y evitando dar aviso a los adultos que estaban a cargo de los colonos. Sin embargo, varias horas después el progenitor se comunicó con la Comisaría Primera para avisar que se la había llevado y que estaban en viaje rumbo a La Matanza.

Ese mismo día, la madre de la nena, María Laura Reynoso, radicó la denuncia en la Comisaría de la Mujer y la Familia y se inició una causa caratulada “Averiguación de paradero”, que tramitó en el juzgado de la doctora Silvia Monserrat. En ese momento, la mujer le apuntó al padre por sacar a la nena del lugar sin autorización.
En forma paralela, el Municipio inició un sumario administrativo para deslindar o establecer la responsabilidad de los profesores a cargo del grupo que integraba la pequeña que asistía a la Colonia de Vacaciones en el complejo de piletas del Lago.

En ese marco, desde el Gobierno municipal solicitaron el registro de las cámaras de seguridad del complejo, que tomaron el momento en que la niña salía del perímetro junto a un hombre. “Se ve una persona adulta que entró a retirar a la nena, que sale descalza y con la remera puesta que él tenía al momento de ingresar”, explicó Matías Civale, quien por entonces era secretario de Gobierno del Municipio.

Desde la Dirección de Deportes afirmaron que ese día el grupo que integraba la pequeña estuvo a cargo de un profesor y dos ayudantes, con 22 colonos a su cuidado, y que al momento de finalizar la jornada realizaron un conteo y detectaron la ausencia de uno de ellos.

Por otro lado, los profesores declararon que desconocían la situación de conflicto entre los padres de la menor, pese a que al momento de completar la inscripción de un alumno se debe aclarar si existe algún límite legal para con los concurrentes. En este caso “no tenía la obligación de ponerlo, pero pedimos que cuando hay un conflicto de padres nos avisen, algo que no había sucedido”, había señalado Civale.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario