¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La venta de autos usados se desplomó abruptamente, mientras que el valor de los 0KM aumentó mucho

Consideran que un vehículo usado de siete u ocho años, desde abril a hoy aumentó alrededor de un 15 por ciento. Las agencias revelan que están resignando parte de la ganancia con tal de seguir operando, y creen que la grave situación se extenderá hasta fin de año. Hablando solamente de la parte registral, es más barato patentar el auto que transferirlo.

Omar García, concesionario de autos, dijo que están resignando ganancias con tal de vender.

El Eco

La venta de autos usados bajó 2,46 por ciento en julio respecto del mismo mes del año pasado, según informó la Cámara del Comercio Automotor (CCA). Son varios los factores que influyen en este desenlace impulsado por la economía del país, que afectan al consumidor y a los empresarios del rubro que están cerrando a pérdida prácticamente.

“A lo que veníamos acostumbrados, la venta de autos usados se desplomó abruptamente”, contó el comerciante local Omar García, quien se dedica a la compra y venta de vehículos.

Deslizó que el problema es que no se saben exactamente los valores de los usados, en tanto que los 0KM aumentaron mucho, a la vez que se están haciendo bonificaciones de algunos autos y es muy difícil poner un valor real a un modelo que está a dos o tres años de uno nuevo.

En consecuencia, manifestó que la gente está mirando otros gastos en la casa antes de cambiar el móvil, ya que por la situación económica las prioridades son otras.

La gravedad de la coyuntura lleva a que hayan disminuido hasta las consultas, y quienes se acercan con interés tardan mucho en tomar la decisión. “Realmente los tiempos de ventas difieren mucho de lo que era hace cuatro meses atrás”, señaló.

En cuanto a la financiación contó que, al menos ellos, trabajan con créditos fijos y UVA, pero este último se ha frenado terriblemente, mientras que los fijos están caros, por lo que la gente no está queriendo tomar estas opciones. “Si lográramos bajarlos, los interesados se animarían más”, analizó.

Por otro lado, también aseguró que las personas hoy por hoy prefieren poner el dinero en bancos para beneficiarse con los intereses antes que invertir en un vehículo.

Todo esto lleva a que desde las agencias, como en la mayoría de los rubros, estén resignando parte de la ganancia con tal de seguir operando. “En estos últimos cuatro meses está muy complicado poder cumplir con las obligaciones de cargas sociales, sueldos y demás, ya que se llega casi a negativo, pero hay que aguantar el momento y pasarlo”, aseveró el comerciante, quien  reveló que su perspectiva a futuro no es tan alentadora, porque estima que hasta fin de año la situación no va a revertirse.

 

Impuestos aterradores

Si bien remarcó que el sistemático aumento del combustible no tendría una incidencia directa sobre la determinación de no comprar, enfatizó que unas de las cuestiones que atentan contra la venta de autos son los costos de seguro y patente. “Son impedimentos claves, de hecho ahora cada posible comprador pregunta cuáles serían los valores estimados a contemplar para cada una de estos impuestos, cuando antes eso no ocurría”, reveló.

Desde las agencias han vuelto a recibir casos de vehículos con deudas en patente, situación que había prácticamente desaparecido. García contó que estos asuntos se negocian in situ, pero el interés que cobran desde Arba es muy caro como para dejar esos pagos pendientes, por lo que en el momento de la operación es imperante cancelarlas y liquidarlas.

Para ejemplificar, dispuso que un vehículo usado de siete u ocho años, desde abril a hoy aumentó alrededor de un 15 por ciento.

Mientras que en relación a los nuevos, contó que al año de ponerlo en marcha pierde un 20 a 25 por ciento real de su valor, pero lo que sucede ahora es que se está bonificando tanto que ese porcentaje podría llegar al 40. “Si al auto que compras hoy, lo bonifican al año que viene con un seis o siete por ciento, se puede llegar a un valor mucho más alto”.

A la hora de los costos analizó que el patentamiento actualmente estaría siendo un poco más barato que la transferencia, aunque lo emparejaría el flete y formulario que se cobra como parte misma de la  negociación. Mientras que con respecto a los 0KM, lo que más preocupa a la gente tiene que ver con la patente el primer año, entonces suele preferir comprar un modelo 2015 o hasta 2017. En conclusión, sostuvo que, “hablando solamente de la parte registral, es más barato patentar el auto que transferirlo”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario