¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La volatilidad del dólar genera incertidumbre en el mercado inmobiliario local y acentúa su estancamiento

El Eco

El sector inmobiliario, fuertemente ligado a los movimientos del dólar, se ha visto paralizado debido a la inestabilidad que está sufriendo la moneda extranjera por estos días. Distintos actores que trabajan en el rubro coinciden que se trata de una situación difícil, pero que podría revertirse, o al menos normalizarse, dentro de unas dos a tres semanas cuando el tipo de cambio logre estacionarse y la gente pueda tener un panorama más claro del precio.

Para el martillero público José Alberto Vilanova el sector local está en una meseta que asusta, y sumado a la suba del dólar se genera una situación realmente complicada. “Van a ser unos meses bastante difíciles”. Inclusive lo que antes los salvaba y “daba de comer” día a día eran los alquileres, pero ahora está todo muy parado para las empresas tandilenses. “Eso habla de que no hay plata en la calle”, analizó el martillero.

De todas maneras, de acuerdo a su análisis el escaso movimiento en las rentas está más relacionado al aumento de tarifas y no al dólar en sí mismo, ya que advirtió que quien alquila un departamento de siete u ocho mil pesos no está atento a lo que sucede con esa moneda pero sí a cuánto paga de luz o de gas.

Por su parte, hablar de ventas sería un “salto de calidad” que no está teniendo lugar últimamente en el mercado. Puntualmente los pedidos de compras para el sector inmobiliario local se han extinguido hace varios meses, “la gente ni pregunta”.

Cabe destacar que las inversiones importantes, referidas por ejemplo a la adquisición de la primera vivienda, se han dado principalmente entre los años 2012 y 2014 cuando el sistema de ventas “de pozo” estaba en auge y era en pesos. El excedente de otras actividades era volcado en la compra de inmuebles, pero hoy eso ya no ocurre, porque los precios en moneda argentina están muy altos y el interesado debería afrontar cuotas por encima de los 70 u 80 mil pesos mensuales.

El hecho de que las propiedades estén valuadas en dólares es un tema de “usos y costumbres” determinó el arquitecto Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario, en conversaciones con El Eco Multimedios. Según recordó, el mercado se maneja de esta manera desde los años ’40 y cree que se debe a que si estuvieran en pesos deberían estar actualizándose constantemente. “No quiere decir que sea un mecanismo bueno, pero es una realidad innegable”. Aunque se habla de desdolarizar el mercado inmobiliario, el especialista cree que está tan arraigado que no ve que el rediseño sea posible.

 

Los créditos  hipotecarios

El alza del dólar hace que el valor de las propiedades valuadas en pesos se dispare, entonces parte de la demanda queda fuera de poder acceder. Para Gómez Picasso, antes de esto el mercado estaba creciendo mucho en cantidad de compra-ventas. Dijo que la demanda estaba muy fuerte, pero motorizada básicamente por los créditos hipotecarios, de hecho en ciudad y Gran Buenos Aires alrededor del 40 por ciento de las transacciones se concretaban gracias a los préstamos UVA.

Ahora el problema que se detecta es que el salario no acompaña a la inflación, por lo que a muchas personas se le complica poder acceder. Quien estaba pensando en tomar algún tipo de préstamo no sabe si con su salario va a poder estar acorde a las condiciones que requiere el banco. Sin embargo, quien ya había adquirido va a percibir aumentos en las cuotas, pero como ocurre con cualquier servicio o como sucedería con el mismo alquiler.

El especialista contó que antes de los créditos hipotecarios UVA prácticamente nadie calificaba para  tomar los préstamos debido a las tasas de las cuotas, pero a partir de esta opción con una cuota inicial más baja y tasas de entre el cinco y seis por ciento ha aumentado considerablemente la cantidad de usuarios.

De todas formas, insistió con que en un período de un par de semanas todo podría estabilizarse, aunque van a pasar unos días más hasta que la gente se anime a volver a recurrir a los UVA.

En esta coyuntura que atraviesa el país, desde el ámbito local aseguraron que la gente no está tomando créditos. De hecho muchos de los que han alcanzado a adquirirlos cuando el dólar rondaba los 17 pesos, allá por octubre del año pasado, terminaron poniendo unos cien mil pesos más de acuerdo a lo que contó Vilanova. “Todo confluye en que el escenario sea desalentador”.

Los alquileres

Cuando se habla de una transacción temporaria, como los alquileres, la coyuntura no afecta a aquellos que ya están concertados y tampoco deberían sufrir ningún tipo de modificación porque ya tienen un porcentaje estipulado de incremento anual o semestral. La dificultad se les presenta a los que se les ha vencido o está próximo a caducar ese contrato y deben salir al mercado a buscar una nueva vivienda, ya que estas operaciones aumentan entre un 30 y 40 por ciento por año.

El inquilino es el más perjudicado en este contexto que está atravesando. Gómez Picasso indicó que quien se aventura en tomar un crédito hipotecario hoy generalmente es aquel que está alquilando, y esa cuota de arrendamiento también le aumenta, sumado a que cada dos años debe renovar el contrato o salir a buscar un lugar nuevo con lo que esto implica respecto del pago de comisiones y depósitos.

 

La turbulencia también

para el sector comercial

“Fueron días turbulentos que hicieron que la gente se mantuviera muy cauta al momento de tomar decisiones”. Así definió el presidente de la Cámara Empresaria de Tandil (CET), Agustín Usandizaga, al movimiento comercial de la ciudad en estos tiempos en que el dólar alcanzó su pico máximo con un valor de 24 pesos, y si bien han logrado un breve descenso todavía sigue inestable.

En general se está atravesando una etapa muy tranquila desde el punto de vista empresarial, aunque en algunos rubros más pronunciado que en otros. En este sentido el titular de la CET analizó que luego de estos últimos dos días, en que pareciera haber aminorado la volatilidad del tipo de cambio, la actividad podría retomar su curso, aunque tendrán que estar atentos para ver qué tipo de heridas quedaron.

Inevitablemente el paso del dólar a los precios significará un aumento en un futuro no muy lejano, lo que traerá aparejada algunas semanas, e incluso meses, más tranquilas en el intercambio mercantil de lo que suponían desde la Cámara. Para Usandizaga esto representará un desafío, ya que los empresarios deberán intentar convivir con menores niveles de consumo.

En cuanto a los rubros más afectados, en conversaciones con El Eco Multimedios aseguró que son los que están vinculados a la mercadería importada, muy vinculada al dólar, que están intentando adelantar compras para cubrirse de las subas futuras. En un camino similar se encuentran los del sector alimenticio, por ejemplo, que deben afrontar traslados con materia prima que va a los mercados externos, si bien no adelantan compras, ya están evaluando las nuevas subas que van a tener que afrontar. Entonces se producen dos tipos de situaciones, por un lado están los que se pueden cubrir con un stock de bienes durables a futuro, y por otro los que lamentablemente saben que los precios estarán un poco más altos, pero no tienen forma de adelantarse para que el impacto sea menor.

 

Positivo debut

en el Hot Sale

Agustín Usandizaga, también es uno de los socios de Suma Hogar, la tienda de electrodomésticos y otros artículos que participó por primera vez del fenómeno Hot Sale, que organiza la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE). Esta es una de las ofertas cibernéticas más importantes del año y se da en casi todo el mundo, en esta oportunidad fueron tres días de descuentos, cuotas y promociones que para la empresa tandilense ha funcionado muy bien. “Ha sido una experiencia nueva y exitosa”, manifestó, explicando luego que no solamente les sirvió por las ventas, sino que además mucha gente los conoció desde el punto de vista online. Asimismo dijo que, más allá de las turbulencias comerciales, la gente se acercó justamente sabiendo que los precios van a aumentar, buscando la mayor cantidad de beneficios posibles.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario