¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Las áreas de Niñez ya tomaron intervención tras los recientes sucesos violentos con menores

La coordinadora del Servicio Zonal de Promoción y Protección de los Derechos del Niño, María Marino, y la directora de Niñez, Adolescencia y Familia del Municipio, Virginia Ramírez, detallaron cuál es el abordaje que se está realizando sobre los jóvenes que recientemente atacaron a menores en la vía pública y que ya fueron identificados.

En diálogo con El Eco de Tandil, ambas reconocieron que es un tema complejo y preocupante, y que por ello resulta fundamental seguir trabajando de manera articulada entre las diferentes áreas que intervienen en este tipo de situaciones.

En primer lugar, la coordinadora del servicio Zonal aclaró, a raíz de algunas publicaciones en los medios de comunicación, que “a los grupos no hay que denominarlos con nombres porque eso los ubica en un lugar de protagonismo y eso es un poco lo que los chicos buscan”.

Puntualmente sobre los últimos incidentes, dijo que no cree que los causantes sean los mismos que en algún momento se hicieron llamar “Los playeritos” porque contó que “se trabajó muchísimo el año pasado para poder erradicar ese tipo de problemática”.

Para más detalle, Marino resaltó que “se trabajó mucho con el Juzgado de Familia y el Servicio Local, y mediante entrevistas con cada uno de los chicos logramos poderlos reencauzar en diferentes actividades y pudimos romper un poco con ese grupo que se movilizaba en la calle generando disturbios y robos”.

Habiendo aclarado ese punto, reconoció que “esto que se está viendo hoy en realidad es altamente preocupante. Para nosotros no deja de ser una preocupación día a día y lo que estamos intentando es, una vez que interviene la Fiscalía Penal Juvenil, trabajar con aquellos niños que no son punibles, es decir, que son inimputables por la edad, que son derivados al servicio de Promoción y Protección. Lo que hacemos es citar a cada uno de los chicos con sus padres para poder trabajar la situación que están atravesando”.

La resistencia
de la familia

Concretamente, sobre los últimos sucesos violentos, precisó que “hay chicos que están identificados y otros que no. Los que sí, son aquellos en los que intervino la policía, que entraron a la seccional, fueron identificados y a partir de allí nosotros sí podemos intervenir”.

La coordinadora del Servicio Zonal confirmó entonces que ya se está trabajando con algunos de ellos, pero reconoció que “también hay una realidad que hay que decirla y es que muchos chicos vienen de familias sumamente complejas y es muy difícil poder intervenir en esos casos, donde la propia familia te está negando el derecho al trabajo”.

“Por ejemplo -mencionó- si tenemos una situación con un chico, es citado en el ámbito del Servicio Local o Zonal, evidentemente tiene que ir con su familia, pero su familia no va, no lo lleva, no admite nuestro tipo de intervención o no considera que su hijo tiene que tener una intervención del Estado, es muy difícil. A veces las familias terminan siendo tan violentas o aún más que los chicos con los organismos que intentamos trabajar en esto”.

El trabajo
articulado

Frente a esta problemática, Marino recordó que siempre se trabaja de manera articulada con todos los organismos del Estado porque admitió que de lo contrario resulta “imposible”.

“Ahora -resaltó- estamos trabajando con la Secretaría de Protección Ciudadana, como así también con la fiscal penal juvenil, el Servicio Local, el área de Niñez y el Juzgado de Familia. Si no se trabaja así, no se llega a buen puerto”.

No obstante, insistió en que “hay chicos que están identificados; otros que no, entonces, es muy difícil poder intervenir en ellos. Por otro lado, hay citaciones con obligatoriedad y cuando los padres no asisten, nosotros allí ya tenemos que elevarlo a la Justicia porque en realidad nuestros espacios de promoción y protección son espacios de diálogo, donde no se utiliza la fuerza pública para la intervención”.

“Es un tema
complejo”

Por su parte, la directora de Niñez, Adolescencia y Familia del Municipio, Virginia Ramírez, afirmó que el recrudecimiento de este tipo de situaciones violentas evidencia la necesidad de seguir trabajando en la prevención y en el abordaje del resguardo y la protección de los niños y jóvenes, que “son reflejo de lo que socialmente tenemos para ofrecerles”, admitió.

“La violencia entre los grupos de jóvenes es recurrente. También en el sistema educativo interiormente en los vínculos que se dan y, por supuesto, en el ámbito familiar. Es un tema complejo y que nos preocupa porque las situaciones se generan muchas veces entre diferentes sectores y esto se refleja en la calle. Y es una preocupación porque requiere de trabajo preventivo, que no es que se pueda exhibir inmediatamente y que es constante desde los diferentes niveles, pero la escalada de violencia ha superado las relaciones actuales y está completamente impregnada en los chicos”, sostuvo.

La intervención
desde lo local

Frente a esta problemática, entonces, Ramírez confirmó que también se tomó intervención desde la dirección que conduce, a partir de los últimos casos registrados.

“Por un lado, es un tema que aborda la Secretaría de Protección Ciudadana, pero también desde el Servicio Local tenemos intervenciones más puntuales en relación a las situaciones familiares de los chicos. Es intervención del Servicio Local porque son situaciones donde hay vulneración de derechos de esos niños. Más allá de cómo se presenta más mediáticamente en relación a ubicarlos en una posición de delito, son situaciones de niños que están con sus derechos vulnerados y en eso estamos trabajando”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario