¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Le secuestraron el auto a un conductor que tenía 1.46 de alcoholemia

En operativos de control vehicular y alcoholemia, desarrollados durante la semana pasada y el fin de semana por parte de la Dirección de Control Urbano Vehicular del Municipio, con el apoyo de efectivos policiales, se secuestraron veintinueve vehículos, se detectaron cuatro casos de alcoholemia positiva y se realizaron ciento cuarenta y cuatro actas de infracción.

De acuerdo al informe brindado por el área comunal, los operativos se desarrollaron en diversos sectores de la ciudad, entre ellos la zona del microcentro y avenidas de intenso tránsito.

Por diversas faltas a las reglamentaciones vigentes, se secuestraron quince automóviles, once motos y tres camionetas. En total se detectaron ciento noventa y ocho violaciones a las leyes de tránsito, tanto a las nacionales como a las provinciales y retuvieron ocho licencias de conducir.

Entre las faltas más comunes los inspectores detectaron treinta y tres conductores que circulaban sin licencia de conducir o con el carnet vencido, veinticinco no poseían seguro, doce lo hacían sin la correspondiente cédula verde y once circulaban sin casco colocado.

El director de Control Urbano Vehicular, Walter Villarruel, explicó que “con estos operativos continuos buscamos reducir al mínimo la cantidad de conductores de motocicletas y vehículos que no utilizan las medidas de seguridad y garantizar el cumplimiento de las normas municipales y provinciales vigentes”.

En cuanto a los controles de alcoholemia, entre los cuatro casos positivos con valores por encima de lo que permite la reglamentación vigente, los resultados fueron: 0.55, 0.76, 1.30, 1.46 mg/litro de sangre. En todos los casos se iniciaron las actuaciones correspondientes y se elevaron a la justicia de faltas local.

Villarruel agradeció al personal policial que brinda su apoyo en cada operativo y adelantó que “los procedimientos de control y alcoholemia continuarán de manera permanente y sorpresiva en distintos puntos de la ciudad. “Más allá de eso debemos aprender a respetar las normas y entender los riesgos que nos provocamos a nosotros mismos y a los demás, al conducir de manera imprudente o luego de ingerir alcohol”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario