¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Luego de transitar múltiples problemas edilicios, el IPAT iniciará su ciclo lectivo en la estación de trenes y otras dos sedes

Después de que las autoridades provinciales clausuraran en agosto pasado la sede céntrica de Alem y Pinto donde desarrollaban sus actividades, los docentes y estudiantes del terciario de arte consiguieron que les cedieran en comodato las instalaciones de la histórica estación de trenes. De cara a un ciclo lectivo que se perfila auspicioso, hasta el 16 de marzo se encuentra abierta la inscripción para la variada oferta educativa artística que proponen.

El Eco

El 2018 quedó signado en el distrito como el año en el que se produjo un punto de inflexión  en materia de infraestructura escolar  que dejó al descubierto las severas deficiencias edilicias que desde hacía años denunciaban los gremios y las comunidades educativas.

El Conservatorio de Música Isaías Orbe, la Escuela Polivalente de Arte y el Instituto del Profesorado de Arte 4 “Escultor Carlos Allende” (IPAT) fueron los establecimientos más perjudicados por la falta de mantenimiento de los añejos emplazamientos que ocupaban, casas centenarias que presentaban varias fallas estructurales. El desplome del cielorraso de una de las aulas del Conservatorio el 30 de agosto pasado, cuando por fortuna se cursaba un paro docente que evitó que hubiera alumnado en ese momento, activó los mecanismos para redoblar la apuesta y exigir inmediatas soluciones a las consecuencias de la desidia estatal.

En el caso del IPAT, que compartía con el Polivalente la sede ubicada en Alem y Pinto -clausurada a fines de agosto por inspectores de la Dirección General de Cultura y Educación tras evaluar el riesgo  que presentaban las instalaciones- se inició un periplo que complicó el dictado de clases durante el segundo cuatrimestre y dispersó a la población educativa.

La comunidad de la institución llegó a un acuerdo el 18 de septiembre para hacer uso de diferentes espacios físicos en los cuales desarrollar las actividades pedagógicas, luego de que sus instalaciones de Alem y Pinto fueran clausuradas. Tras casi un mes sin clases y después de numerosas movilizaciones para exigir soluciones edilicias, las autoridades educativas acordaron con los interesados que el establecimiento terciario se traslade, en parte, al edificio de la estación de ferrocarril, localizada en avenidas Machado y Colón. El dictado de las diferentes carreras se distribuye, además, entre la sede anexa de Alem 448, y la Escuela Primaria 37 y Escuela Secundaria 18, que comparten edificio en 11 de Septiembre 1461.

Patricia Aparicio, regente del terciario de arte, le manifestó a este Diario “quedamos en la calle, trabajábamos como podíamos, con planes de contingencia pedagógica, finalmente  salió casi mágicamente la oportunidad de poder usar la estación de trenes, fue emocionante ver ese lugar nos parecía el adecuado, ya con arte implícito. La semana pasada pudimos dejarlo en las condiciones de limpieza necesarias y quedó todo muy lindo”. Hacia fines del año pasado, las autoridades educativas y municipales se abocaron a la tarea de propiciar los pasos para concertar el contrato de comodato, y el Consejo Escolar realizó los trabajos de reacondicionamiento correspondientes, además de la instalación de los servicios de luz y gas necesarios para el correcto funcionamiento institucional.

El desembarco en la estación ferroviaria

La propuesta de usar  el espacio de la estación ferroviaria surgió por parte de la secretaria del área de Desarrollo Social del Municipio, Alejandra Marcieri, quien en aquella oportunidad explicó que le habían ofrecido un comodato para usar esas instalaciones -concesionadas por la empresa Ferrosur Roca- para llevar adelante una serie de proyectos. La funcionaria manifestó que por el momento no era factible que dichas ideas se concretaran, señalando que “ante la emergencia se me ocurrió que quizá les serviría para el dictado de talleres y poder retomar las clases.  Ahora hay que hacer las gestiones pertinentes de comodato. Fue solamente ofrecer una oportunidad de retomar, en principio, las clases este año y garantizar la finalización del ciclo lectivo, siempre que desde Infraestructura Provincial dieren el apto y se pueda firmar contrato hasta fin de año”.

Al conocerse la noticia de que las actividades de la institución se trasladarían al sitio donde otrora arribaba el servicio de tren, surgieron algunas especulaciones al respecto. Ciertos sectores se alarmaron porque entendieron que, al cederse el espacio a un establecimiento educativo, se vería truncada cualquier posibilidad de que el servicio retorne a la ciudad.  Sobre este punto, la autoridad educativa aclaró que “tenemos una lucha paralela  con ese tema, vamos a formar parte del barrio de la estación  con la comunidad que lucha por la vuelta del tren,  apoyamos esa causa, simplemente nosotros estábamos en la calle,  el tren no estaba y por eso usamos el espacio. A la larga queremos tener el edificio propio.  Si alguna vez volviese el tren somos los primeros en buscar otro lugar o compartirlo”.

Y agregó que  “queremos llevar tranquilidad, no porque estemos ahí el tren no va a volver, no son cosas excluyentes”.

Identidad propia

Aparicio manifestó un gran entusiasmo, que se replica en todos los miembros de la comunidad del IPAT, ante este inicio de ciclo lectivo, que será muy diferente a los anteriores.

“No fue fácil, cuando parecía que moríamos en cada intento por fin llegó esa solución, estamos con muchas ganas de empezar en ese lugar y le vamos a dar el toque necesario”, señaló.

Entre las cuestiones positivas rescatadas de los sucesos anteriores, la regente hizo hincapié en que haber tocado fondo les otorga ahora  la posibilidad de estar en un lugar que les permita dotar al establecimiento de identidad propia.

“Siempre se nos ha confundido con Polivalente porque compartíamos edificio. Ipat era Polivalente a la noche. Pero ahora vamos a llevar la bandera de nuestra institución con mucho orgullo en cada lugar en el que la representemos”, argumentó.

Para los  miembros de la comunidad fue difícil dar con un lugar apto, por la cantidad de matrícula y por las materias específicas que se desarrollan en sus aulas, muchas de las cuales están ligadas a  las  artes visuales y conllevan talleres “sucios” que necesitan un lugar especial.  “Se trabaja en grabado con químicos que pueden perjudicar a los que siguen, o con pinturas tóxicas y por  la misma suciedad que se genera por el tipo de trabajo, no es tan fácil compartir un lugar con otra escuela, porque nuestra forma de trabajar implica suciedad y elementos peligrosos para otros, por eso era difícil lograr un acuerdo, ahora estarán todos en la estación, está el lugar específico para eso, podemos ensuciar tranquilos”, relató aliviada Aparicio.

Inscripción abierta

El IPAT es un establecimiento de gestión estatal en el que se pueden cursar carreras terciarias gratuitas. Para este ciclo lectivo continúa abierta la inscripción a las diferentes opciones de la oferta educativa 2019: profesorado y realización en artes visuales, ilustración, fotografía profesional, diseño gráfico profesional y sus correspondientes tecnicatura y profesorado, profesorado en danzas folclóricas, intérprete coreógrafo en tango y expresión corporal.

Pero la matriculación debe completarse de manera presencial de lunes a viernes de 18.30 a 22  en Alem 448. Ante cualquier duda o dificultad que surja con el sistema digital, las autoridades solicitan que las personas concurran a la sede para consultar e informarse. El periodo de inscripción se encuentra abierto hasta el 16 de marzo.

La docente y miembro del equipo directivo, precisó que “para todas las carreras  se necesita una  formación básica de un año, excepto que los alumnos sean egresados de escuelas de arte, en cuyo caso ingresan directamente al primer año”.

Además, informó que  están prácticamente sellados los detalles para ofrecer el dictado de los profesorados de danzas folclóricas y expresión corporal durante el turno mañana. Vale destacar que el resto de las formaciones se cursan habitualmente en turno vespertino.

“Por falta de disponibilidad horaria, ya que la sede era compartida, las clases se dictaban en turno vespertino, pero al contar con el espacio de la estación, podemos disponer de las tres bandas horarias. Muchas  de las personas interesadas en vincularse a esas carreras ya están trabajando en el tema y su momento de trabajo era el mismo en que se daban las clases. Esto es una alternativa para que esa gente se titule. Queremos invitar a todos los interesados que aprovechen para acercarse a la institución, iremos paulatinamente implementando estos cambios”, refirió.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja un comentario