¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Magnasco reconoció que la empresa aumentó sus márgenes de ganancia

El ejercicio de cuentas que cerró en 2017 arrojó un margen de utilidad a favor de la empresa de capitales públicos y privados. El directivo aseveró que la entidad era deficitaria y por esta razón se deterioraba las instalaciones eléctricas de la ciudad de Tandil. Con respecto a las conexiones clandestinas, aseguró que se están llevando adelante los procedimientos legales correspondientes.

El vicepresidente de la Usina Popular de Tandil brindó detalles sobre los fraudes detectados por la entidad.

El Eco

Frente a la notoriedad alcanzada por la empresa distribuidora de energía de la ciudad durante el último tiempo -producto de los tarifazos aplicados y los recientes casos de fraude expuestos públicamente-, Atilio Magnasco, vicepresidente de la Usina Popular de Tandil SEM, sostuvo que antes no había tanta visibilidad a pesar de que tenían una situación económica muy complicada, “cuando la energía era, no digo regalada, pero sí muy barata, la gente no visualizaba el problema de la Usina”.

Producto del sinceramiento de tarifas que llevó adelante el Gobierno nacional desde su asunción, la distribuidora de energía local  vio favorecidos sus márgenes de ganancia. Según lo informado, el ejercicio de cuentas que cerró en 2017 arrojó un pequeño margen de utilidad a favor de la empresa de capitales públicos y privados, sin dejar de lado que hubo una gran inversión del orden de los 50 millones de pesos para mejorar lo que no pudo hacerse con anterioridad.

“La Usina lleva acumulado, y esto fue presentado en el Concejo Deliberante en el resumen de su situación patrimonial y económica, desde el año 2003 a junio de 2017 una pérdida de más de 9 millones de dólares», destacó.

El directivo aseveró que la entidad era deficitaria y por esta razón se deterioraban las instalaciones eléctricas de la ciudad de Tandil. De acuerdo a sus declaraciones, recién este año fue posible apreciar un margen de utilidad o superávit razonable en función del nivel de facturación que se ha logrado, permitiendo que se generen inversiones en mejoras de instalaciones  y obras para Tandil.

Nuevos incrementos en las tarifas 

La Usina le compra la producción de energía a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) y la distribuye en la ciudad. El costo de la electricidad subió drásticamente, por lo que aumentaron los precios a los que la empresa local adquiere la energía y eso debe trasladarse a las tarifas que abonan los consumidores. “Que le suba la tarifa a la gente no quiere decir que la Usina se quede con la plata”, puntualizó.

A partir de los consumos de octubre, se verá reflejado un aumento del 24 por ciento en las boletas del servicio, autorizado  en toda la Provincia, que contempla no solamente el valor de la energía eléctrica sino también de los costos de distribución, la carga impositiva y los ajustes de salarios del personal acordes al proceso inflacionario. Apuntó que los incrementos se corresponden con la quita de subsidios producto de una decisión política, cuya eliminación ya afectó en su totalidad a las grandes demandas, pero aún se mantiene  el carácter subsidiario para los usuarios residenciales.

Las conexiones clandestinas 

Magnasco también habló sobre la alteración de medidores para fraguar consumos en donde aparecen empresas con tarifas T2 y T3, hecho que motivó un pedido de informes por parte de los concejales opositores. El martes se logró un dictamen por mayoría durante el tratamiento del proyecto de resolución que impulsó el bloque Integrar, por medio del cual buscan que la Usina Popular y Municipal SEM respalde con documentación la información vertida durante la reunión que se celebró el viernes.

La medida tiene por objetivo obtener precisiones en relación al procedimiento que siguió la Usina ante el descubrimiento de medidores adulterados en emprendimientos particulares de dos empresas, especialmente por la vinculación contractual que mantienen con el Estado municipal por obras y por la concesión del Castillo Morisco.

Al respecto, el directivo informó que “lo que se ha hecho es lo que corresponde y lo que establecen las normas de Oceba. Ante la presunción de estos hechos se procedió a retirar el medidor con un escribano público, se trajo al laboratorio que tenemos en la Usina homologado por el INTI y se hacen las pruebas para ver si está adulterado o no y qué porcentaje de la energía no está registrado”.

La comprobación de la existencia de un fraude  permite cobrar el consumo no registrado retroactivo más un 40 por ciento de cargos punitorios, por el perjuicio patrimonial cometido contra la empresa. Aclaró que cuando hay una conexión clandestina o adulteración en domicilios particulares se trata de dar una solución rápida y que no existan sanciones mayores. No obstante, hizo la salvedad de que en el caso de una empresa que factura una cantidad  importante de energía las sanciones son graves. Según lo expuesto, se están llevando adelante acciones para poder cobrar el resarcimiento económico, siendo esta la primera instancia antes de continuar con los procedimientos legales pertinentes.

La otra mirada 

Consultado al respecto, el concejal del Bloque Justicialista Facundo Llano, mostró reparos a la hora de confirmar los números expuestos por Magnasco  sobre la acumulación de deuda y el déficit de la compañía, por considerar que no guardan relación con la realidad.

“Creo que quien da información, números y vuelca opinión debe ser riguroso y con sustento científico. Más aún si es funcionario responsable. Y más aún si se trata de empresas que brindan servicios públicos de la cual el Municipio es parte propietaria y en un contexto de aumento exponencial de tarifas y obras que no se hicieron”, sostuvo el edil opositor.

La Usina acumuló en el pasado una deuda con Cammesa, empresa de regulación estatal, que ascendía a 35 millones de pesos. Dicho déficit, según indicaron oportunamente, fue contraído por razones económicas y estratégicas. En ese entonces, se efectuaron posiciones en fideicomiso sin tomar deuda pública o privada, ni comprometer acciones y sin realizar colocaciones de deuda. Este hecho tomó dominio público en 2016 y derivó en que el Legislativo solicitara explicaciones acerca de la situación obrante, que fue resuelta posteriormente.

Llano afirmó que en cuanto a los déficits generados por la deuda con la empresa estatal mayorista de energía, no solamente la Usina no tuvo pérdidas sino que además se vio beneficiada dado que «casi» no la terminan pagando. “Lo primero que hicieron fue incumplir el acuerdo de accionistas mediante el cual estaban obligados a hacer extensión de alumbrado público, transformación y recambio de postes. Si se presentaran con mayor asiduidad y muñidos de papeles, tal vez podríamos tener un panorama más concreto”, cerró el legislador.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario