¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Mujeres del MTE brindaron talleres de educación ambiental a estudiantes de la Escuela Secundaria 18

Fueron tres encuentros, desarrollados en el marco del Programa de Promotoras Ambientales. El trabajo entre la comunidad educativa y la organización cartonera se da en conjunto con la Unicen, a través de un proyecto de extensión. La iniciativa tiene como objetivo concientizar sobre el cuidado del medioambiente, como así también de la realidad social del sector y la importancia de su labor.

El Eco

En el marco del Programa de Promotoras Ambientales, las mujeres cartoneras del Movimiento de Trabajadores Excluidos -MTE- de Tandil llevaron adelante el último taller del cuatrimestre en la Escuela Secundaria 18. En los encuentros, que continuarán en otras instituciones educativas y en distintos barrios de la ciudad, los estudiantes aprendieron sobre el reciclaje, como así también la realidad social del sector y la labor que llevan adelante.

El trabajo articulado entre la escuela y la organización cartonera se desarrolla en conjunto con la Unicen, a través del proyecto de extensión “Puntos azules para el reciclaje inclusivo y la educación integral. Programa de Promotoras Ambientales y Puntos de Recolección Diferenciada”, aprobado en la convocatoria de proyectos de extensión de 2017.

El programa tiene como objetivo concientizar tanto del cuidado del medioambiente, a través del reciclaje, como de la realidad social del sector cartonero y la enorme importancia de su trabajo.

Como complemento, el proyecto plantea instalar puntos de recolección de residuos reciclables descentralizados, denominados Puntos Azules, que mejoren en cantidad y calidad los residuos que recuperan los cartoneros tandilenses.

En el marco de la jornada de cierre, que se desarrolló este viernes por la mañana, Natacha Milazzo, quien acompaña el proceso de conformación del cuerpo de promotoras ambientales, explicó ante El Eco de Tandil los detalles de la propuesta.

“Estamos cerrando el trabajo de todo un cuatrimestre que consistió en brindar talleres para cada uno de los cursos de la secundaria. En cada encuentro, las compañeras cartoneras pudieron hablar en primera persona de cómo es el día a día de su trabajo. Hicimos mucho hincapié en dar a entender que recorrer las calles juntando cartón es un trabajo muy arduo que además beneficia al medioambiente y la limpieza de la ciudad”, destacó.

Contó que la Escuela Secundaria 18 fue la primera experiencia en el marco del proyecto, que continuará en otras instituciones educativas, aunque todavía no tienen definido el cronograma.

“Nos han convocado también de barrios específicos para poder replicarlo. Después se viene una etapa de timbreo, es decir, de empezar a hacer esto mismo, pero con los vecinos, puerta a puerta, para que la comunidad comience a tomar conciencia de lo que significa la separación de residuos”, planteó Milazzo.

La experiencia

Por su parte, Erika Brown, una de las promotoras ambientales, resaltó la buena respuesta que obtuvieron de los alumnos que participaron de los diferentes encuentros. “Nos sorprendió muy gratamente la recepción que tuvo el taller entre los estudiantes. Todos comentaban y preguntaban. Realmente se mostraron muy interesados, así que estamos muy contentas. Fuimos muy bien recibidas. Los chicos son muy abiertos a aprender cosas nuevas y eso es muy positivo”, manifestó.

Sobre cómo vive la experiencia de educar y concientizar sobre la temática a la comunidad, admitió que a nivel personal ella misma fue aprendiendo cosas nuevas y además le gustó mucho poder trabajar con los jóvenes.

Los próximos pasos

Seguidamente, consultada sobre cómo sigue el proyecto, Milazzo detalló que “las promotoras ambientales van a continuar su proceso de formación en vacaciones. Durante todo el año se estuvieron formando, resta el último curso que trata específicamente sobre cómo salir a recorrer el barrio a concientizar a los vecinos y vecinas para hacer efectivo un esquema de separación en origen a través de los Puntos Azules”.

Adelantó que “la idea es inaugurar nuestro primer Punto Azul a principios de agosto. Va estar instalado en la Ludoteca y ahí vamos a recibir papel, cartón y PET, entre otros materiales. Se viene un trabajo muy interesante con el barrio de la Estación en conjunto con la escuela”.

Además, contó que llegaron a un acuerdo con la Unicen para instalar puntos azules en las dependencias de la Universidad. “Las promotoras van a ser las encargadas de transmitir cómo y, fundamentalmente, por qué separar los residuos. De esa acción depende el salario de muchos compañeros y compañeras y el cuidado del medioambiente”.

El galpón

Por último, sobre el galpón de la cooperativa de recuperadores urbanos, la referente del MTE en Tandil detalló que están “muy cerca de cerrar el alquiler, tanto de un galpón como de una enfardadora, que nos permita poner en marcha nuestra cooperativa. Si todo sale bien, en agosto ya estaremos instalados ahí. Tenemos un gran desafío por delante, pero confiamos en que la ciudadanía nos va a dar su apoyo”.

“La recepción de los chicos fue

genial”, manifestó la directora

Por su parte, la directora de la Escuela Secundaria 18, Fabiana Acosta, se mostró muy conforme con los talleres que brindaron las mujeres cartoneras del MTE a los alumnos de la institución.

“Hace un tiempo que estamos trabajando con varios proyectos de la Universidad y este es uno de ellos, que se llama Puntos Azules. Lo iniciamos con segundo año, que es el que va a llevar adelante el proyecto, pero lo que están haciendo las chicas ahora es pasar por todos los cursos contando qué están haciendo, cómo trabajan y después sí nosotros vamos a estar trabajando con ellas en la Ludoteca porque ellos tienen un Punto Azul a media cuadra de la escuela”, contó.

Afirmó que “la recepción de los chicos fue genial. En la entrada de la escuela ya tenemos las cajas azules, donde está dividido dónde va el cartón y el plástico, entre otros materiales. La idea, como compartimos edificio con una Primaria, es que ellos lo puedan hacer también y que cada uno lo lleve al interior de su familia para que empecemos todos a concientizarnos sobre esto”.

Acosta destacó luego “la posibilidad de trabajar varias instituciones juntas y además logrando resultados. Eso es lo que queremos y ya lo vimos, porque los chicos ya están empezando a preguntar desde que las promotoras ambientales dieron las primeras charlas”.

Indicó que “ya hace tres semanas que estamos trabajando, fue un encuentro por semana, así que quienes tuvieron las charlas ya están diciendo: `Esto va acá´; `aquello va allá´; `esto nos equivocamos porque no se recicla´. Y además lo queremos implementar con el kiosco. Ellos salen de comprar en el kiosco de la escuela y ya saben dónde va cada residuo”.

Finalmente, la directora de la Escuela 18 precisó que lo que se deposite en las diferentes cajas azules de la institución será acercado por los propios alumnos una vez por semana a la Ludoteca, donde el MTE tiene un Punto Azul. “La próxima etapa del proyecto es la señalización, que se va a trabajar en toda la cuadra, y salir al barrio a compartir el proyecto con los vecinos”, concluyó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario