¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Municipales rechazaron el 18 por ciento de aumento ofertado en tres tramos y convocaron a una asamblea

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil no se mostró conforme con la propuesta de recomposición salarial para el primer semestre, que contemplaba un 18 por ciento en tres pagos. Existen discrepancias en cuanto a qué básicos computar para calcular el incremento salarial y desde cuándo incorporar la suba. El escenario se avizora complicado para las partes, pero las negociaciones siguen abiertas.

El Eco

En la jornada de ayer, el Ejecutivo local respondió a la contraoferta salarial efectuada por el Sindicato de Trabajadores Municipales la semana pasada. En la paritaria realizada el último jueves, el Gobierno había ofrecido  un 12 por ciento de aumento, del 15 por ciento que tienen presupuestado para el pago de sueldos.

El gremio no aceptó esta primera oferta y negoció, en pos de avanzar, un 10 por ciento de incremento en enero (a cobrar en febrero) y un 10 por ciento en julio, con el compromiso de volver a sentarse en junio para discutir los sueldos con miras al segundo semestre. Vale aclarar que el gremio municipal había formalizado a fines de enero un pedido de actualización del 36 por ciento sobre el básico registrado a partir del 1 de febrero, que sumaría un uno por ciento adicional para la bonificación por antigüedad con miras a recuperar las pérdidas frente al avance inflacionario y alcanzar el cuatro por ciento. El secretario de Gobierno, Oscar Teruggi, quien forma parte habitualmente de las mesas paritarias, ponderó que dicha aspiración es “elevada” para las posibilidades del arca comunal.

En esa línea, el Municipio ofertó  ayer un 18 por ciento de aumento desdoblado, propuesta que fue desestimada por la contraparte. En rigor, desde la comuna efectuaron tres propuestas. La primera consistía en un  17 por ciento de aumento desglosado en febrero y julio. La segunda contemplaba una suba del 18 por ciento distribuida en los meses de  marzo, junio y julio, y la tercera opción que ofrecieron en el momento fue también del 18 por ciento, pero con la mejora de comenzar a pagar el incremento con los haberes de febrero en vez de hacerlo en marzo.

En los dos últimos casos, los primeros tramos de aumento estaban computados con respecto a los básicos de diciembre y el tercer tramo a los de enero, no acumulativos.

Una propuesta que retrocede 

David Marconi, secretario gremial del sindicato, habló con la radio de El Eco Multimedios y confirmó que rechazaron la propuesta del Municipio, a la que calificó como un «retroceso».

“Teníamos esperanza de llegar a un acuerdo pero tuvimos un retroceso. El número no está alejado pero no nos ponemos de acuerdo en qué básico tomar  y desde cuándo incorporar el aumento, parece poco pero son dos puntos que nos alejan porque termina significado menos dinero para los trabajadores”, explicó. Dentro de su análisis valoró que, pese a que haya cuestiones que parezcan mínimas, resultan de importancia porque generan una consecuencia directa en el bolsillo del trabajador.

Por su lado, el secretario de Gobierno le manifestó a este Diario que la negociación está “complicada” pero que los canales de diálogo permanecen abiertos para lograr evitar un paro.

“Ofrecimos el 18 por ciento de febrero a julio, porque en enero cobraron una parte del aumento ya otorgado en 2018. Creemos que es una buena propuesta que cubre, en la primera mitad del año, el 50 por ciento de lo pretendido. Dimos alternativas de cómo repartirlos, en principio fue rechazado aunque estamos en permanente conversación. Lo que se debería interponer es que la primera parte del año estaría cubierta y nos quedaría negociar lo correspondiente al segundo periodo “, indicó el funcionario.

Convocatoria a asamblea

Sin fecha para una nueva reunión paritaria, los trabajadores municipales organizaron una asamblea para el viernes próximo en la sede sindical, con el objeto de discutir y analizar el escenario que se presenta a partir de la negativa estatal a acordar un 20 por ciento de alza salarial para la primera mitad del año. No obstante, Marconi remarcó que el diálogo y las negociaciones siguen abiertas, y agregó que “es la única herramienta que podemos validar para acordar, pero nunca descartamos el resto de las herramientas que tenemos como institución”.

Con la premisa de permanecer permeables al diálogo, Marconi especificó que en la asamblea con los trabajadores  debatirán  el desarrollo y avance de la paritaria, alegando que “aceptar menos del 20 por ciento es difícil, si consultamos de manera general se va a complicar para todos, hemos hecho esfuerzos más que importantes”.

Párrafo aparte merece la demora registrada en la percepción de aumentos en los haberes de los pasivos. Según lo informado por el Sindicato, fue uno de los temas tratados en las reuniones que exceden meramente la cuestión salarial. “Nos preocupa el tema de los jubilados deberían haber cobrado el aumento en noviembre con el retroactivo por decisión del IPS (Instituto de Previsión Social), el Municipio hizo una comunicación en tiempo y forma, pero el IPS cerró antes los cálculos, así que el 10 por ciento que cobramos nosotros ellos no lo hicieron. Tampoco el 5 por ciento de enero”, señaló.

Para subsanar el 15 por ciento de desfasaje que sufrieron los haberes jubilatorios del sector, el Municipio inició gestiones ante el organismo provincial con la finalidad de  lograr que la situación se regularice.

Marconi destacó que no depende de las autoridades locales, pero puntualizó que “están jugando con los derechos adquiridos, los jubilados siempre nos acompañan en los reclamos, no depende del Municipio en gran medida, pero sí las gestiones que están a su alcance para exigir que se normalice esta circunstancia”.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja un comentario