¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Personal de un molino harinero levantó el paro que había iniciado por el despido de trabajadores

Los operarios de la empresa Molino Harinero Clabecq iniciaron ayer un paro total de actividades en la planta, en el Parque Industrial, a raíz del despido de cuatro trabajadores, dos de los cuales se encontraban trabajando en relación de dependencia y los otros dos con contrato eventual, medida que quedó sin efecto tras el cuarto intermedio, y principio de solución, luego de la reunión mantenida entre ambas partes en el Ministerio de Trabajo.

Acompañados por el secretario general de la Unión Obrera Molinera Argentina en Tandil, José Luis Rodríguez, exigieron la reincorporación de los dos empleados que prestaban tareas con contrato efectivo y denunciaron además que la empresa estaría infringiendo una serie de cláusulas de la Ley de Contrato Laboral y del convenio molinero.
Asimismo, pidieron que vuelva a pagarse el premio a la asistencia, que venía abonándose desde hace diez años y que la firma “de un día para el otro dejó de pagar”, afirmaron.

Además, detallaron que la planta tiene instaladas cámaras de videovigilancia en sectores donde no se opera con dinero, como el comedor y el ingreso a los vestuarios, lo que consideran “persecutorio”.

Frente a estas demandas, el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires tomó intervención y citó a las partes a una audiencia, que se realizó a las 13 en la sede de calle Pinto al 500, con el objetivo de llegar a un acuerdo.

Decisiones
“arbitrarias”

La protesta comenzó en horas de la mañana temprano cuando el plantel se apostó en el acceso a la planta molinera. Allí, Rodríguez brindó detalles a El Eco de Tandil sobre los motivos que derivaron en la medida de fuerza que decidieron llevar adelante.

El dirigente gremial precisó que hace tiempo ya que vienen reclamando la regularización de la situación laboral de los trabajadores frente a decisiones que viene tomando la empresa “de forma arbitraria”.

Concretamente, denunció que Molino Harinero Clabecq “dejó de cumplir acuerdos internos”, entre los que mencionó un premio a la asistencia que tenían desde hace diez años y que “de un día para el otro dejó de abonarlo”, sin ningún tipo de explicación.

Sumado a ello, afirmó que la empresa “está violando muchas cosas, como la Ley de Contrato de Trabajo y el convenio molinero, donde toma a trabajadores en forma eventual y viola la normativa vigente por la sencilla razón de que un contrato de trabajo puede durar tres o seis meses, y hay compañeros que han estado por contrato eventual un año y medio”.

“La gota que
colmó el vaso”

A esta situación, Rodríguez confirmó que en las últimas horas se le sumó el despido de cuatro empleados, dos de ellos que trabajaban en relación de dependencia y los otros dos por contrato de trabajo eventual, por medio de la empresa Bayton.

Sobre los efectivos, precisó que “uno prestaba tareas como chofer de camión hacía ya siete años y el otro había sido tomado como efectivo hacía cinco meses, pero estuvo un año y medio haciendo el mismo trabajo como eventual”.

Desde el gremio, reclamaron entonces la reincorporación de los dos trabajadores que estaban en relación de dependencia porque “la empresa en sí tiene para ubicarlas adentro del molino. Esto fue lo que colmó el vaso”.

Por otro lado, contó además que hace dos años la firma instaló cámaras de videovigilancia en sectores donde no se opera con dinero, como el comedor y el ingreso a los vestuarios, por lo que consideró que son “persecutorias”. u

Cuarto intermedio hasta
el jueves tras la audiencia

Finalmente, a las 13, las partes concurrieron a una audiencia de conciliación en la sede del Ministerio de Trabajo de la Provincia, la que se extendió hasta pasadas las 15. El subsecretario gremial, José Luis Rodríguez, indicó que “hubo intercambio de palabras y se realizó un ofrecimiento por parte de la empresa. Como hubo un buen diálogo se levantó el paro y se propuso un cuarto intermedio hasta el jueves a las 12, cuando nos volveremos a reunir en la sede del Ministerio”.

Indicó que “hay que negociar algunos términos en los que estamos de acuerdo y otros no. Como tengo que informar lo que acontece al gremio central para ver qué determinación tomar, hablé con mis compañeros que son los afectados y quedamos en volver a encontrarnos el jueves”.

Si bien hay un impase que descomprimió la situación que se había planteado, esto no significa que no se retomen las medidas de fuerza “si no hay una contestación a favor de lo que estamos peticionando”.

Pedido

En cuanto a lo que se le exigió a la empresa dijo que “se pidió por las categorías y de la cantidad de dinero que pretendíamos nos están ofreciendo el 50 por ciento, algo que mañana (por hoy) hablaré con los compañeros afectados para conocer qué piensan”.

Agregó que “en Buenos Aires se llevará a cabo una reunión del gremio central con la empresa, por un premio a la asistencia y puntualidad que se venía pagando desde hace diez años y que dejaron de pagar como estaba acordado desde julio de 2016”. Añadió que “además al personal nuevo que iba ingresando se le pagaba un premio menor al convenido por el gremio con la Federación Harinera, por lo que no se puede aceptar una discriminación en ese sentido, así que dijimos que no”.

Aseveró que “pedimos que se respete lo acordado y que cobramos hasta el mes de julio del año pasado”.

Trabajadores

Respecto a las cuatro personas que fueron cesanteadas, dos de ellas, al tener contrato como trabajadores eventuales quedaron afuera. En tanto, los restantes empleados que son de planta permanente, señaló que “tengo que hablar con ellos para saber qué desean hacer. Si se presentan ante el Ministerio pidiendo la liquidación ya no se puede hacer nada porque esa situación es individual”.

Por último expresó que “uno de los trabajadores llevaba un año y medio cumpliendo tareas por contrato y es algo que le reclamamos al Ministerio. La empresa sabe muy bien que estaba violando leyes contractuales que mencionan que el trabajo eventual en una empresa no puede exceder los dos contratos de 90 días. Superando eso, se considera que es efectivo de planta. La empresa hacía eso para no abonar derechos laborales y son pasibles de sanción por parte del Ministerio porque están infringiendo la ley”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario