¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Por falta de autorización, obligan a desactivar los equipos para mejorar las comunicaciones en Gardey

El Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) intimó al Municipio a desactivar el sistema repetidor instalado para mejorar la señal de telefonía celular en la localidad de Gardey al establecer que la estación es “clandestina” y que carecía de autorización para su funcionamiento.

En contraposición, el Ejecutivo argumentó que esos equipos distribuidos en distintos puntos de la localidad rural son de “venta libre” y no necesitan permisos para funcionar, ya que no utilizan el espectro radioeléctrico, como sí lo haría una antena.

Lo cierto es que el planteo se resolverá en instancias administrativas, para lo cual se abrió un plazo de diez días para presentar el descargo correspondiente ante el organismo nacional.

La situación se desencadenó cuando dos compañías de telefonía celular interpusieron una denuncia ante el organismo nacional por posibles interferencias en la zona de cobertura, haciendo alusión a los equipos instalados por la comuna en la localidad rural para mejorar el servicio.

En consecuencia, este miércoles personal del área de calidad y eficiencia de servicios del ente nacional se presentó en el lugar y tomó contacto con el delegado municipal Edgardo Zubigaray, que permitió el ingreso al espacio donde se encuentran los aparatos.

Luego, estableció que se efectuaron las comprobaciones técnicas que permitieron determinar que las interferencias que afectan al servicio que brindan Movistar y Claro “son producidas por emisiones que genera la actividad de dispositivos electrónicos” que se encuentran en la localidad rural, según consta en el acta confeccionada.

“Teniendo en cuenta que esos sistemas no se encuentran autorizados por este Ente Nacional de Comunicaciones se intima al cese inmediato de las emisiones” dado que causa “interferencias perjudiciales a una estación y servicio debidamente autorizado”, y por esa razón estableció que la estación es “clandestina”.

Luego, en función de la infracción e intimación efectuada, en el acta el organismo otorgó un plazo de diez días hábiles para ejercer el derecho de defensa.

La explicación oficial

En diálogo con El Eco de Tandil, el director de Protección Ciudadana, Martín Romano, contextualizó que “provisoriamente” el organismo nacional solicitó suspender el funcionamiento de los equipos hasta tanto se determine “fehacientemente si provocan interferencia”, a la vez que dejó asentado que, una vez que esto suceda, “en Gardey no queda señal”.

Además, en el plazo otorgado el Ejecutivo hará una presentación en el Enacom en la que expondrá las razones por las cuales se decidió avanzar con la instalación de los amplificadores para dotar de señal a Gardey, dado que las empresas “no lo están haciendo”.

En ese sentido aseguró que los dispositivos instalados “estaban autorizados para su venta” y los diferenció de aquellos que instalan las telefónicas, los cuales “sí necesitan autorización del Enacom”.

Para respaldar la postura oficial precisó que se efectuaron los “cálculos técnicos” correspondientes y que hay un informe realizado por el asesor técnico Guillermo Zazkin, que certificó su normal funcionamiento y establece que en 64 puntos relevados de la localidad había señal.

Desde su perspectiva, consideró que el tema se encuentra frente a dos alternativas de solución, es decir, que los equipos instalados sigan en funcionamiento o que Enacom obligue a las empresas a realizar las inversiones necesarias para que cumplan con la prestación.

El director destacó que “la obligación legal de brindar servicio de telefonía móvil corresponde a las empresas Claro, Movistar y Personal”, tal cual lo establece la reglamentación en telecomunicaciones vigente.

De todos modos defendió la inversión que llevó adelante el Municipio para resolver un reclamo impulsado por los propios vecinos ante las dificultades para comunicarse. “Estos equipos están autorizados para su venta al público, no son antenas que requerían autorización del Enacom, por eso se instalaron”, enfatizó Romano.

“Por dar un
servicio al pueblo”

A través de su cuenta de Facebook, la Delegación Municipal de Gardey informó a los vecinos sobre la situación con una publicación en la que señalaba que “nos vemos imposibilitados en brindar señal de celular por haber sido denunciados ante el Ente Nacional de Comunicaciones por las empresas Claro y Movistar”.

Esta situación obligó a “desconectar los cuatro equipos colocados por el Municipio” bajo “el argumento de que los equipos producen ‘interferencias’”.

Con una copia del acta confeccionada “gestionaremos ante el Gobierno nacional que intimen a las empresas a brindar señal a la localidad”.

En diálogo con el ciclo televisivo “Tandil despierta” (EcoTV), el delegado municipal Edgardo Zubigaray explicó que “nos animamos a poner el equipo porque desde Movistar nos dijeron que lo colocáramos porque no iban a hacer la inversión”.

“No nos corresponde dotar de señal pero era un servicio que estábamos dando al pueblo e incluso estábamos beneficiando a las empresas porque no tienen señal y están cobrando por un servicio que no brindan”, manifestó.

Y admitió que “no queríamos colocar el aparato hasta tanto no tener seguridad porque teníamos miedo que fuéramos denunciados, todo por dar un servicio al pueblo. Nos fue mal y ahora hay que revisar la situación y seguir trabajando para que las empresas den señal como corresponde”.

La problemática por la falta de señal se aplica a “toda la zona rural”, y planteó que en el pueblo la situación mejora la seguridad y salud. “El Municipio no está cobrando por ningún servicio, más allá de que los equipos no están autorizados, queremos dar un servicio a los vecinos”, justificó el delegado.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario