¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Presentaron detalles del proyecto que promueve mejoras sobre el centro comercial de Quintana

En una iniciativa que busca también potenciar el perfil comercial de la calle principal del barrio Villa Italia, el Ejecutivo y la Cámara Empresaria brindaron detalles del plan de obras e intervenciones públicas para la puesta en valor del centro comercial abierto de calle Quintana, en un encuentro que se celebró ayer al mediodía en las instalaciones de la sociedad de fomento Unión y Progreso.

La reunión, que contó con la presencia del intendente Miguel Lunghi, del jefe de Gabinete, Mario Civalleri, e integrantes de la comisión directiva de la entidad camarista, congregó a una veintena de comerciantes de la cuadra que escuchó con especial entusiasmo los detalles de la propuesta por parte de los funcionarios de la Secretaría de Planeamiento y Obras Públicas.

La mejora se desarrollará sobre Quintana, entre Pasteur y Dinamarca, e implicará el acondicionamiento de las veredas, sendas peatonales, colocación de cestos papeleros y luminaria acorde, la creación de áreas de descanso, entre otras acciones.

En principio, y si bien no se aventuraron fechas ya que aún restan definir algunos detalles, el objetivo es comenzar con las tareas en el transcurso de este año sobre las dos primeras cuadras programadas.

A partir de allí el plazo de obra previsto es de 75 días, dado que cuenta con un nivel de complejidad menor al del microcentro, con una inversión estimada de 3,5 millones de pesos.

Intervenciones

Entre las intervenciones por realizar, el proyecto incluye la remoción de la cartelería que obstruya las visuales que se pretenden valorizar en el recorrido propuesto y la instalación de luminarias sobre las columnas existentes en altura intermedia que proporcionará un plano lumínico sobre la circulación peatonal, “jerarquizando y diferenciando” este espacio sobre el general.

Además se prevé el ensanche de veredas en las esquinas, la remoción y recambio de solados, rectificación de desagües pluviales, la adecuación las luminarias existentes, la sustitución de cableado eléctrico aéreo, intervención sobre el espacio urbano, demarcación de sendas peatonales, cruces, colocación de pilonas, instalación de equipamiento urbano, bancos y cestos.

Potenciar el
polo comercial

El jefe de Gabinete, Mario Civalleri, repasó detalles de la intervención proyectada, que busca generar un aporte a la “enorme potencialidad” que tiene el sector y que resulta “importante” para consolidar el polo comercial en que se convirtió Quintana.

“Villa Italia es una barriada populosa, de más de 25 mil habitantes pero que, en la medida que cosas como estas se desarrollen, el centro de Quintana tendrá una proyección distinta hacia la propia ciudad”, especuló sobre el impacto que tendrá el plan de acción.

A su vez se mostró esperanzado en que pueda plasmarse la obra y aclaró que estará sujeto a lo que decida el conjunto de los frentistas de las dos cuadras marcadas. “Este tipo de intervenciones tiene que tener el acompañamiento y la buena voluntad de los vecinos”, expresó, por lo que planteó que “vamos a tratar de ver si nos ponemos de acuerdo”.

Así, en caso de no mediar inconveniente anticipó que en un tiempo “relativamente corto” comenzarán con las primeras acciones.

En cuanto al aporte que deberían realizar los contribuyentes, el jefe de Gabinete precisó que la idea es que “se hagan cargo del costo de los mosaicos que se cambiarían en sus frentes” producto de las tareas por ejecutar, lo cual representaría “una inversión menor”, siendo que “el mayor esfuerzo lo hará el Municipio”.

“Nos gustaría
seguir adelante”

Finalmente el jefe de Gabinete ratificó que el proyecto original del centro comercial a cielo abierto en el microcentro se mantiene vigente, aunque planteó que para definir su eventual avance “tiene que haber conformidad con el vecino frentista”.

Lo cierto es que la iniciativa, que se concretó por 9 de Julio, entre Pinto y Sarmiento, tenía previsto avanzar por San Martín hacia Rodríguez. Sin embargo, la resistencia expuesta por un grupo de contribuyentes puso un freno a la intervención.

Civalleri reconoció que estas obras producen “algún tipo de trastorno en cuanto a las dificultades que se plantean a los comercios” durante su desarrollo, pero descansó en los beneficios de los resultados.

“Nos gustaría seguir adelante y seguramente en algún momento estén dadas las condiciones para continuar”, expresó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario