¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Profesionales de la salud manifestaron preocupación por el incremento de los casos de obesidad infantil

El viernes a las 19.30 se llevó adelante una charla abierta a la comunidad sobre la epidemia de obesidad infantil en el SUM del Hospital de Niños que contó con la disertación de la doctora Ana Cabral, médica pediatra especialista en nutrición infantil y la licenciada en nutrición María Cruz Constantini, ambas del servicio de terapia nutricional del Hospital Materno Infantil Tettamanti de Mar del Plata.

La pediatra María Inés Ruas, del Hospital de Niños “Doctor Debilio Blanco Villegas” explicó que la charla fue organizada desde la Sociedad Argentina de Pediatría, en contexto de un curso de actualización que se hace todos los años y “viendo la gran prevalencia de pacientes pequeños con obesidad importante, malos hábitos de alimentación, organizamos esta charla que consta de una primera parte para la comunidad que habla de cómo ayudar a nuestros niños para bajar esta gran prevalencia que tenemos y otra charla para profesionales de salud. Invitamos a dos disertantes del hospital materno infantil de Mar del Plata”.

 

Una grave problemática

Por su lado, la doctora Ana Cabral explicó que “la prevalencia de casos de obesidad infantil es altísima, y lo vemos en chicos muy pequeños, a partir de los 3 años empezamos a ver registros por sobre lo que se espera como normal”.

“Me parece que hay que hacer prevención un poco educando a la familia y entendiendo que es una problemática grande y grave porque lo que empieza a esa edad perdura para siempre, tenemos que evitar el riesgo cardiovascular que viene después”, advirtió.

La licenciada en nutrición María Cruz Constantini, a su turno,  explicó que este incremento de casos de obesidad infantil se da porque hay un “cambio cultural en la sociedad y en la alimentación en general, mucha menos actividad física, menos gasto energético, y el acceso  a menor costo de alimentos muy ricos en grasas e hidratos de carbono. Sumado el alto consumo de estos nutrientes y el bajo gasto calórico, hace que los chicos tengan cada vez más obesidad a edades cada vez más tempranas”.

“En nuestro hospital tenemos un programa en el que hacemos prevención e intervención en esta población”, contó.

 

Alarmante

En tanto Mariana Roffé, pediatra del Hospital de Niños de Tandil,  explicó que “pese a que vivimos en una ciudad que a diferencia de Buenos Aires tenemos un poco más de accesibilidad a espacios verdes, a que los chicos puedan hacer deportes, igual vemos que cada vez más los nenes están dentro de sus casas, jugando con la play, con los celulares y cada vez hacen menos actividad física”.

“En los colegios vemos que comen mucha comida chatarra, los hábitos no son los ideales, en todos los niveles tanto en privado, como en el hospital que la prevalencia de la obesidad está aumentando muchísimo y la verdad que es alarmante. También se están viendo muchas complicaciones en chicos jóvenes con colesterol alto, con diabetes relacionada a la obesidad y son patologías que antes no se veían tanto”, sostuvo.

 

Prevención

La doctora Cabral consideró que “nosotros creemos que es educativo y el núcleo es la familia, la mamá durante el embarazo, es previo al nacimiento del bebé, uno ya debe empezar con buenas conductas para que eso sea repetido en el núcleo familiar, creo que ahí está la base”.

“Lo que se ha instrumentado en el mundo son estrategias para chicos más grandes pero llegamos tarde. Por ejemplo la currícula de la escuela bajó la carga horaria de educación física. Saliendo de la educación de la mamá embarazada podemos hacer que el plato de comida que se ofrece al quinto, sexto mes de vida cuando empieza el bebé a comer sea lo más saludable posible y así continuar con controles pediátricos permanentes, porque el primer año de vida se controla y después pasan dos o tres años que cada vez se controla menos”.

Roffé recalcó que “hay que evitar el acceso a las pantallas a los más chiquitos porque cada vez los llevan menos a la plaza, hay que regalarles sogas para saltar, pelotas cosas para que puedan jugar afuera y fomentar el deporte y actividades al aire libre”.

Finalmente, Constantini agregó que “es importante educar desde que inicia la alimentación el bebé. Ofrecer alimentos más saludables, ir respetando los horarios de comidas, comer todo el grupo familiar lo mismo, no incorporar bebidas azucaradas desde temprana edad y la actividad física”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario