¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Terminó el Congreso de Salud Mental y Grasso dijo que está lejos el cumplimiento óptimo de la ley

Ayer en horas del mediodía se llevó adelante el cierre formal del Primer Congreso de Salud Mental con la disertación del destacado psiquiatra brasileño Paulo Amarante. El director de Salud Mental, Luciano Grasso destacó la decisión política del Gobierno nacional y provincial de trabajar fuertemente en el área y consideró que “todavía falta un camino por recorrer” en torno al cumplimiento óptimo de la Ley de Salud Mental.

Antes del cierre se hizo entrega de menciones de 10 trabajos que fueron distinguidos de los 180 presentados. A continuación, brindaron algunas palabras al público Luciano Grasso y el titular de la Subsecretaría de Determinantes Sociales de la Salud y la Enfermedad Física, Mental y de las Adicciones Raúl Pitarque.  Por último, disertó Paulo Amarante.

En diálogo con El Eco de Tandil, Luciano Grasso trazó un balance más que positivo del encuentro, que fue el primero de estas características.

“La cantidad de gente que se congregó de distintos puntos de la provincia es una sorpresa que entusiasma porque muestra que hay por parte de los trabajadores mucho deseo de trabajar, de generar espacios de articulación y eso es muy importante porque son los actores principales que llevan adelante el trabajo en territorio”, resaltó.

 

Apoyo político

Por otro lado, destacó que el acompañamiento y la decisión del Gobierno de centrarse en la salud mental e impulsar este tipo de iniciativa porque “la salud mental no es un campo que en la historia haya tenido muchas experiencias de apoyo político a nivel nacional ni provincial”.

“En Tandil con suerte tenemos políticas públicas que privilegian o ponen en foco la salud mental pero esto no es algo que históricamente haya sucedido. Que el Ministerio de Salud haya tomado la decisión de haber definido como una de sus tres prioridades la salud mental y adicciones es algo inédito”, manifestó.

Y destacó que “esto se corroboró con la presencia concreta de la ministra de Salud Zulma Ortiz y sus planteos durante su estadía aquí”, además del “compromiso que se llevaron todos los secretarios de Salud de avanzar a nivel municipal en los distintos distritos en el cumplimiento también en sus propios territorios de la Ley de Salud Mental”.

En ese sentido, expuso que “la ley para que tenga cumplimiento efectivo necesita de una presencia fuerte y decisiones políticas a nivel estatal, que incluyen a los municipios porque una de las cosas que plantea es que la asistencia de salud mental debe estar en todos los niveles de atención y sobre todo en el primer nivel, es decir en los centros de salud”.

“Así que los municipios se comprometan a la implementación de la ley también fue un hecho muy importante”, aseguró.

 

Destacadas disertaciones

En tanto, subrayó que “la presencia que nos sirvió a todos para nutrirnos y fue un privilegio estar con dos actores fundamentales para el campo de la salud mental en la historia de Latinoamérica, Paulo Amarante de Brasil, y Emiliano Galende, que fueron las dos conferencias centrales y generaron muchas expectativas”.

“Fue un placer escucharlos con el gimnasio del Centro Cultural lleno, y gente que ha aplaudido de pie a ambos porque realmente fue una vivencia muy gratificante”, afirmó.

Además, la cantidad de preinscriptos, que rondaba los 1600 “realmente vinieron, y de distintos puntos de la provincia, profesionales, no profesionales, pacientes, familiares, estudiantes”.

Destacó la diversidad de profesionales de distintas áreas de la salud, lo cual “responde a cómo pensamos la salud mental, considerando la integralidad de los sujetos desde todas sus dimensiones, y eso implica pensarlo en un todo, más allá de lo estrictamente psíquico o psicológico”.

 

Largo camino por recorrer

En balance, evaluó que “una realidad que quedó a la vista en estos tres días que es la enorme cantidad de producciones e investigaciones y experiencias concretas de trabajo en territorio que hay en toda la provincia acordes al espíritu de la Ley Nacional de Salud Mental”.

No obstante, sostuvo que “la contracara de esto es que todavía estamos lejos de un cumplimiento óptimo de la ley de salud mental”.

En ese sentido, indicó que todavía siguen existiendo monovalentes, lo que tradicionalmente se llamaban manicomios, que son “hospitales de la atención de una sola patología, solo atienden e internan pacientes con problemas de salud mental”.

Además, agregó que “la modalidad de internación responde al modelo tradicional que se denomina la internación crónica, que quedan internados por meses, años o décadas porque responden a una lógica muy antigua de creer que una patología de salud mental requiere una internación muy larga”.

“La ley plantea claramente que para 2020 tienen que estar cerrados los monovalentes, todavía siguen existiendo aunque se están trazando planes de trasformación paulatina. Sabemos que el cierre no es algo que se pueda hacer de un día para el otro, pero hay que ir trazando un camino y avanzando en este sentido”, manifestó.

Pero destacó que “se está avanzando, esto mostraron las disertaciones de los distintos monovalentes que hay en la provincia pero la ley también plantea que debe haber atención de salud mental en el primer nivel de atención y que las internaciones sean en los hospitales generales, ahí todavía falta un camino que recorrer”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario