¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Trabajadores que reparan mobiliario escolar reclaman que el Municipio pague los cuatro meses que debe

Un grupo de trabajadores que se dedica a reparar y reciclar mobiliario escolar alzó su voz para reclamar el pago de cuatro meses que les está adeudando el Municipio, lo cual les está generando serios inconvenientes para pagarles a los proveedores, abonar los servicios del galpón que utilizan y distintas dificultades que hacen insostenible el proyecto de ese modo.

Los trabajadores realizan las tareas de reciclado de mobiliario escolar en un galpón cedido por la cooperativa Ronicevi y facturan al Consejo Escolar por los trabajos que realizan para los distintos establecimientos educativos de la ciudad.

Wilfredo López, uno de los trabajadores, explicó que el inconveniente que tienen es que hace cuatro meses que el Municipio no les abona por los trabajos que realizan y admitió que temen que tomen represalias con ellos por hacer pública la situación, pero recalcó que se trata de un reclamo “justo”.

Un trabajo social

“Sabemos y estamos seguros de que realizamos un trabajo social, en el que a la Municipalidad le conviene por los precios. El pago sale de la Municipalidad al Consejo Escolar, y ahí está todo trabado”, afirmó.

Y cuestionó que “las palabras son muy lindas pero no vivimos de las palabras, nosotros. No somos una empresa donde entra mucha plata sino que hacemos todo con el sudor de nuestra frente”.

“No queremos que por eso mañana ellos digan acá se termina, tenemos miedo de perder el trabajo porque nos costó mucho hacer esto a nosotros”, expuso en diálogo con El Eco de Tandil.

Y explicó que están endeudados con los proveedores, y que el trabajo que están haciendo bajó un poco de calidad porque “estamos reciclando cosas cuando al principio comprábamos materiales de primera”.

En este momento son seis los trabajadores que se desempeñan laboralmente en el emprendimiento pero “el proyecto de esto es que se incorpore más gente porque da para eso, pero así no podemos seguir”.

Y lamentó que en Consejo Escolar los atienden “muy bien, palabras muy buenas pero no hay pago y eso es lo que precisamos nosotros”.

A pulmón

Por su lado, Graciela Galabert contó que está tan complicada la situación que hasta se les dificulta llegar al galpón para trabajar porque en su caso por ejemplo necesita 50 pesos por día para el colectivo y ahora no están teniendo ningún ingreso, lo cual hace la situación realmente compleja.

“Ahora nos prometieron 9 mil pesos, que no nos alcanzan ni para arrancar. Primero se habían comprometido a pagar todo el martes, después dijeron el viernes, y ahora dijeron que van a pagar 9 mil pesos, pero esa no fue su palabra inicial”, criticó.

Puntualizaron que en total les están adeudando casi 76 mil pesos.

“Nos estamos endeudando con la luz, con el gas, con un montón de cosas”, lamentó.

Y agregó que el dinero que les deben para ellos es mucho. “Pagamos la madera, pagamos la carpintería, hasta los fletes para llevar y traer los muebles pagamos. No es que el Municipio nos pone una camioneta o un camión. Es todo a pulmón”, expresó.

web_Reclamo (3)

Asimismo, recalcó que comenzaron “de cero” y ahora todo esto les está ocasionando problemas en sus casas porque “las pocas monedas que agarramos las usamos para el colectivo, o para comprar un tarro de pintura para seguir”.

“El Municipio puede, así que queremos que nos pague lo que nos debe. No le estamos pidiendo para comer o que nos pague el alquiler, solamente queremos mantener este trabajo. Nos gustaría que el Intendente se dé una vuelta y venga a ver cómo trabajamos”, manifestó.

La satisfacción de las
comunidades educativas

Ya entregaron mobiliario unas 17 escuelas y Galabert contó que las comunidades educativas están “muy contentas porque hay aulas donde los chicos no tienen dónde sentarse. Nosotros traemos mobiliario roto, lo arreglamos y lo devolvemos reparado”.

“Las maestras nos felicitan y tenemos cartas que nos agradecen por lo que hacemos. Entramos a las 8, y nos quedamos hasta las 15, 16 ó 17. Pero como hacemos ese sacrificio para las escuelas porque sabemos que lo necesitan, el Municipio podría hacer lo mismo con nosotros”, sostuvo.

En tanto, Matías Valdez fustigó que “lo que vemos es que el Municipio en realidad no comprende al sector o no lo quiere comprender, nosotros no somos una empresa común que tenemos un acuerdo comercial, porque las empresas tienen otra espalda, tienen margen para que suceda esto”.

“Hace meses que venimos con esta situación, pero llegamos al punto de exponerlo públicamente porque veníamos discutiéndolo en el ámbito de las gestiones, con el Consejo Escolar, con Desarrollo Social, y hoy entendemos que hay un situación donde no hay interés, donde no quieren prestar atención a la situación que estamos viviendo”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario