¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Tras una intensa lucha, adjudicatarios de Eleprint del Procrear recibieron las llaves de sus viviendas

Los adjudicatarios de Eleprint del desarrollo urbanístico que lograron el traspaso a las casas de Riva recibieron ayer las llaves de sus viviendas de la mano de la supervisora de Promoción y Comunicación de Procrear del Banco Hipotecario, Paola Teper. Emocionadas, las 25 familias celebraron el cierre de una intensa lucha y agradecieron el apoyo de quienes acompañaron el reclamo.

El acto, que se realizó a la mañana en el barrio delimitado por Quintana, Pujol, Buenos Aires y Trabajadores Municipales, contó con la presencia del director de la Red Buenos Aires de la Anses, Ivo Luzzani; el jefe de la Regional Bonaerense I, Mariano Pereyra Iraola, quien estuvo acompañado por el funcionario Gonzalo Núñez; el titular de la UDAI, Cristian Salvi; el gerente de Empleo y Capacitación Laboral Regional Tandil del Ministerio de Trabajo, Martiniano Corbetta; y el concejal del PRO, Claudio Ersinger.

Al cierre, se sumaron además el intendente Miguel Lunghi y el secretario de Gobierno, Oscar Teruggi.

Todos ellos acompañaron a los beneficiarios en el gran día, que llegó finalmente luego de reiterados reclamos, protestas en la puerta del banco, juntadas en el desarrollo urbanístico y reuniones con funcionarios en Buenos Aires.

 

“Esto fue una lucha”

El acto se desarrolló en una carpa blanca montada en el corazón del imponente barrio. Allí, la encargada de dar las primeras llaves fue Paola Teper, ya que después invitó a los adjudicatarios a que ellos mismos fueran entregándoselas unos a otros.

Finalmente, Carlos Alonso y Mariana Aguerriberry, dos de los adjudicatarios, brindaron unas cálidas palabras a sus vecinos y autoridades presentes.

“Todos los que están acá saben que esto fue una lucha, un esfuerzo de mucha gente y de pelearla en todos lados”, expresó Alonso. Agradeció luego a “Mauricio D’Alessandro, que aunque no está presente, nos ayudó muchísimo”, como así también a las adjudicatarias que ya están viviendo en el desarrollo urbanístico y que acompañaron el reclamo de quienes aún no habían conseguido el traspaso a Riva.

Una de ellas fue Mariana Aguerriberry, quien reconoció -tras las palabras de su vecino- que estaba muy emocionada. “Ahora somos todos un barrio, vamos a tratar de mejorarlo un poquito y hacer cosas en conjunto. Me siento profundamente agradecida de tenerlos a ustedes, estoy muy orgullosa de todo lo que hicimos y espero que sigamos peleando todos juntos para poder vivir mejor”, manifestó.

Por último, brindó un especial agradecimiento a “Diego Cavanagh y Paola Teper, sin quienes no hubiera sido posible esto ni de casualidad”.

 

Una entrega “muy esperada”

Culminado el acto, la supervisora de Promoción y Comunicación de Procrear del Banco Hipotecario dialogó con El Eco de Tandil y compartió la alegría de los beneficiarios.

“Esta entrega fue muy importante porque fue muy esperada por todas las familias. En realidad todas los son por el hecho de poder acompañar a la gente a que llegue a su casa después de haber recorrido un largo camino”, expresó.

Puntualmente sobre la lucha que emprendieron los adjudicatarios que ayer recibieron las llaves de sus viviendas, dijo que esto suele suceder en otros desarrollos urbanísticos “donde la gente construyó comunidad, como en las viejas asociaciones de fomento, como cuando yo era chiquita, y la verdad es que lo promovemos. Apoyamos que entre ellos se agrupen y se comuniquen de esa manera con nosotros, sobre todo, porque es una ayuda más organizada la que uno les puede brindar y lo cierto es que hasta ahora nos viene dando buenos resultados, así que lo festejamos con ellos”.

 

Procrear en Tandil

Al cierre, resaltó la cantidad de tandilenses que en los últimos años han podido construir su vivienda a través de las distintas líneas de crédito del programa nacional.

Señaló que, además del desarrollo urbanístico, “Tandil tiene otra pata del Procrear que es muy importante y es la de lotes con servicios. Hay bastantes predios donde la gente construye su casa, así que esta ciudad es el boom urbano porque entre los desarrollos urbanísticos y los lotes con servicios ha sido una de las que más ha tramitado carpetas para créditos de vivienda para sus habitantes, así que es muy bueno”.

Teper garantizó entonces que “esto va a seguir” y precisó que “ya en el predio se hizo un nuevo sorteo hace unas semanas de 40 viviendas más, que son las de tres dormitorios del sector que construye la empresa Riva, cuyas carpetas van a avanzar. Y ahora veremos también si podemos ayudar a los suplentes a que puedan acceder a las viviendas que quedan vacantes”.

 

“Estamos felices de haber llegado a buen puerto”, expresó Aguerriberry

En la oportunidad, tres de las adjudicatarias, Lucila Korein, Mariana Aguerriberry y Cecilia Rodríguez Páez, también compartieron su emoción con este Diario.

En primer lugar, Korein reconoció que no lo podía creer y se dijo feliz porque finalmente el día tan esperado llegó. “Recorrimos un camino largo, donde empezamos una lucha eterna porque teníamos casas que no estaban habitables, pero siempre con ilusión. Y lo logramos, gracias a la unión que tuvimos como grupo y el acompañamiento de quienes lograron el año pasado el pase”, expresó.

Contó que, en su caso, habían viajado para compartir con ella este ansiado momento su hermano y sus sobrinos, que viven en Mendoza. “Se me aparecieron de sorpresa, no lo puedo creer. Esto es más de lo que hubiese imaginado para mi vida”, admitió Korein.

Por su parte, Aguerriberry manifestó que junto a sus vecinos realmente lograron ser “una comunidad” y quería estar presente en la entrega para ver “el broche de oro”, ya que -celebró- “acá terminó nuestro reclamo. Las 104 familias que empezamos en Eleprint ya están con sus llaves en mano. Faltan tres en realidad que están con unas excepciones, que es cuestión de días, pero ya terminamos el reclamo grupal, así que felices de haber llegado a buen puerto”.

Por último, Rodríguez Páez remarcó que “esto no se hubiera conseguido de a uno, es un trabajo colectivo, donde todos tiramos para el mismo lado sin que uno sea más que el otro, codo a codo con las mismas ideas, peleando siempre por el vecino, por el amigo, apoyándonos mutuamente cuando uno caía. Esto es un regalo, es un grupo hermoso y somos una gran familia”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario