¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Una vez más, las precipitaciones dejaron al desnudo las graves falencias de infraestructura de la ciudad

Las intensas lluvias que azotaron la ciudad ayer dejaron como saldo innumerables inconvenientes en distintos barrios de la ciudad, afectando a gran cantidad de vecinos. Calles anegadas, casas inundadas, cortes en la ruta y accidentes de tránsito fueron los principales inconvenientes causados por la tormenta.

Una de las zonas más afectadas fue la avenida Marconi, Montiel y Mitre, donde el agua ascendió rápidamente, e ingresó en viviendas y comercios, además de causar caos en el tránsito.

Tanto subió el agua que varios vehículos quedaron tapados y solo se les veía el techo.

Matías, propietario de un negocio de grúas situado en Montiel y Marconi, explicó que “además de la mugre y las inundaciones, la gente enloquecida, tuvimos una baja en un camión, se nos rompió una bomba, se nos inundaron todos los autos y se nos ensució toda la casa”.

“Estamos colapsados de laburo porque nos están llamando de todos lados para que les remolquemos el vehículo, así que estamos limpiando y ayudando en lo que podemos a los vecinos”, indicó.

Contó además que empezó a inundarse a las 11 y el agua subió como hasta las 15.30.

“Con el muchacho de la peluquería estuvimos cortando la calle 11 de Septiembre, en Roca, y después en Alsina, porque los autos pasaban igual, no les importaba que estuviera inundado, generaban olas y corrían peligro no solo nuestros negocios sino también los de los vecinos porque una ola te puede romper una vidriera”, expuso.

En ese contexto, cortaron el tránsito hasta que se descongestionó y dejó de llover. “Por desgracia no vino nadie del Municipio, se ve que han estado colapsados, le pedimos ayuda a unos policías y nos dijeron que estaban sobrepasados”, sostuvo.

En tanto, aseguró que es la primera vez que sufren inundaciones y aclaró que su padre nació y vivió allí siempre.

 

“Se echó todo a perder”

Por su lado, Marcos Córdoba, de la peluquería New Style, situada en Montiel a metros de Marconi, contó que a partir de las 10.30 el agua empezó a subir “de vereda en vereda y cada vez subía más hasta que en un momento dejó de drenar y empezó a  subir a las casas y a los negocios”.

“A mí adentro del local me entraron más o menos 40 centímetros, perdí un par de máquinas, asientos y objetos personales, muebles de madera, la heladera, sillones, lo eléctrico se echó todo a perder”, lamentó.

Explicó que es la tercera vez que se inunda la calle en tres meses pero es la primera vez que sube tanto el agua.

Estimó que los inconvenientes se suscitaron por la “falta de infraestructura y la gente que es mugrienta, no tiene respeto, no tiran la basura cuando y donde corresponde, eso hace que se tapen las bocas de tormenta y que no pueda drenar el agua”.

Lamentó que va a ser “difícil recuperar lo perdido porque está todo muy caro. De esta manera no podemos trabajar así que no sé qué vamos a hacer”.

Y aseguró que debieron cortar el tránsito porque nadie del Municipio fue al lugar. “Era un peligro. En la casa de motos que está en la avenida el oleaje por el pasar de los autos rompió vidrieras, había autos bajo el agua y en Mitre el agua nos llegaba hasta la cintura”, graficó.

A su turno, Oscar Gogorza, el encargado de la veterinaria que está en Montiel, contó que a pesar de que el negocio está unos 80 metros sobre el nivel de la calle, igualmente ingresaron unos 15 centímetros de agua.

Mientras tanto, en un laboratorio que está a mitad de esa cuadra, le entró un metro de agua y sufrieron graves deterioros de aparatología.

Uno de los vecinos de la cuadra, Nicolás, mientras seguía limpiando los destrozos de la lluvia en su vivienda, contó que “entre 30 y 40 centímetros nos entraron en la casa, se ha perdido casi todo, en todas las habitaciones, baño, cocina. Esta calle se inunda siempre pero es la primera vez que nos entra en la casa, los muebles se arruinaron todos”.

 

Otras zonas afectadas

Otra de las calles anegadas fue Independencia al 2400, esquina Aeronáutica Argentina en el barrio 25 de Mayo. Hubo dificultades en el Barrio Falucho, en Formosa al 2100 en el barrio La Movediza, en el Dique hubo desbordes hacia el Paseo de los Pájaros, el Ramal H estuvo al límite también.

Asimismo, hubo problemas en la ribera del arroyo Langueyú. Liliana, una de las vecinas, explicó que “estamos desesperados porque es una situación que se repite. Esta ciudad ha crecido mucho, muchas cuadras asfalto y no tiene por dónde escurrirse el agua”.

“Los trabajos que se han hecho hasta ahora si bien son con muy buena voluntad, son más voluntariosos que eficientes porque no dan el resultado esperado. Hace 10 años que vivo acá, antes con 120 milímetros crecía el arroyo y no pasaba nada, tenía que llover 200 milímetros en el día para que se inundara, pero hoy a las 7 llevaban 80 milímetros y ya estaba desbordado” aseguró.

Y agregó que “la ciudad también tiene un sistema bastante ineficiente de recolección de residuos, que llegan al arroyo, hay animales muertos y también desnuda que no hay una concientización de la población de no sacar las bolsas cuando llueve, a los que viven en la ciudad no les importa nada”.

“No me gusta estar pendiente de la lluvia, genera una sensación grande de impotencia, porque no podés hacer nada. Los muebles se pudren, las heladeras se queman, no es justo que favorezcan unas zonas de la ciudad y perjudiquen otras”, lanzó.

 

Un mar de agua

Ana María, una vecina de Chapaleofú y Palacios aseguró que su cuadra era ayer un “mar de agua, no podemos salir de las casas”.

Sostuvo que siempre se inunda la calle y llega a entrar agua a las viviendas.

Más zonas afectadas fueron en Pasteur al 1600, por el desborde del arroyo con varias calles cortadas. Justamente allí se encuentra el obrador de la Ctep, que estuvo ayudando a algunos vecinos que sufrieron consecuencias por las inundaciones.

Mario Sánchez de la cooperativa aseguró que “sabemos que el agua baja pero la secuela queda que es la contaminación dentro de las viviendas y las familias que pierden todo”.

“Esta vez superó el pico histórico el caudal de agua. Muchos vecinos están en situación de emergencia, colaboramos con los Bomberos que anduvieron ayudando a evacuar a vecinos que se fueron a casas de parientes”, sostuvo.

Hubo problemas también en Urquiza y Muñiz, Independencia y Lavalle y en la zona del Campus, en la avenida Don Bosco por el Boliche de Noli.

Debido a los riesgos de la tormenta, las clases en todos los niveles educativos fueron suspendidas durante la jornada de ayer.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario