¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Vecinos del barrio Procrear reclaman soluciones al problema de falta de agua que los afecta

Vecinos del desarrollo urbanístico Procrear, situado en Quintana y Pujol, salieron a reiterar un reclamo que no es nuevo, pero que se ha ido agravando con la llegada de más propietarios que residen en la flamante barriada. Es que continuamente sufren cortes de agua, lo que afecta con mayor magnitud a los dueños de las viviendas de la empresa Coarco porque no tienen tanques en cada una de las unidades.

Mariana Aguerriberry, una de las vecinas, explicó que este problema siempre estuvo desde que empezaron a mudarse las primeras familias al barrio.

No obstante, la situación se agravó porque “ahora el barrio está prácticamente todo ocupado, faltan las últimas viviendas por sortear y ahora los problemas se notan más porque hay más consumo. En realidad los cortes son los mismos pero afectan a cada vez más gente”.

“El fideicomiso sigue sin aportar la solución definitiva, por lo tanto estamos dos o tres veces al día sin agua, que en algunos vecinos no se nota tan rápidamente porque tenemos un tanque de reserva en cada propiedad pero los vecinos de Coarco, que son los departamentos y son la mayoría automáticamente donde no se llena el tanque general del barrio, se quedan directamente sin agua”, indicó.

Si bien la constructora encargada de toda la infraestructura del barrio es Coarco, el responsable de darle respuesta a los vecinos es el fideicomiso.

«Queremos que nos den una solución ahora porque en el verano se va a agudizar el problema, que bastante pasaron el invierno todos los de Coarco con varios cortes al día porque además sin agua no funcionan las calderas, así que ellos en ese momento también se quedaban sin calefacción”, señaló.

Buscarán apoyo
del Municipio

Por su lado, Romina Bruni consideró que “hubo fallas en no respetar lo que estaba dispuesto de movida, falta teóricamente un tanque, hay elementos usados de baja calidad, todo eso hace que al día de hoy existan todos estos problemas”.

Y adelantó que pidieron una reunión con el intendente Miguel Lunghi y el secretario de Obras Públicas Roberto Guadagna, también con concejales y además se reunirán con la directora de defensa al Consumidor Marcela Vairo. “Yo creo que el Municipio nos tendría que apoyar, porque somos una buena cantidad de vecinos, más de 400 casas con dueño, y muchos viviendo, entonces necesitamos sí o sí apoyo de todos”, manifestó.

Y estimó que el problema se solucionaría “haciendo lo que deberían haber hecho desde un principio, que acomoden la falta de infraestructura que hubo en su momento”.

Mariana Aguerriberry agregó que “con el tema de infraestructura tenemos una larga lista, pero lo que nos urge es el agua”.

“Sabemos que el Municipio se está moviendo, está haciendo gestiones. Si bien no es responsabilidad de ellos pedimos una reunión con el Intendente para ver desde qué lado podemos presionar entre todos para que el fideicomiso se haga cargo”, explicó.

Los propietarios de los departamentos construidos por la empresa Coarco son los más afectados porque no tienen tanques propios de agua.

Los propietarios de los departamentos construidos por la empresa Coarco son los más afectados porque no tienen tanques propios de agua.

Soluciones a
largo plazo

A su vez, señaló que “el fideicomiso se va a hacer cargo, el tema es que no lo sigan dilatando y pasemos un verano más con inconvenientes. Nosotros no sabemos realmente cuál es la solución, para eso están las personas encargadas. Queremos una solución a largo plazo”.

Y contó que el lunes hubo tres cortes de agua en el barrio durante el día. “No podemos seguir así”, sostuvo.
Cecilia Rodríguez Páez detalló que si bien el agua llega al barrio, y la cisterna está cargada el problema es que cuando empieza a bajar el nivel automáticamente debería abrirse la conexión para que se vuelva a llenar, pero eso la mayor parte de las veces no sucede.

“Por eso cuando se termina el agua del tanque no tenemos más agua, se maneja por un sistema de radio que a veces anda y a veces no. Nadie nos da respuestas. Tampoco hay plan B, que cuando falla algo, se llene por otro medio o haya un tanque de reserva”, afirmó.

Mariana Aguerriberry explicó que hay un solo tanque que distribuye agua para todo el barrio. “El tanque se vacía y nos quedamos todos sin agua hasta que alguien aprieta una perilla y en forma manual hace que se llene el tanque nuevamente”, sostuvo.

El problema de los
departamentos

Por su lado, Leandro Ferreyra expuso que “tengo entendido que Obras Sanitarias todavía no aprobó los departamentos de Coarco justamente por no tener tanque”.

A lo que Cecilia Páez aseguró que “dicen que las estructuras de esas propiedades no soportan tanto peso, de hecho dentro de las cláusulas del contrato dice que no se pueden poner piletas de ningún tamaño en las terrazas. Así que si no soporta una pileta, menos va a soportar un tanque. El problema es evidentemente de infraestructura”.

Y Ferreyra explicó que cuando se corta la luz tampoco tienen agua. “Hoy se corta la luz y a la hora y media no tenemos agua”, lamentó.

“El tema es que el barrio se está completando y el rendimiento del tanque es cada vez menor y no sé si ese tanque abastece a todo el barrio por completo, no creo que tenga capacidad para abastecer a 400 familias”, afirmó.
Contaron además que el fideicomiso no aceptó la obra de infraestructura de Coarco porque “tiene lomas de burro mal hechas, las rampas para discapacitados chicas, la parte del agua mal hecha, los caños de fibra óptica tapados, todo lo que hizo Coarco lo hizo a medias”.

Inclusive los regadores automáticos de las plazas no se pueden utilizar por el problema del agua.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario