¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Arabia rechazó extraditar a los implicados en el caso Khashoggi

El gobierno de Arabia Saudita se negó a extraditar a Turquía a los acusados por el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi en el consulado del reino en Estambul, como lo pidió la Justicia y el gobierno de ese país.

«Las investigaciones en el caso del asesinato de Khashoggi siguen según los trámites de la justicia saudita y, además, las leyes en Turquía impiden la extradición de los acusados a otros países, al igual que Arabia Saudta», sostuvo en rueda de prensa en Riad, la capital saudita, el canciller Adel al Yubeir, según la agencia de noticias EFE.

Al Yubeir le pidió, además a Turquía que «presente información oficial sobre el caso del asesinato de Jamal Khashoggi» y afirmó que su gobierno está «abierto a cualquier evidencia que tenga cualquier país que ayuden» a su investigación.

Esta semana, la Fiscalía de Estambul dictó una orden de detención contra dos funcionarios de alto nivel sauditas, Ahmed Asiri y Saud al Qahtani, por su presunta vinculación con el asesinato del periodista disidente el 2 de octubre pasado.

El escrito de acusación considera a ambos culpables de «homicidio intencionado y premeditado con ánimo salvaje o infligiendo tormentos», según informó la agencia de noticias turca Anadolu.

La misma acusación, con petición de extradición, pesa también en Turquía sobre los 15 integrantes del equipo saudita que llegó el 2 de octubre, el mismo día del asesinato, a Estambul, así como contra tres empleados del consulado que abandonaron Turquía tras el crimen.

Pese a estos reiterados pedidos, el gobierno y la Justicia saudita han afirmado que todos los sospechosos serán juzgados en el país.

Hace unas semanas, en el marco de este proceso, la Fiscalía de Arabia Saudita acusó formalmente a 11 personas por el asesinato de Khashoggi y pidió la pena de muerte para cinco de ellas, todos miembros del equipo que llegó y se fue de Estambul el mismo día del crimen.

A más de dos meses del asesinato, líderes y organizaciones internacionales siguen presionando a la monarquía saudita para que autorice una investigación independiente ya que muchas versiones extraoficiales y periodísticas sostienen que el príncipe heredero del reino, Mohamed bin Salman, fue el cerebro detrás del crimen. (Télam)

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario