¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Brexit: May descartó un “avance inmediato” para salvar el acuerdo

La primera ministra británica, Theresa May, buscaba “garantías” de la Unión Europea (UE) para salvar el acuerdo del Brexit en Westminster, aunque descartó un “avance inmediato” de unos socios comprensivos, pero firmes en su oposición a modificar el pacto.

Theresa May.

El Eco

“No espero un avance inmediato, pero lo que sí espero es que podamos empezar a trabajar lo antes posible en las garantías” necesarias, aseguró May a su llegada a una cumbre de dos días en Bruselas, en la que expondrá qué “garantías políticas y legales” apaciguarían a los diputados británicos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, subrayó la disposición a mantener “una discusión política”, pero precisó que “el marco jurídico y el acuerdo ya se negociaron” y que “no existe la intención de cambiarlos”.

La cumbre de mandatarios ayer y hoy pone la guinda a una semana rocambolesca en el drama del Brexit, en la que la primera ministra logró que sus propios diputados no le arrebataran las llaves del número 10 de Downing Street ni las riendas de la negociación con Bruselas.

La premier exponía la situación ante sus 27 socios, si bien antes mantuvo una discusión de “último minuto” con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, según éste último, y una reunión a solas con su par irlandés, Leo Varadkar.

Pero pese a su victoria en Londres, el rechazo en el parlamento británico al acuerdo de divorcio negociado con Bruselas sigue planeando y el mecanismo de último recurso acordado para evitar una frontera para bienes en la isla de Irlanda cristaliza esa oposición.

Ante una posible derrota, la premier decidió reportar el voto previsto el martes al mes de enero e inició una gira por Europa para lograr “garantías” de sus socios de que ese mecanismo, conocido como backstop, no se utilizará.

Los más fervientes partidarios del Brexit temen quedarse atrapados indefinidamente en las redes de un “territorio aduanero común” con la UE y no recuperar su libertad comercial, si Londres y Bruselas no logran una solución mejor para su futura relación, que debe comenzar como muy tarde en enero de 2023.

 

“Dispuestos a ayudarla”

 

Los socios de May se mantienen firmes en que no se modificarán ni el acuerdo de divorcio ni la declaración política sobre la futura relación, negociados durante 17 meses y a los que dieron su visto bueno el 25 de noviembre, pero quieren ayudarla.

“No veo que podamos cambiar el acuerdo de divorcio otra vez. Por supuesto, podemos hablar sobre si existen garantías adicionales”, dijo la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel.

“Estamos dispuestos a ayudarla”, aseguró su par neerlandés, Xavier Bettel.

Aunque esperan ver qué pide May antes de una cena de trabajo sobre el Brexit sin ella, el Consejo y la Comisión europeos trabajan ya en un documento de seis puntos que recoge, entre otros puntos, su compromiso de que el backstop sólo se aplicará temporalmente, según una fuente europea.

El acuerdo de divorcio ya explicita que el backstop sólo se aplicará “temporalmente” hasta lograr un acuerdo posterior, por lo que una fuente del gobierno español se muestra escéptica ya que, al final del día, “si el problema está en Londres, la solución no puede venir de Bruselas”.

No obstante, además de una declaración política esta semana, el Consejo estaría dispuesto “a examinar si pueden dar más garantías (…) en enero” a su par británica, pero “que no contradirían el acuerdo de retirada”, según una fuente diplomática europea.

Este enfoque en dos tiempos, que busca evitar más reclamos de los partidarios del Brexit, no convence a países como Francia, Irlanda o Bélgica ya que “podría dar la impresión de que se abre una puerta a modificar más tarde el acuerdo de divorcio”, según una fuente diplomática.

“El backstop no está sobre la mesa”, sentenció Varadkar.

Londres y Bruselas se comprometieron en noviembre a trabajar en un futuro acuerdo comercial lo más estrecho posible que evite la introducción de ese mecanismo que busca preservar el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998.

 

Más allá del Brexit

 

Los mandatarios europeos abordarán además sus planes de contingencia ante una eventual retirada de los británicos sin acuerdo el próximo 29 de marzo, fecha que marcará el primer divorcio en seis décadas de proyecto europeo.

La cumbre de dos días debe servir para urgir a finalizar rápidamente las negociaciones sobre la agencia europea de guardias fronterizos y para intentar lograr un acuerdo político sobre el presupuesto plurianual 2021-2027 de la UE para el segundo semestre de 2019.

El papel de Rusia en Ucrania, como el último incidente en el mar de Azov, también será objeto de debate de los mandatarios, que el viernes deberán dar su visto bueno a una poco ambiciosa reforma de la zona euro, para protegerla ante futuras crisis económicas.

AFP-NA

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario