¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La ONU adoptó el pacto sobre migración

El Pacto Mundial para la Migración de Naciones Unidas fue aprobado formalmente ayer en Marrakech (Marruecos), en una conferencia intergubernamental que reunió a casi 160 países, a pesar de las críticas de nacionalistas y partidarios del cierre de fronteras.

Destacando los «esfuerzos» hechos para llegar a este pacto, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, exhortó a no «sucumbir al miedo» a la migración.

En su discurso de apertura, denunció las «numerosas mentiras» sobre este texto que provocó críticas de los nacionalistas y de los defensores del cierre de fronteras. Entre los países latinoamericanos que se retiraron de este pacto migratorio figuran Chile y República Dominicana.

Varios países centroamericanos, entre ellos México y Guatemala, saludaron por su parte un «acuerdo histórico».

El pacto, destinado a reforzar la cooperación internacional para una «migración segura, ordenada y regular», deberá ser sometido todavía a una última votación de ratificación el próximo 19 de diciembre en la Asamblea General de Naciones Unidas.

La conferencia de Marrakech tenía que ser una etapa puramente formal en el proceso pero, como el tema desata pasiones, unos 15 países anunciaron su retirada o la congelación de su decisión sobre el pacto.

Aunque no se publicó una lista oficial, cerca de 160 de los 193 países representados en la ONU habían confirmado su presencia en Marrakech, un centenar de ellos con sus jefes de Estado, de gobierno o ministros.

 

Principales cuestiones

 

El pacto, no vinculante, recoge principios (defensa de los derechos humanos, de los niños, reconocimiento de la soberanía nacional) y enumera propuestas para ayudar a los países a enfrentar las migraciones, como el intercambio de información y de experiencia o la integración de los migrantes.

También prohíbe las detenciones arbitrarias y solo autoriza los arrestos como medida de último recurso.

Los activistas de los derechos humanos consideran que el acuerdo no llega suficientemente lejos en materia de ayuda humanitaria, servicios básicos y derechos laborales de los migrantes. Sus detractores lo consideran una incitación a los flujos migratorios incontrolados.

En el mundo hay alrededor de 258 millones de personas en movilidad y migrantes, esto es, 3,4 por ciento de la población mundial.

Estados Unidos, que se había retirado de la elaboración del texto en diciembre de 2017, al considerarlo contrario a la política de inmigración del presidente Donald Trump, lanzó un nuevo ataque el viernes.

«Las decisiones sobre la seguridad de las fronteras, sobre a quién se le permite residir legalmente u obtener la ciudadanía, son algunas de las decisiones soberanas más importantes que puede tomar un país», remarcó la misión diplomática estadounidense ante la ONU en un comunicado. AFP-NA

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario