¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Se entregó el curandero brasileño acusado de agresiones sexuales

Joao de Deus.

El Eco

El célebre curandero brasileño Joao de Deus (Juan de Dios), acusado de agresiones sexuales por centenares de mujeres, se entregó ayer a la policía, informó la prensa local.

El viernes la justicia había solicitado la captura de Joao Teixeira de Faria (su verdadero nombre), de 76 años, para evitar que huya del país o esconda el dinero, según los medios.

Imágenes de video difundidas por la cadena Globonews mostraban al curandero mientras abandonaba un automóvil en un camino de tierra antes de entregarse a los policías. Vestido con una camisa blanca, tenía un semblante abatido.

Según Globonews, sería trasladado a la estación central de policía de Goiania, capital del estado de Goiás.

Considerado como fugitivo por las autoridades desde el sábado, Juan de Dios había clamado su inocencia el miércoles, tras su última aparición pública en su templo de Abadiania, cerca de Brasilia, donde practicaba sesiones de “sanación espiritual”.

El escándalo estalló la semana pasada con la difusión, en TV Globo, el mayor canal del país, de una investigación que retomaba el testimonio de mujeres que relataban cómo habían sido obligadas a masturbarse o practicar felaciones al curandero durante las sesiones.

En una entrevista con el semanario Veja, Dalva Teixeira, hija de Juan de Dios, reveló haber sido abusada sexualmente por su padre desde que tenía diez años y hasta los 14, cuando se escapó de su casa luego que la golpeara al descubrir que estaba embarazada.

“Mi padre es un monstruo”, dijo la mujer, que hoy tiene 49 años.

Desde la emisión del programa de TV Globo centenares de mujeres declararon haber sido agredidas sexualmente por el curandero. La justicia de Goiás recibió 330 denuncias provenientes de todo Brasil, así como de Alemania, Australia, Bélgica, Bolivia, Estados Unidos y Suiza.

Juan de Dios recibía cada semana a miles de fieles en su templo de Abadiania, en el estado de Goiás, donde practicaba sesiones de “sanación espiritual”.

La reputación del curandero trascendió ampliamente las fronteras de su país. En 2012, recibió en su templo la visita de la estrella de la televisión estadounidense Oprah Winfrey y los tres últimos presidentes brasileños recurrieron a sus servicios. AFP-NA.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario