¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El plan Empalme busca que 400 mil beneficiarios de planes sociales pasen al circuito de empleo formal

El plan Empalme, anunciado la noche del lunes por el presidente Mauricio Macri en el marco del acto de las 62 Organizaciones por el Día del Trabajador, busca que 400.000 beneficiarios de programas nacionales que hoy administran los ministerios de Trabajo y Desarrollo Social puedan incorporarse al sistema de trabajo formal y genuino para, así, ir dejando atrás los subsidios.

«Estamos buscando que cientos de miles de personas, muchos jóvenes, que están cobrando subsidios desde el año 2001 para acá» puedan incorporarse al sistema de trabajo formal, dijo ayer Macri al visitar una cooperativa del partido bonaerense de Florencio Varela, donde explicó a los trabajadores de esa fábrica recuperada los detalles del Programa de Inserción Laboral para Trabajadores de la Economía Popular, presentado con el nombre de «Empalme».

Los detalles del plan, que apunta a incrementar los puestos formales de empleo en la Argentina y a promover la transformación de los planes sociales en puentes para el trabajo genuino, estarán contenidos en un decreto que ayer estaba a la firma del presidente Mauricio Macri y que será publicado entre hoy y mañana en el Boletín Oficial, según precisaron a Télam fuentes oficiales.

Así, quedará plasmado en una norma lo que el lunes anunció el Presidente al pronunciar un discurso en el marco del acto por el Día del Trabajador realizado por las 62 Organizaciones en el microestadio de Ferro, con la organización del dirigente ruralista Gerónimo «Momo» Venegas.

No obstante, desde las organizaciones sociales, el movimiento Barrios de Pie salió ayer a plantear sus reparos: «Suena más a una medida efectista y de marketing que a un esquema serio de reconversión de los planes sociales en empleo», afirmó Daniel Menéndez, coordinador nacional, en declaraciones a la radio online FutuRöck.

En su visita a una cooperativa de Florencio Varela, Macri aseveró ayer que el subsidio «se pensó como un puente» para sobrellevar situaciones de desempleo «pero lamentablemente pasaron ya casi 15 años» y la situación no varió.

«Queremos que todo el mundo pueda acceder a un trabajo. Nuestro desafío es crecer para que haya empleo para todos los argentinos, y, los que lo tienen, al haber mayor demanda, mejoren el suyo, con lo cual entramos todos en un proceso superador», puntualizó el mandatario.

Según se precisó, el programa apunta a que los beneficiarios de los distintos programas como ‘Ellas Hacen’ y ‘Argentina Trabaja’ -que dependen de la cartera de Desarrollo Social- y ‘Construir Empleo’ -de Trabajo- continúen recibiendo la ayuda del Estado durante un máximo de dos años, con la posibilidad de sumar ese monto al sueldo que perciban por pasar a ser empleados de una firma, con todos los beneficios que eso implica.

También estarán incluidos en los alcances del nuevo programa quienes actualmente se encuentran en los programas ‘Jóvenes con más y mejor trabajo’, ‘Promover’, ‘Intercosecha’, ‘Trabajo autogestionado’, los egresados de cursos de formación profesional dictados por la cartera laboral como así también quienes reciban seguros de capacitación y empleo en el marco del programa de prestaciones por desempleo, detallaron a Télam fuentes oficiales.

Se trata en total de unas 400.000 personas que hoy reciben alguno de los programas nacionales que dependen de las carteras que conducen Carolina Stanley y Triaca.

«Proyectamos que en los primeros meses va a abarcar de 5.000 a 10.000 personas adicionales por mes. Esperamos que unas 80.000 personas puedan incorporarse año a año», puntualizó ayer Triaca en declaraciones formuladas ayer a la radio La Red.

«Se trata de un beneficio que llega hasta los 4.000 pesos para que pueda ir al salario neto» y, de esta forma, «colaborar también con las empresas», al tiempo que el trabajador «ingresa al sistema formal» de empleo, explicó el ministro de Trabajo en declaraciones que formuló ayer a la radio Mitre.

Por su parte, en declaraciones a radio Rivadavia, el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, explicó que el objetivo del plan Empalme es «transformar los planes en trabajo genuino».

En este sentido, precisó que «aquellas personas que están recibiendo subsidios del Estado, producto de haber quedado desempleados en su momento», podrán ser contratados por empresas, y no perderán el subsidio, sino que ese monto «formará parte del salario que la empresa le paga».

Por ese motivo, opinó Ibarra, se trata de un «doble» beneficio, dado que, tal como está diseñado, el programa apunta a incentivar a las empresas a que contraten personal ya que «hay una parte del salario que la paga el Estado» y, por el otro lado, permite que el trabajador, «en vez de recibir un subsidio, reciba un trabajo formal en blanco», con los consiguientes aportes previsionales y beneficios sociales.

Según el ministro, entonces, el objetivo del Empalme es «transformar los planes en trabajo genuino» y la intención del Gobierno es, con ello, «recuperar la cultura del trabajo».

La medida fue celebrada por el presidente del interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados, Mario Negri (UCR- Córdoba), quien sostuvo que es una demostración de que el gobierno nacional «busca por todos los rincones cómo incentivar el empleo formal».

En tanto, contrariamente, el coordinador de Barrios de Pie advirtió que, «por más que (a las empresas) se le ofrezca fuerza de trabajo o mano de obra subsidiadas, si lo que produce no lo puede vender porque no hay consumo o aumentan las tarifas y se abren las importaciones, es muy difícil competir».

Nota proporcionada por :

Deja un comentario