¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Investigarán si los Kirchner presionaron por el cierre de la causa por enriquecimiento ilícito

El juez federal Claudio Bonadio, que está cargo de la causa de los cuadernos por el presunto pago de coimas en la obra pública, también deberá analizar si existieron las presiones que denunció su excolega Norberto Oyarbide.

El Eco

La Cámara Federal resolvió ayer que el juez federal Claudio Bonadio investigue la denuncia del exmagistrado Norberto Oyarbide, quien habló de presuntos aprietes para sobreseer en una causa por enriquecimiento ilícito a Cristina y Néstor Kirchner.

El Tribunal lo resolvió así luego de que tres magistrados se inhibieran de intervenir en la denuncia que Oyarbide hizo públicamente, al señalar que cuando tuvo que definir en una causa, tanto el extitular de la Auditoría General de la Nación Javier Fernández, como el entonces espía Horacio Stiuso, le pidieron que lo hiciera con la mayor rapidez posible.

Bonadio actualmente está a cargo de la investigación que se inició a partir de la aparición de los cuadernos del chofer Oscar Centeno, quien trabajó para Roberto Baratta, exintegrante del Ministerio de Planificación Federal, en los que detallaba una trama de pago de sobornos de distintos empresarios a funcionarios del kirchnerismo.

La denuncia que surgió tras la declaración de Oyarbide recayó primero en el juzgado de Luis Rodríguez, quien se excusó por su relación con Fernández.

 

A cargo de Bonadio

 

El expediente se volvió a sortear y quedó en manos de Bonadio, pero éste también se inhibió, al señalar que tenía a su cargo la denuncia por los cuadernos de Centeno, y otra vez se incluyó la denuncia en el bolillero.

A través de ese sorteo, la causa quedó en manos del juez Sebastián Casanello, pero éste consideró que la excusa de Bonadio para no hacerse de la carga no era válida.

Por eso intervino la Cámara Federal, que a través de su presidente, Martín Irurzun, definió que Bonadio debía intervenir.

Para el camaristas, “no se observa de qué modo” la intervención del juez federal en la investigación de los cuadernos “puede conllevar una eventual actuación alejada de la equidistancia” de la denuncia de Oyarbide.

De esta manera, Bonadio quedó a cargo de la causa y ahora deberá correr vista al fiscal federal Carlos Rívolo, quien inicialmente tendrá que definir si hay o no delito en los dichos del ex magistrado y si en función de ello requiere la apertura formal de una investigación. (NA)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario